Las Celdas, exposición de Louise Bourgeois en el Museo Guggenheim de Bilbao

Imagen – Allan Finkelman

El ser humano siempre ha buscado una forma de desahogarse, de poder expresar, de un modo u otro, todo aquello que lleva dentro y que necesita poder comunicar. A veces el público es su familia o amigos, otras es gente desconocida, y muchas otras es él mismo: Y todo mientras una parte de él le dice que mientras realice su obra, o una vez que esté terminada, encontrará la respuesta a sus inquietudes que tanto anhela.

A menudo las grandes creaciones son fruto de una infancia o de una vida complicadas, tal y como le ocurrió a la artista contemporánea Louise Bourgeois. Ahora, y hasta el 4 de septiembre, podrás contemplar una parte de su obra en el Museo Guggenheim, en Bilbao. Para ayudarte a entenderla y, de paso, que comiences a sorprenderte, te adjuntamos algunas imágenes de sus obras.

Imagen – Robert Mapplethorpe

Louise Bourgeois nació en París en 1911 y falleció en Nueva York en el 2010. Ha sido una de las más influyentes artistas modernas, y no es para menos: su obra, al estar inspirada en los miedos e inseguridades que tuvo durante la niñez, tienen una fuerte carga emocional que se percibe nada más verla, y eso que, a pesar de todo, se dice que siempre estaba alegre y animada. Fue esa la fuerza que utilizó para afrontar los problemas que la vida el iba poniendo, y la que se manifiesta en sus esculturas, dibujos e instalaciones que nos dejó. Además, empezó a crear sus Celdas a partir de los 70 años de edad.



Con ellas pretendía construir arquitecturas en las que se pudiera mover, compuestas por puertas, tela metálica o ventanas cargadas de un fuerte simbolismo. La casa, por ejemplo, fue un elemento recurrente: se presentaba como un lugar de protección, pero también como si fuera una cárcel. Como curiosidad, hay que decir que la mujer era sinónimo de casa. Bourgeois apoyaba la lucha feminista, y eso es algo que se hizo patente durante los años 1946-47, en sus pinturas ”Femmes Maison” expuestas en París.

Imagen – Peter Bellamy

Además, experimentaba mucho con las emociones humanas, y sobretodo con la que más incómodos nos hace sentir: el miedo. Para ella, el miedo era sinónimo de dolor. Dolor que podría ser físico, mental, psicológico o incluso intelectual. Nadie se libra de sentirlo alguna vez o, mejor dicho, algunas veces a lo largo de su existencia, por lo que todos queremos evitarlo o, al menos, saber cómo hacerle frente. Mientras algunos optan por escribir una novela, evitar esa situación que tan poco le gusta, o salir a dar una vuelta, maneras muy eficaces, por cierto, para volver a sentirnos tranquilos y calmados, Bourgeois optó por utilizarlo para crear esculturas y dibujos.

Una manera muy original de conseguir que aquello que ven lo identifiquen contigo es, por supuesto, poniendo algo que te identifique, ya sea tu estilo, el diseño que hayas creado,… o incorporando objetos personales a tu obra. Eso es algo que hizo la artista, quien guardó fotografías, cartas, ropa,… hasta sus diarios donde escribía todo lo que veía y hacía durante su infancia. Como ella misma dijo: ”necesito mis recuerdos; son mis documentos”. Y qué mejor forma de recordar el pasado que volviendo a ver, tocar, coger aquello que pertenece a ese tiempo para volver a sentir la emoción que tuviste antaño. Aunque, eso sí, si tuviste que pasar malos momentos, quizás sea mejor perdonar el pasado para poder continuar con tu rutina en el presente.

Imagen – Christopher Burke

Las Celdas, exposición que podrás ver hasta el 4 de septiembre en el Museo Guggenheim en Bilbao, fueron creadas hacia el final de la vida de la artista, con 70 años. Estas creaciones presentan dos universos totalmente diferentes: un mundo interno y otro externo que, combinados, hacen que el espectador sienta algún tipo de emoción, la cual probablemente vendrá acompañada de reflexión. En efecto, la obra de Bourgeois invita a reflexionar, no sólo de la escultura en sí, sino también de nuestra propia existencia, de nuestro propio mundo.

Horario y tarifas del Museo Guggenheim

Puedes ver y disfrutar de la exposición Las Celdas, de la artista Louis Bourgeois, de martes a domingo de 10 a 20 horas. Las tarifas son las siguientes:

  • Adultos: 13 euros
  • Jubilados: 7,50 euros
  • Grupos de más de 20 personas: 12€/persona
  • Estudiantes menores de 26 años: 7,50 euros
  • Niños y Amigos del Museo: gratis

Imagen – Maximilian Geuter

Así que ya sabes, si tienes pensado ir hasta Bilbao o alrededores durante estos meses, no te pierdas Las Celdas. Unas obras asombrosas de una artista influyente que no dejaron indiferente cuando las terminó, ni lo han hecho hasta la fecha. Esta es una exposición que, cuando tienes oportunidad de verla, difícilmente se te olvidará. Además, si eres de los que les gusta reflexionar sobre la vida y el mundo que tenemos, seguro que el tiempo que pases en el museo se te pasará muy rápido, casi sin darte cuenta.

Que la disfrutes.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Bilbao, Cultura

Monica Sanchez

Cada uno de nosotros conduce el avión de su propia vida, y sólo tú eliges dónde ir. En Actualidad Viajes te contaré todo lo que necesitas saber... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*