Mis tres días en Osaka, guía sobre cómo llegar y qué visitar

Tal vez China haya aparecido de golpe en las rutas turísticas y todos se maravillen con las metrópolis de Hong Kong o Shanghai, me incluyo, pero creo que Japón sigue siendo un clásico en la región. Además, tiene algo que ningún otro país tiene: seguridad.

Como turistas nos sentimos seguros y uno se acostumbra rápido a que nadie lo estafe, a que le den el vuelto justo, a que lo escuchen, que lo ayuden y que siempre haya una sonrisa. Así es Japón y hoy le toca el turno a Osaka, la tercera ciudad más poblada del país.

Osaka

Aquí viven 2.5 millones de personas y si te parece que en Tokio están todos apurados parece que en Osaka la gente vuela. Dicho por los propios japoneses. Enorme, moderna, colorida y muy atractiva, así es Osaka, pero al mismo tiempo creo yo que no da para quedarse más de tres días.

El shogun Toyotomi Hideyoshi eligió la ciudad para construir su castillo, cuya reproducción hoy podemos visitar, así que tenía todo para ser capital de Japón. Pero como el importante señor militar no tuvo descendencia el centro del poder se mudó a Edo, la actual Tokio, de la mano de Tokugawa Ieyasu.

Es el corazón de la región de Kansai y aunque no es Tokio ni tiene el encanto centenario o religioso de Kioto hay que visitarla. Como dije, tres días bastan aunque puedes quedarte cuatro si te gusta salir de bares. ¡Osaka es muy popular por su vida nocturna!

Cómo llegar a Osaka

El shinkansen es el modo usual que utilizan los turistas. Si vienes con la idea de recorrer el país ya tienes en tus manos el famoso Japan Rail Pass (de siete, catorce o veintiún días), sino hay otros pases regionales que te habilitan.

El shinkansen une las estaciones de Tokio y Shinagawa con Shin-Osaka. El viaje es de tres horas a bordo del shinkansen Hikari y una hora más en el Kodama. Desde Shin-Osaka debes tomar otro tren hacia la Estación de Osaka, pero es un viaje de pocos minutos, de conexión.

Sin el JRP calcula que el precio de ida es de 142 dólares en el Hikari con asiento reservado y apenas más barato si no reservas. Si compras el JRP de siete días gastas lo mismo que en un viaje ida y vuelta y te puedes mover muchísimo más, por eso… compra el pase.

Otra opción, si no vas a recorrer Japón es comprar el E-Voucher (solo para turistas). Por 220 dólares viajas ida y vuelta entre Tokio y Osaka y además puedes usar un día entero los metros y autobuses de esa ciudad. Debes regresar dentro de los siete días.

Hay más opciones: si no tienes apuro puedes tomar el shikansen Kodama, se detiene en muchas estaciones, gracias al Puratto Kodama Economy Plan. Son asientos reservados y se compra en las agencias JR por 103 dólares. Y finalmente está el Tokyo-Osaka Hokuriku Arch Pass, un pase ferroviario Tokio – Osaka vía Kanazawa.

Usas el shinkansen Hokuriku, no es nada rápido pero puedes conocer lugares poco frecuentes. Cuesta 240 dólares y es de siete días. Cuesta más barato que el JRP del mismo período de tiempo. Por último, me olvidaba, hay autobuses pero el viaje dura ocho horas. En coche son seis horas por autopista.

Estas son las mejores opciones para el turista así que tienes bastante para elegir.

Dónde alojarse en Osaka

Yo siempre me he alojado en Umeda, en los alrededores de la Estación de Osaka. Con mochila o maletas odio moverme mucho, pero la próxima vez definitivamente me mudaré a Namba. Allí está la fiesta.

Los alrededores de la Estación de Osaka son muy agradables, con centros comerciales, avenidas arboladas por un lado, callecitas apretadas y pasajes comerciales por otro. Por la noche tiene su propia vida nocturna pero me parece que si lo tuyo es salir mucho de bares hay que ir a Namba.

Vas en metro a Namba, desde la Estación de Osaka. O caminando, aunque es una hora o poco menos. De día el paseo en agradable pues cruzas puentes y conoces el centro más financiero de la ciudad, pero se hace un poco largo. Puedes ir caminando y regresar en el metro.

En Namba está el famoso letrero del hombre Glico, infinidad de tiendas, infinidad de restaurantes que venden mariscos y comida de todo tipo y hay un bello canal para pasear surcado de muchos puentes. De noche es estupendo. Hoteles, hostels y pisos de alquiler turístico hay por toda la ciudad así que el alojamiento no será un problema.

Qué visitar en Osaka

Namba, obvio. También se conoce como Minami, ya que es el sur de la ciudad. La calle Dotondori es de las más concurridas y es el centro del entretenimiento por antonomasia. La foto con Glico Running Man y el Kani Doraku, el cangrejo que se mueve, son dos clásicos.

La calle peatonal y techada, Shinsaibashi, de 600 metros de largo es el lugar para ir de compras. Para lo electrónico el Akiharabara local es Den Den Town, y para lo bizarro la versión local de Harajuku es Amerikamura o Amemura.

Del lado del norte, Umeda, hay más centros comerciales para visitar, además de la propia estación que siempre está creciendo. La noria del HEP, el Parque de Entretenimiento Hankyu, vale la pena. Está en el último piso de dos edificios y es bien visible pues es roja. Funciona de 11 am a 9 pm y brinda vistas geniales. La recomiendo. Desayunas en el mismo piso, o meriendas, y después a contemplar la ciudad desde arriba de todo.

Por aquí también está el Edificio Umeda Sky, dos torres unidas con plataforma de observación, por si quieres más vistas. En materia de museos, templos y santuarios puedes visitar el Sumiyoshi Taisha, el Museo de Historia, el de Ciencias y el de Arte y el Templo Shitennoji, uno de los más antiguos del país.

Y finalmente, está el Castillo de Osaka. Hay que tomar un tren y viajar desde la Estación de Osaka hasta la Osakajokoen en la Línea JR Loop. Son 10 minutos nada más (el JRP lo cubre). El camino te lleva solo y todo el mundo camina hacia el mismo sitio.

El Castillo de Osaka abre de 9 am a 7 pm y cuesta 600 yenes, unos seis dólares. Las vistas desde arriba de todo son muy buenas aunque como es una reconstrucción no ofrece una estructura antigua para ver. Eso sí, el museo relata la vida de Toyotomi Hideyoshi mediante unos agujeros en las paredes que tiene maquetas armadas dentro que sirven de escenario a distintas proyecciones de actores recreando escenas antiguas y famosas. Divertido.

Alrededor hay un parque, un foso por el que se puede pasear en barco y puestos de comida, por lo menos a partir de la primavera. Este castillo no es gran cosa pero no puedes no conocerlo. El Acuario de Osaka y los Estudios Universal son otras opciones, pero no las mías. Finalmente,en  el último día de tu estancia en Osaka, o uno que tenga buen clima, mi consejo es que visites Nara.

Excursiones desde Osaka

Nara está cerca tanto de Osaka como de Kioto, pero como Kioto es tan hermosa y hay tanto para ver y hacer es casi un pecado dejarla para ir a Nara. Entonces, yo siempre dejo Nara para visitarla desde Osaka. Está a menos de una hora y fue la primera capital del país. Tiene muchos templos y santuarios hermosos y yo creo que es ideal para pasar un día de sol.

Con más días disponibles, es decir, fuera del esquema de tres o cuatro jornadas, puedes acercarte a Himeji, al Monte Koya o a la ciudad de Kobe. Si eres budista el Monte Koya es el centro de la secta Shingon y puedes vivir una experiencia budista durmiendo en algún templo, rezar y comer con los monjes.

Si esto te interesa puedes contactar mediante la asociación de turismo y el precio es de entre 9 y 15 mil yenes (90 y 150 dólares por persona por noche, con cena y desayuno). Por otra parte, en Himeji está el Castillo de Himeji, Patrimonio Mundial. En el tren bala llegas en menos de una hora de viaje desde Osaka.

Estos son mis consejos para visitar Osaka. ¡Espero que te sirvan!

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Guías, Japón

Mariela Carril

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *