El país más pequeño del mundo

La ciudad del Vaticano es uno de los escasos microestados que existen actualmente en Europa y se ubica en Roma, la capital de Italia. La independencia de la Santa Sede respecto al país vecino se declaró en febrero de 1929 mediante los Pactos de Letrán. Es mundialmente conocida por ser el centro neurálgico de la Iglesia Católica.

Tiene una extensión de 0,44 km2 y su territorio es tan pequeño que sólo la basílica de San Pedro ocupa un 7% de su superficie. Cuenta con una población de unos 800 habitantes. El Papa es el jefe de Estado y en el país más pequeño del mundo viven seglares, guardias suizos, cardenales, sacerdotes y propio sumo pontífice.

La independencia de la Santa Sede respecto a Italia se declaró el 11 de febrero de 1929 mediante los Pactos de Letrán. En la Ciudad del Vaticano hay tres visitas que brillan con luz propia: la Plaza de San Pedro, la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos, recinto en el que se encuentra la Capilla Sixtina.

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro es el edificio religioso más importante del catolicismo. En ella, el Papa celebra las liturgias más importantes y su interior acoge a la Santa Sede. Entrar a la basílica es, sin duda, una de las experiencias más memorables de una visita a Roma.

Recibe su nombre del primer papa de la historia, San Pedro, cuyo cuerpo está enterrado en el templo. Su construcción comenzó en 1506 y finalizó en 1626 y en ella participaron diversos arquitectos entre los que podríamos destacar a Bramante o a Miguel Ángel.

Su interior tiene una capacidad para 20.000 personas. Entre las obras de arte que se pueden contemplar entre sus muros destacan el Baldaquino de Bernini, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono.

Una de las cosas que más llaman la atención de la basílica es su increíble cúpula que ha servido de inspiración para otros proyectos posteriores, como la Catedral de San Pablo de Londres o el Capitolio de Washington.

Es posible acceder a la cúpula para admirar la Plaza de San Pedro desde las alturas si el día está despejado pero no es una actividad para todos los públicos pues el último tramo se realiza por medio de una estrecha escalera de caracol que puede llegar a resultar agobiante a algunas personas.

La Plaza de San Pedro

Imagen| Pixabay

Esta plaza es una de las más bonitas del mundo y junto a la basílica ocupa el 20% del territorio de la Ciudad del Vaticano. Fue construida por Bernini a mediados del siglo XVII y puede acoger a más de 300.000 personas en las liturgias y los acontecimientos más destacados.

Además de su tamaño (320 metros de longitud y 240 metros de anchura), lo más impresionante de la plaza son las 284 columnas y 88 pilastras que bordean la plaza en un pórtico de cuatro filas. Su construcción se llevó a cabo entre 1656 y 1667 de la mano de Bernini, con el apoyo del papa Alejando VII.

En el centro de la plaza destaca el obelisco y las dos fuentes, una de Bernini (1675) y otra de Maderno (1614). El obelisco, de 25 metros de alto, fue llevado a Roma desde Egipto en 1586.

Museos Vaticanos

Imagen| Pixabay

Los Museos Vaticanos del país más pequeño del mundo albergan miles de obras de arte recogidas por la Iglesia Católica Romana durante más de cinco siglos.

Los orígenes de estos museos se remontan 1503, cuando el Papa Julio II inició su pontificado y donó su colección de arte privada. Desde este momento, los siguientes papas y diversas familias particulares realizaron aportaciones y fueron aumentando la colección hasta convertirla en una de las más grandes del mundo.

Dentro de los Museos Vaticanos se encuentra la Capilla Sixtina, la cual es conocida por su rica decoración y por ser el espacio en el que se elige al siguiente papa. Su construcción se llevó a cabo durante el mandato del Papa Sixto IV, a quien debe su nombre. Algunos de los artistas más importantes que trabajaron en ella fueron Miguel Ángel, Botticelli, Perugino o Luca.

Consejos para visitar la Ciudad del Vaticano

  • Considera tomar el metro como medio de transporte tanto para llegar como para salir de la Ciudad del Vaticano.
  • Los lugares para comer cerca de la entrada de la Basílica de San Pedro suelen ser caros y no muy recomendables. Por ello te recomendamos ir a los que están por Via Germanico a Via Marcantonio Colonna.
  • Los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina cuestan aproximadamente 17 euros y la Cúpula de San Pedro cuesta aproximadamente 8 euros. La Basílica de San Pedro y la Plaza de San Pedro son gratis.
  • Reserva un guía oficial para visitar los Museos Vaticanos y otras partes de la Ciudad del Vaticano. De esta forma te aseguras que lo verás todo.

Código de vestimenta

La Ciudad el Vaticano más que una ciudad al uso es un lugar de rezo por lo que el propio Vaticano tiene su propio código de vestimenta. Si lo conoces, aquí te lo contamos:

  • Tanto rodillas como hombros deben estar cubiertos por prendas. Si no están cubiertas estas zonas pueden rechazarte a la hora de entrar a la ciudad. Por esta razón, no se permite el uso de camisetas sin mangas, vestidos de verano ni pantalones cortos. Las mujeres pueden corregir de alguna forma esto llevando un chal por la zona de los hombros o usando mallas o leggings debajo de pantalones o vestidos cortos.
  • Lleva calzado bueno y cómodo. Aunque la ciudad es pequeña, tendrás que caminar y esperar largas colas para entrar a ciertos sitios (basílicas, museos, iglesias, etc.).
  • No cargues con una mochila o bolso grande para visitar los sitios, ya que suelen ser escaneados. Si no quieres que te paren demasiado en los controles de seguridad, cuantas menos cosas lleves encima, mejor.
¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*