Mirissa, el santuario de las ballenas en Sri Lanka

¿Te gustaría poder ver los delfines, ballenas y otros cetáceos en su hábitat natural: el océano? Si es así, no puedes dejar de visitar la playa de Mirissa, de Sri Lanka, uno de los más bonitos -por muchos considerado como el que más- rincones del país.

Mirissa, el santuario de ballenas, está situado en el extremo sur de la isla, a sólo unos 200km de la línea del Ecuador. Esta apartada playa en forma de media luna es un lugar privilegiado, donde podrás relajarte y olvidarte de todo el bullicio y de todo el ajetreo de la otra vida. Algo que buscan todos los viajeros que recorren miles de kilómetros desde todas las partes del mundo para perderse en este destino.

Playa de Mirissa

Observar de cerca las ballenas y los delfines que nadan en Mirissa es una de las actividades acuáticas más emocionantes que se pueden hacer en Sri Lanka durante unas vacaciones, porque este es uno de los mejores lugares del Océano Índico, y tal vez del mundo, donde mejor se avistan estos animales.

Aquí veremos ballenas azules, ballenas de Bryde, cachalotes, rorcuales comunes y varias especies diferentes de delfines. Además, aquí pueden verse también tortugas y varias especies exóticas de peces, como el atún rojo y peces voladores. La temporada de observación de ballenas en Mirissa comienza en noviembre y termina en abril, durante la época más cálida, el verano austral. Los barcos zarpan temprano por las mañanas, ya que por la tarde es más difícil avistar los cetáceos, y duran unas cuatro horas.

¿Cómo llegar a Mirissa?

Para llegar hasta esta preciosa playa para turistas, hay que salir desde la ciudad de Tangalle y partir en dirección a Mirissa. A diario los autobuses llevan desde un sitio a otro, por lo que no tendrás ningún problema en llegar.  Eso sí,  es importante que sepas que el trayecto dura aproximadamente 2 horas, por lo que no te olvides llevarte un buen libro, u otro pasatiempo para que los minutos se te pasen más rápidamente.

¿Hay alojamiento en Mirissa?

Anochecer en Mirissa

Por supuesto. Al ser un lugar especial para visitantes, los lugares para alojarse no faltan, tanto en la carretera principal como cerca de la playa. Los precios pueden variar según la cantidad de turistas, pero en general es muy barato.

Los alojamientos en la zona de la carretera son los más económicos (pueden costar 800 rupias hindúes, que equivalen a unos 11 euros aproximadamente) pero si puedes evitarlos, seguro que disfrutarás más de tu viaje, ya que esta zona es muy ruidosa.

Para encontrar la zona ideal, debes ir hacia el norte, cerca de la costa. Ahí por 1000 rupias (13,30 euros) puedes tener una habitación decente, con baño, wifi, baño con agua caliente, y sobretodo, limpia. Al estar un poco alejada de la carretera, el ambiente es muy tranquilo. Además, estarás muy cerca de la tan magnífica playa.

¿Dónde comer barato en Mirissa?

Restaurantes baratos en Mirissa

Antes de ir a contemplar uno de los espectáculos más hermosos de Sri Lanka, o después, ¿qué tal si llenamos el estómago? Lo cierto es que en Mirissa no hay muchos sitios donde comer, a excepción de las decenas de chiringuitos que encontrarás en la playa, pero alguno sí que hay.

En la carretera principal hay dos restaurantes, donde podrás pedir diferentes platos a un precio sorprendente: unas 200 rupias (unos 3 euros). Es interesante, ¿no te parece? Lo único es que si quieres beber cerveza, tendrás que esperar a llegar la playa de Mirissa, ya que sólo la sirven allí, y por cierto, muy económica también: unos 2 euros.

¿Qué hacer en Mirissa?

Cuando se va a un destino tropical espectacular son muchas las cosas que se pueden hacer. Puedes aprovechar para ver gratis las tortugas de la Sry Lanka Navy, practicar surf, pescar, hacer snórkel en la bahía detrás de la isla o subir al templo budista.

Mirissa, el santuario de las ballenas

Grupo de delfines en Mirissa

Pero la mayoría de turistas que viajan hasta aquí, lo hacen por una única razón: ver las ballenas y otros cetáceos en libertad. El tour cuesta unas 3000 rupias (40 euros), y dura entre 3 y 4 horas, aunque puedes ahorrar 500 rupias si compras tu ticket directamente en el puerto.

El porcentaje de éxito, es decir, las posibilidades de encontrar un cetáceo son muy altas, de un 95%. La mayoría de las veces se ven pronto, ya en la costa, pero otras puede que tengamos que ser más pacientes. Todo dependerá de cuán lejos hayan ido estos animales para buscar comida.

Salen pronto por la mañana y regresan hacia el mediodía, momento que se puede aprovechar y comer un buen plato de arroz con curry.

Así que ya sabes, si quieres disfrutar de una experiencia inolvidable, en una isla con un clima envidiable y animales exóticos, ve comprando tu billete con destino Sri Lanka, y ya verás qué bien te lo pasas 🙂 .

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Sri Lanka

Monica Sanchez

Cada uno de nosotros conduce el avión de su propia vida, y sólo tú eliges dónde ir. En Actualidad Viajes te contaré todo lo que necesitas saber... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *