Los Alpes

Hay una cordillera extensa que cruza gran parte de Europa: los Alpes. Sus montañas son majestuosas y muchas de ellas son famosas, destinos de turismo, protagonistas de pinturas, relatos y mil historias.

Conozcamos hoy cómo son los Alpes y qué destinos encantadores tiene para nosotros.

Los Alpes

Los Alpes recorren más o menos 1200 kilómetros cruzando ocho países de oeste a este en el continente europeo. Tantos kilómetros parecen muchos pero en verdad no son tantos, y ocupan una pequeña porción de una cadena discontinua que va desde las montañas Atlas en el norte de África hasta los Himalayas, en Asia, cruzando Europa.

Los Alpes van desde el norte, desde la costa mediterránea cerca de Niza, Francia, hasta el Lago Ginebra y tuercen rumbo al este-noreste hacia Viena. Tocan allí el Danubio, en los Bosques de Viena, y desaparecen en la planicie. ¿Qué países cruzan los Alpes? Francia, Italia, Suiza, Alemania, Austria, Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Serbia y Albania. De estos países solo Austria y Suiza pueden ser vistos como países verdaderamente alpinos.

Los Alpes ocupan unos 207 mil kilómetros cuadrados y sin dudas son uno de los símbolos del continente. ¡Y eso que de ninguna manera pueden compararse con cordilleras que se han formado hace más o menos los mismos millones de años como los majestuosos Andes o los Himalayas. Pero Europa es eurocentrica, así que de aquí que estas montañas a veces sean más populares que las demás.

Los Alpes han sido y siguen siendo el motor de muchas economías nacionales. Si durante siglos la economía fue pastoral, desde el siglo XIX la industria predomina con base en los materiales que dan las propias montañas: depósitos de hierro, las aguas aprovechadas en las centrales hidroeléctricas, el aluminio, la industria química, el acero… Y, porqué no, el turismo, la industria sin chimeneas.

¿Pero cuál es el origen de los Alpes? Esta cordillera se formó entre 65 y 44 millones de años, a finales del período Mesozoico. El primer perfil geológico sufrió luego modificaciones a lo largo del tiempo, la glaciación, por ejemplo, modeló bastante los Alpes formando picos majestuosos, valles anchos y profundos, cascadas, lagos de gran profundidad, colinas y demás. Nacieron por entonces el Lago Constanza, el Salzkammergut, la cascada de Staubbach, el Matterhorn o el Grossglockner, por ejemplo.

Así, en nuestros días, los Alpes se dividen en los Alpes Occidentales, los Alpes Centrales, y los segmentos de los Alpes orientales que son distintas cordilleras. Los Alpes Occidentales comienzan en el norte desde la costa, cruzan el sudeste de Francia y noreste de Italia hacia el Lago Ginebra y el Valle del Rhône, en Suiza. Aquí se encuentran los Alpes Marítimos, más bajos y cerca del Mar Mediterráneo, y el profundo Cañón de Verdon o los picos helados del Macizo Mercantour y el Mont Blan con 4.807 metros de altura, el pico mas alto de todos los Alpes.

Los Alpes Centrales van desde el Paso de San Bernardo, al este del Mont Blanc y en la frontera suizo italiana, hasta la región del Paso Splügen, al norte del Lago Como. En esta zona que acabamos de demarcar hay picos muy populares como el Matterhorn, el Finsteraarhorn, el Weisshorn y el Dufourspitze, todos altísimos. También están los lagos glaciares de Maggiore y Como, que drenan en el río Po.

Por su parte los Alpes del Este forman parte de la Cordillera de Rätische, en Suiza, los Alpes Bávaros en Alemania y el oeste de Austria, los Dolomites en Italia, los Alpes Julianos en el noreste de Italia y el norte de Eslovenia, las Montañas Tauern en Austria o los Alpes Dinaricos en la península balcánica. Los ríos de la zona son el Mur, el Drau, el Sava, el Salzach, el Enns o el Lago Garda.

Lo cierto es que el relieve de los Alpes es bastante dispar: las montañas más altas están al oeste, en el macizo del Mont Blanc y en el macizo del Finsteraahorn, la zona del macizo del Monte Rosa o del Weisshorn. Pero es cierto que cada país tiene su montaña alpina más alta. ¿Por ejemplo? Pues en Austria es el Grossglockner, en Alemania el Zugspitze, en Eslovenia el Triglav.

Pero no solo el relieve de los Alpes es dispar sino también el clima. Por la variación en la altura hay variación de clima, no solo entre cordilleras sino en las mismas cordilleras. Los Alpes son afectados fundamentalmente por cuatro influencias climáticas: del oeste llega un clima templado y húmedo, desde el norte un clima más frío y polar, desde el este un clima más seco y frío que trae veranos calurosos, y desde el sur el aire cálido mediterráneo.

Ahora bien, aquí nos interesa el turismo así que…¿qué ofrecen los Alpes a los viajeros? Pues desde el final de la Segunda Guerra Mundial el turismo ha ido creciendo y los países compiten para atraer viajeros. En los Alpes hay alrededor de 600 resorts de ski y de ellos 270 están solo en Austria. Si bien uno asocia las montañas con el turismo de invierno también hay mucho turismo de verano, así que se puede decir que hay muchos sitios cuya economía se centra en el turismo.

Por suerte los problemas de transporte han quedado en el pasado. A los tradicionales pasos de montaña se han sumado rutas, autopistas, tendido férreo, túneles y obvio, aviones, así que hoy no hay destino alpino inalcanzable.

¿Donde ir en los Alpes? En Alemania hay muchos destinos encantadores en los Alpes Bávaros. La temporada de ski dura desde fines de diciembre a abril y el verano entre fines de mayo y comienzos de noviembre. Los resorts mas grandes en la zona es el Garmisch-Partenkirchen, una escapada típica bávara, pero también puedes visitar Oberstdorf, Füssen y Berchtesgaden.

Si alquilas coche una de las mejores rutas alpinas es la Ruta Alpina Alemana que recorre 450 kilómetros desde Lindau, en el lago Constanza, hasta Schönau. Los Alpes en Austria nos brindan los hermosos paisajes del valle del Danubio y la llanura de Panonia, amén de pueblos y ciudades que parecen sacadas de postales, en Eslovenia los Alpes y el Mar Mediterráneo se topan con la misma llanura de Panonia y hay cuevas, bosques, valles, colinas, cascadas y lagos y montañas para recorrer.

En Francia los Alpes también crean paisajes preciosos, con pueblos y castillos, en Italia las maravillas se suceden también pero como dijimos al comienzo, si solo quieres paisajes alpinos casi al 100% entonces… ¡tu destino es Suiza!

Suiza tiene montañas de ensueño, trenes de cremallera, teleféricos, picos para esquiar con torres panorámicas, resorts de lujo y más accesibles, ciudades cosmopolitas y muchas culturas juntas. Como sea, creo que queda claro que como destino europeo, en invierno o en verano, los Alpes.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?