La playa de la Concha

Imagen| Pixabay

Emblema de San Sebastián y orgullo de sus vecinos, la playa de la Concha se sitúa en la bahía homónima y muchos la consideran la mejor playa urbana de Europa. Situada en pleno centro de la ciudad y flanqueada por los montes Urgull e Igeldo, tiene unas vistas espectaculares de su bella bahía en forma de concha con la isla de Santa Clara en el centro. En este post, te ofrecemos consejos e información sobre la playa de la Concha para que disfrutes al máximo de estancia en San Sebastián. ¡No te lo pierdas!

¿Dónde está la playa de Concha?

De las playas de San Sebastián, la de la Concha es más céntrica. Recibe su nombre de la forma de la bahía en la que está situada. A un lado, nos encontramos con el monte Urgull, junto al consistorio y al puerto, y al otro el monte Igueldo. En menos de un minuto, desde el ayuntamiento, se puede acceder esta playa de aguas limpias y arena fina dorada.

Dimensiones de la playa de la Concha

Con sus 1350 metros de longitud y 40 metros de anchura, la playa de la Concha es muy amplia aunque las mareas del mar Cantábrico pueden influir en su tamaño.

Al final de la playa de la Concha podemos contemplar el Pico de Loro, un pequeño pasaje de rocas que se oculta durante la marea alta. Detrás de él comienza la playa de Ondarreta, que también se halla en la bahía de la Concha y su límite está demarcado por el Monte Igueldo.

Gracias a que la playa de la Concha es tan larga y a su ubicación respecto a la ciudad es el lugar idóneo para dar un paseo por la costa durante todo el año. Además, también se pueden practicar numerosas actividades deportivas como por ejemplo surf, windsurf, piragüismo, bodyboard, voleibol o fútbol playa. En verano, se coloca una estructura en el mar con toboganes y trampolines para que los jóvenes puedan disfrutar aún más del baño.

Imagen| Pixabay

¿Qué la hace única?

Un conjunto de cosas. Por ejemplo debido a su gran tamaño es perfecta para broncearse, caminar por la orilla y realizar diversas actividades acuáticas. Por otro lado, como la bahía de la Concha está rodeada de verdes montañas las vistas y bonitos edificios, la imagen es espectacular. A su vez, está protegida contra el fuerte oleaje y el viento.

Debido a su buena accesibilidad, los mayores y las familias con niños tienen muchas facilidades para pasar una inolvidable jornada al aire libre en este lugar. Es una playa que suele mantener sus aguas en calma, por lo que es segura para ir con niños pequeños pero sin perderlos de vista.

La playa de la Concha es una de las más elegantes del mundo. Después de todo era el destino vacacional elegido por la realeza y las clases altas españolas para disfrutar del verano.

Los tonos de las tumbonas y sombrillas, de rayas azules y blancas, que se pueden alquilar en la playa de la Concha además de ser elegantes son simbólicas para San Sebastián pues son también los colores de la bandera de la ciudad.

El balneario de la playa de la Concha

En el siglo XIX, la playa de la Concha era el sitio donde el médico de la reina Isabel II le aconsejó ir para recibir sus terapias de baño. Automáticamente San Sebastián se convirtió en la residencia de verano de la familia real así como de la nobleza y la burguesía del país.

En la playa de la Concha se localiza el balneario de La Perla, con un estilo propio de la Belle Époque. Aquí se puede disfrutar de terapias para el cuidado del cuerpo o terminar un día de playa con una tarde en el spa y una cena en su restaurante degustando lo mejor de la riquísima gastronomía vasca. Tanto en el spa como en el restaurante cuentan con impresionantes vistas del mar a través de sus grandes cristaleras.

Imagen| Pixabay

El palacio de Miramar

La tradición de la familia real española de veranear en San Sebastián dio lugar a una serie de propuestas en el ayuntamiento para edificar una residencia que ofrecer a los reyes durante su estancia. Sin embargo, la reina María Cristina declinó el ofrecimiento y compró la propiedad que el conde de Moviana tenía en Miraconcha.

Se levantó este edificio en estilo inglés y se le incluyó algunos elementos neogóticos. Tras la muerte de la reina María Cristina, la finca pasó a ser propiedad de Alfonso XIII. Durante la II República fue expropiada y, años más tarde, se devolvió a la familia Borbón. En 1972 el ayuntamiento compró el palacio y los actuales jardines. En la actualidad se puede acceder libremente a los jardines es libre, mientras que el palacio se abre al público en contadas ocasiones.

Paseo marítimo de la playa de la Concha

Al igual que sucede con la playa, el paseo marítimo también se caracteriza por su estilo elegante y señorial gracias a la baranda blanca y las elegantes farolas y relojes que lo decoran. Durante el Festival de Cine de San Sebastián, estas farolas se convierten en pequeñas estatuillas.

Turistas de todas partes del mundo y18 España llegan aquí para sacarse preciosas fotos en el paseo marítimo de San Sebastián con las espectaculares vistas a la bahía de la Concha de fondo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*