Las 10 playas más curiosas del mundo (II)

Si todavía estáis asombrados de las peculiares playas de las que os hablamos, con su arena verde, su arena blanca como la harina o la que está repleta de pingüinos. Hay para todos los gustos, aunque no en todas se puede tomar el sol a la manera tradicional. Pero siempre habrá algo interesante que descubrir.

Hoy descubrimos las otras cinco playas que nos han parecido diferentes y sobre todo muy originales. Rincones muy especiales, de esos que vale la pena visitar para vivir experiencias nuevas. Las fotos, evidentemente, serán geniales, así que no olvidéis compartirlas en vuestras redes sociales. ¡Atentos a estos arenales!

Crosby Beach en Liverpool

En esta playa no vas a poder nadar, porque las mareas son cambiantes y también hay arenas movedizas, lo que la convierte en un lugar peligroso. Pero no es esto lo que atrae a tantos turistas año tras año, sino el hecho de que se haya convertido en una obra de arte.

Sí, como lo habéis oído, esta playa sirvió de exposición para la obra ‘Another Place’ del artista internacional Antony Gormley. Iba a ser solo por unos meses, pero a los lugareños les gustó tanto que pidieron que las estatuas se quedasen, y así hasta hoy en día, consiguiendo un nuevo atractivo turístico. Estas estatuas de hierro se hicieron tomando como modelo al propio artista, y cada una pesa 650 kilos. Además, todas están mirando al mar, creando una extraña postal y escenas muy diferentes dependiendo de la marea.

El pueblo costero de Crosby está a 11 kilómetros de Liverpool. Hay hasta 100 figuras de hierro en la costa, a lo largo de 3 kilómetros y adentrándose hasta un kilómetro en el mar. Podremos dar un bonito paseo por la costa y sacar unas fotos asombrosas.

Hidden Beach en Mexico

Esta es una increíble playa escondida, tal y como indica su nombre, situada en las Islas Marietas, en el Estado de Nayarit. Ha sido proclamada como reserva de la Biosfera por la UNESCO. Esta playa se encuentra al este de Puerto Vallarta, en las islas de origen volcánico. Aunque probablemente este origen no tenga nada que ver con el agujero que vemos en la playa.

Estas islas no estaban habitadas, y a principios del siglo pasado el gobierno las utilizó para hacer pruebas militares. Se cree que este enorme agujero se debe a alguna explosión de una bomba, y no a causas  naturales, pero lo cierto es que ha dado lugar a una de las playas más peculiares que existen, y también más escondidas. A ella se puede llegar únicamente en barca a través de un lago que se adentra en una cueva desde el mar. Pero sin duda será una experiencia inolvidable y única.

Scala dei Turchi en Sicilia

Esta no es una playa normal, no. De hecho, carece de arena, al menos en su parte más famosa, ya que alrededor se pueden encontrar playas de arena suave. Estamos hablando de Scala dei Turchi o Escalera de los Turcos, un famoso lugar situado en la población de Realmonte, a 18 kilómetros de Agrigento en Sicilia. Este acantilado es muy peculiar por su color blanquecino, y es que está formado por piedra Marga, calcárea y sedimentaria. Ha sido esculpida por el mar, el viento y las lluvias hasta formar largas escalinatas desde las que se puede tomar cómodamente el sol.

Este acantilado está en medio de diversas playas, y se debe pasar por él para llegar a ellas. Son playas de aguas cristalinas, las típicas del Mediterráneo, y con arena fina. El nombre de la zona se la deben a que aquí se resguardaban los piratas árabes y sarracenos del mal tiempo. Si quieres visitar otras playas, tienes la de Le Pergole o Punta Grande.

Hoshizuna no hama en Okinawa

Hoshizuma no Hama es una playa que nos queda muy lejos, pero es realmente interesante, ya que significa la ‘playa de arena de estrellas’, porque literalmente es eso. Su arena no es arena, sino que son los exoesqueletos del organismo Baclogypsina sphaerulata, que viven en las praderas marinas y mide apenas un solo milímetro, de ahí que tengamos que mirar la arena muy de cerca para poder ver estas ínfimas estrellitas.

Esta playa se encuentra en el norte de la isla de Iriomote, en la prefectura de Okinawa, en Japón, y es totalmente única. No hay otra playa cuya arena sea en realidad un grupo de exoesqueletos de organismos tan pequeños que casi no se aprecian.

Playa de Moeraki en Nueva Zelanda

Nos vamos ahora a Nueva Zelanda, a la playa de Moeraki, en la que podemos encontrar unas rocas realmente peculiares. Son unos cantos rodados que parecen creados a propósito con esa forma tan redonda, como si fuesen huevos de dinosaurio ahí depositados. Se encuentra en la localidad de Oamaru, y estas rocas se crearon hacen millones de años.

El proceso de formación es como el de una ostra al parecer. Alrededor de un fósil o una concha se van superponiendo capas y capas de sedimento hasta formar estas rocas. Quién sabe lo que guardan estas misteriosas rocas.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*