Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Illas Atlánticas en Galicia

Parque Nacional Illas Atlánticas

Si os hablamos de las Islas Cíes, seguro que os sonarán, y es que las Cíes son famosas desde que la Playa de Rodas apareció como la mejor del mundo en el periódico The Guardian. Sin embargo, no todo el mundo sabe que esta isla forma parte, junto con otras tres más, de un parque natural de carácter marítimo-terrestre, el único en Galicia y el segundo en España.

El Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Illas Atlánticas comprende las islas de Cíes, Ons, Cortegada y Sálvora, en la zona de la costa Atlántica de las Rías Baixas gallegas. La distancia entre ellas no es muy grande, sobre todo si las visitamos por mar, aunque no en todas hay tanto turismo como en las conocidas Cíes.

Entorno de las Illas Atlánticas

Islas Cíes

El entorno del Parque Natural está protegido, y no solo se refiere a las islas, sino también al entorno marino circundante, que comprende hasta el 86% de lo que es el parque natural. Así entendemos la gran importancia que tiene la protección del fondo marino, de la flora y la fauna, tanto terrestre como marina. Cuentan con muchos ecosistemas protegidos que no deben ser alterados por el hombre, de ahí que todas las actividades a su alrededor se mantienen controladas, desde el buceo al fondeo de barcos, para lo cual se debe pedir permisos. Y lo mismo sucede en las islas, en las que hay un límite de personas para acampar, y en algunas de ellas incluso no se puede pasar la noche. Todo esto protege los espacios naturales, que tienen un gran valor ecológico, y que el turismo descontrolado podría destruir.

Para proteger las islas hay actividades que no están permitidas, y es mejor conocerlas antes de ir. Desde acampar en zonas que no estén habilitadas para ello a caminar por zonas restringidas, cazar o dañar a los animales o a la vegetación, plantar fuego o fondear con el barco sin permiso.

Islas Cíes

Playa de Rodas

La visita a este conjunto de islas debería comenzar por la más turística, las Islas Cíes. Estas islas reciben visitas durante determinados meses, cuando comienza la temporada de verano. Se puede ir a ellas en barco, aunque para ello hay que pedir permiso de fondeo. La gran mayoría de la gente acude a la isla en los ferrys que salen de Cangas y Vigo. En los meses de verano se debe reservar la plaza con antelación, ya que suelen terminarse y hay un número limitado de visitas al día. Por otro lado, cuentan con un camping en el que se puede pernoctar, ya que para ver bien las Cíes hace falta más de un día. La playa de Figueiras, la nudista, otras pequeñas calas más escondidas, la playa de Rodas, tan conocida o la visita al faro es algo imprescindible.

Isla de Ons

Ons

Faro de Ons

La Isla de Ons también tiene barcos regulares en temporada para llegar a ella. Salen desde Bueu, Cangas, Vigo, Baiona o Portonovo. En esta isla es posible alojarse en un pequeño hotel, y además cuentan con un nuevo camping con estupendos espacios para pasar unos días. En este entorno hay cinco grandes playas, la de Melide que es nudista, as Dornas, Area dos Cans, Canexol y Pereiró. Además, es posible hacer actividades, como kayak, y rutas de senderismo, ya que concretamente hay cuatro y bien señaladas, para los aficionados a este deporte que desean ver la isla desde otra perspectiva. La zona más alta se encuentra justamente al lado del faro, para tener las mejores vistas.

Isla de Cortegada

Cortegada

Isla de Cortegada

Esta isla es bastante más pequeña que las anteriores, pero también muchísimo más tranquila. En ella se realizan algunas rutas de grupos organizados, y hay determinadas horas para hacer estas visitas, ya que la marea debe estar alta. Para ir hay que organizarse, aunque se puede ir en alguna embarcación por libre, que nos dejen y pactar la vuelta. Es una isla que respira misterio, sobre todo por su gran tranquilidad. Hay en ella dos rutas de senderismo para ver sus alrededores, las pequeñas playas tranquilas que hay y también la aldea antigua que ya no está habitada, el bosque de laureles y la antigua ermita de la Virgen de los Milagros.

Isla de Sálvora

Sálvora

La Isla de Sálvora es otra de las que forman este conjunto. Una isla en la que hay una aldea abandonada desde los 70, como en Cortegada, y en la que no hay ni bares ni restaurantes. El turismo no es tan masivo, pero también tiene mucho que ofrecer. Al llegar es posible hacer dos rutas. Una hacia la aldea abandonada de Sálvora, con las casas en ruinas, las calles antiguas, para imaginarse el estilo de vida de estas gentes de mar. Por otro lado podemos dirigirnos hacia el faro, en donde tendremos unas estupendas vistas. Pasar el día ahí supone ver la antigua fábrica de salazón y también pasar el día en las playas. Los barcos que llevan a la isla salen de Cambados, O Grove, Pobra do Caramiñal y Ribeira.


Categorías

Que ver, Viajes

Susana Garcia

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *