Mis vacaciones en Kioto, guía para disfrutar de la milenaria ciudad

 

Sigo con mis guías sobre Japón, uno de los mejores países de Asia para hacer turismo pues tiene historia, cultura, naturaleza y una sociedad amable y considerada hacia sus visitantes. Podría decir que son anfitriones geniales y no me estaría equivocando.

Esta misma semana he posteado una guía sobre Hiroshima, la ciudad de la bomba atómica, pero para los amantes de la historia y la cultura típicamente japonesa está Kioto, antigua ciudad imperial. Entonces, si vas este año a Japón una escapada a Kioto bien vale la pena pues está cerca de Tokio y es una ciudad repleta de templos y muy hermosa.

Kioto

 

Kioto supo ser la capital japonesa durante siglos, hasta 1868, y hoy sabe combinar lo antiguo con lo moderno. La historia japonesa le ha pasado varias veces por encima, guerras y batallas internas, incendios, terremotos, pero por suerte zafó bastante de las bombas de la Segunda Guerra Mundial así que de alguna forma ha conservado su centenario encanto y sus estructuras más antiguas todavía hoy son visibles.

Hoy es la séptima ciudad más grande de Japón y la habitan casi un millón y medio de personas. Es una ciudad tranquila, casi de campiña, lejos del mundanal ruido que caracteriza a Tokio. Aunque la estación de Kioto es un estupendo ejemplo de arquitectura moderna es casi lo único así que verás en la ciudad. El trazado urbano es rectangular y la mayoría de sus calles tiene nombre o número.

El centro de Kioto no está alrededor de la estación de tren sino en la unión  de las calles Kawaramachi y Shijo-dori. La estación está al sur del centro, pero la avenida principal de la ciudad parte de la estación y conduce derecho al Palacio Imperial de Kioto como si fuera un eje. Otra manera de orientarse, para mí la más útil, es el río Kamo. Puedes caminar por el borde durante la mayor parte de su curso y tiene zonas de recreo muy bonitas.

Cómo llegar a Kioto

El tren bala es el mejor medio de transporte pues conecta todas las ciudades más importantes de Japón. Desde Tokio usas el JR Tokaido y los servicios Hikari tardan 160 minutos, mientras los Kodama (más lentos pues se detienen en más estaciones), unas cuatro horas. El Japan Rail Pass cubre el trayecto pero si no lo piensas comprar un viaje ida cuesta 130 dólares. Hay pases, como el E-Voucher que permite viajar ida y vuelta e incluye el Kyoto Sightseen Pass por poco más de 200 dólares y te permite regresar dentro de la semana.

También está el Puratto Kodama Economy Pass: usas el servicio Kodama con asientos reservados por 100 dólares y se puede comprar hasta un día antes en las agencias JR que están en las estaciones. Otra opción es el Tokyo – Osaka – Hokuriku Arch Pass, también un pase ferroviario que une ambas ciudades vía Kanazawa. Cuesta 240 dólares, es un recorrido más largo pero cuesta menos que el JRP de siete días y te permite explorar otras zonas del país.

Por supuesto, también hay autobuses pero tardas entre siete y ocho horas y no me parece muy recomendable. Si quieres ahorrar están los trenes locales pero tardan nueve horas y hay trasbordo. Bastantes.

Finalmente, para moverse dentro de Kioto hay dos líneas de metro, trenes y autobuses. Si te gusta caminar no hace falta que utilices ninguno. En serio. Yo me alojaba a unos 600 metros de la Estación de Kioto y caminé por toda la ciudad sin problemas. Eso sí, tal vez si sales por la noche puedes acelerar el camino con un autobús o un taxi. Hay muchos taxis, de todos los colores, y la bajada de bandera ronda los 6 euros. Y de día, pues alquilas una bici y listo, es una de las mejores alternativas.

Qué ver en Kioto

Hablando de medios de transportes tengo que decir que las principales atracciones turísticas de la ciudad no están cerca de una estación de metro o autobús. Por eso es que aconsejo caminar. En especial si vas en temporada alta, en primavera u otoño, que hay mucho turismo y el transito de coches puede volverse denso. Y los autobuses son pequeños así que… ya sabes.

Primero puedes visitar la Torre de Kioto. La verdad es que al lado de la Tokio Tower o el Tokyo Skytree  pierde, pero está enfrente de la estación del tren y vale la pena subir y verla. Es algo pobre, pero tiene una buena vista. Yo fui a tomar un café a las seis de la tarde y fue agradable estar allí, tranquila, contemplando la puesta del sol. Mide 131 metros y fue construida en 1964. Cuesta 770 yenes y con el ticket tienes un descuento en la cafetería.

No muy lejos de la estación está el Palacio Imperial de Kioto, un complejo magnífico dentro de un parque enorme. A los parques solo se ingresa con visita guiada, hay tours en inglés, y dentro uno puede ver también el Palacio Sento y algunas mansiones de nobles medievales. Los tours son gratuitos, pero los consigues los días de semana. Para hacerlo hay que reservar en una oficina en el mismo parque con pasaporte en mano.

La Estación de Kioto merece nuestra atención también: es magnífica, el mejor recibimiento. Fue construida al cumplirse el 1200 aniversario de la fundación de Kioto y data de 1997. Tiene un gran diseño futurista, con un enorme hall central y escaleras mecánicas que suben a centros comerciales que están a los laterales y bajan a galerías subterráneas. Hara Hiro fue su arquitecto, el mismo del Umeda Sky Building de Osaka. Puedes subir a la terraza o ir a la noche y ver como se iluminan las escalinatas que parecen llegar al cielo.

 

Kioto es la ciudad de los templos y santuarios. Si no quieres visitar 1200 te dejo los que para mí no pueden faltar. Hay otros que verás mientras caminas y eso, para mí, es suficiente. Yo creo que el Templo Kiyomizu es el primero, en primavera y otoño mucho más por sus colores. Yo llegué caminando tranquilamente y es muy fácil de ubicar pues está al este de la estación del tren. Es Patrimonio Mundial.

Su terraza de madera se alza 13 metros sobre la colina y las vistas son hermosas. Hay pagodas, santuarios y otros templos dentro del complejo por cuyo interior es posible pasear. Por fuera puedes pasear gratis y para entrar la tarifa es de 400 yenes. Si te gusta verlo iluminado en primavera y otoño se lo ilumina de 6 a 9 pm. ¡Hermoso! Cuando terminas de recorrerlo puedes deambular por el distrito Higashiyama, un barrio histórico bien preservado con muchas tiendas y sitios para comer. Yo almorcé allí y es encantador.

A la hora de cenar lo mejor es Pontocho, cerca del río Kamo. Es una callejón con restaurantes y bares de ambos lados y la cercanía del río hace que sea el mejor sitio para ir una noche de verano. Con los cerezos en flor el Tetsugaku no michi o Sendero del Filósofo es otra opción: un canal bordeado de cerezos en el distrito Higashiyama precioso que recorre dos kilómetros. Gion, por último, es el distrito de las geishas, hoy un barrio con tiendas, restaurantes y casas de té. Hay turismo y es un sitio hermoso, aunque hoy en día encontrar una geisha en la calle cuesta bastante.

Kiyomizudera, Yasaka y Higashiyama van de la mano. Kioto también tiene un acuario, un Museo del Manga y un recién abierto, el mes pasado, Museo Ferroviario que es genial.

Paseos desde Kioto

Nara es uno de los paseos posibles, pero como Kioto tiene tanto para ver la verdad es que debes programar bien si irás a conocer Nara desde Kioto o desde Osaka, por ejemplo. Otro destino es el santuario Fushimi Inari, al norte. Es precioso y vale la pena acercarse porque tiene mil toris anaranjados que cruzan un camino. ¡La foto perfecta! 233 metros de toris, ¿imaginas eso? Para llegar hasta aquí debes ir a la estación del tren, tomar el tren que va hacia Nara y bajarte en la segunda estación, Inari. En cinco minutos llegas y el lugar está super cerca, llegas caminando desde la estación.

Yo esta vez visité Arashiyama y me encantó. Está a media hora, como mucho, de Kioto, en tren, y es una pequeña y campestre ciudad. Hay barrios nuevos, algunas casas aun en construcción, montañas, un ancho río por el que puedes pasear en botes alquilados y claro, el famoso bosque de bambú de Arashiyama. Mi consejo: si puedes, coge el tren romántico porque va por el borde del río y es un paseíto fenomenal.

Tres o cuatro días en Kioto son suficientes. No te quedes solo con los templos y sal a la noche, disfruta de caminar o simplemente de quedarse al lado del río Kamo viendo a los japoneses disfrutar de su vida.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Guías, Kioto

Mariela Carril

Soy Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación. Me gusta mucho leer y escribir y los viajes, por lo menos uno o dos por año, son mi... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *