Parque Natural Cañón del Río Lobos

España tiene escenarios naturales preciosos y uno de ellos es el Parque Natural Cañón del Río Lobos, una verde y rocosa postal en Castilla y León que hoy descubriremos. Es un paisaje protegido, nombrado parque en 1985, con el objetivo de cuidar la flora y fauna del lugar.

Por este bello paisaje de la provincia de Soria puedes, muy especialmente, hacer senderismo y para quienes disfrutan de este tipo de deporte se proponen muchas rutas. Hoy te contamos todo sobre este parque natural donde además podrás conocer especies de todo tipo y cuevas maravillosas.

Parque Natural Cañón del Río Lobos

Como dijimos más arriba el parque ocupa territorio de Soria pero también de Burgos y su eje principal es, por supuesto, el río Lobos, que discurre por el fondo del cañón que con el paso de los siglos ha ayudado a formar. El río nace en Burgos, aunque la mayoría de su recorrido es por Soria.

El paisaje es un cañón, un tajo muy profundo hundido en la tierra con paredes altísimas. El río Lobo es en parte el causante de la erosión, su fluir constante, pero el agua ha terminado disolviendo la roca también y a la postre se han hundido las grutas escondidas en la tierra. Así, han quedado a la vista unas zonas llamadas lermas, de forma cóncava, oxidadas, sobre las paredes altas del cañón.

Y es que todo el paisaje es de tierra cárstica así que es lo que se dice porosa y proclive por eso mismo a ser tierra blanda. Por eso hay muchas cuevas y todo un sistema subterráneo de aguas. De estas maravillas la flora y la fauna se aprovechan.

Hay pinos, encinas, enebros, álamos, sauces, chopos y nenúfares o eneas sobre las aguas. En la otra mano hay buitres, búhos, águilas, halcones, truchas y nutrias, solo por nombrar las especies mas importantes.

Turismo en el Parque Natural Cañón del Río Lobo

Con semejante descripción seguro ya tienes ganas de ir a pasar unas horas aquí. Y puedes hacerlo, el turismo llega de todo España accediendo al parque desde tres puntos distintos: se puede ingresar desde Burgos, desde la localidad de Hontoria del Pilar, al oeste; también desde el acceso Puente de los Siete Ojos, el mas utilizado a la hora de hacer senderismo; y también por el final del cañón donde está la entrada conocida como La Galiana, cerca del Centro de Interpretación y por lo mismo también muy usada.

Ingreses por donde ingreses hay centros de información, servicios y estacionamiento. Tal vez tantas rutas de senderismo te apabullen, de hecho más que horas puedes pasar aquí dentro días, así que puedes empezar por hacer una visita básica que incluye el conocer la Ermita de San Bartolomé y el Miradas de la Galiana.

Este es un paseo muy simple que se hace en un par de horas así que digamos que es apto todo público. Esta visita empieza entonces por el Centro de Visitantes de la Casa del Parque, en Ucero. Después ingresas por la entrada que está al pie de la cuesta de la Galiana y ya desde ese punto las vistas son increíbles. Si vas en coche puedes avanzar por camino asfaltado dos kilómetros y medio y después estacionar en cualquiera de las tres zonas disponibles.

Un aparcamiento está en Fuente Engómez y los otros dos están en la Cueva Fría, a kilómetro y pasos nada más y el otro en Valdecea, a dos kilómetros y medio. Si vas para estas fechas no podrás ir más allá con el coche que de la Cueva Fría. Si dejas el coche en Valdacea tienes mil metros hasta la explanada de la ermita de San Bartolomé. Para llegar a la misma tienes dos caminos entre los que elegir.

Puedes ir por la llamada Senda del Río, cruzando el río saltando piedras, o seguir la pista forestal, ideal si llevas sandalias o no quieres esforzarte. El sitio donde está la ermita parece mágico, en un meandro del río, con estanques con nenúfares, entre paredones de piedra anaranjados. La construcción es de estilo romántico, del siglo XII, y tiene un hermoso rosetón de cinco puntas. Abre solo en ciertos horarios.

La visita básica sigue hasta la Cueva Grande y el Balconcillo. La Cueva Grande es un hueco grande en la piedra caliza decorada con pinturas rupestres, allí cerca de la ermita. También junto a ella hay un caminito que sube hasta el Balconcillo, una ventana natural que otorga vistas fenomenales del cañón. No te lo pierdas. Y aquí, si tienes más energía, puedes seguir un poco más por la Senda del Río, para ver como el cañón se estrecha y llegar hasta el Colmenar de los Frailes.

Hay aquí colmenas viejas, tradicionales, sobre repisas a su vez colocadas sobre la roca. Pero no solo eso, también empiezan a aparecer estantes con ranas, muchísimas, y nenúfares. Un sitio hermoso. Aquí termina la visita básica. Cuando regreses al coche puedes conducir un poco hasta el Mirador de la Galiana, serán tres kilómetros, para gozar de una muy buena vista del cañón, Ucero y su castillo y más montañas al fondo, sobrevoladas por buitres.

Ahora bien, si lo tuyo es el senderimo propiamente dicho como te dije el parque abunda en caminos y rutas y algunos están señalizados y trazados especialmente. Hay muchos, pero básicamente podemos concentrar todo en cuatro sendas que atraviesan las mejores zonas del parque:

  • Senda del Río: hace un camino lineal por el cauce del Lobo, de 15 kilómetros ida, y tiene varios tramos.  Va de un extremo al otro del parque y también puedes tomarla desde el medio, en el Puente de los Siete Ojos. Es una senda llana, nada difícil.
  • Senda del Castillo: es un camino circular de 6, 5 kilómetros y no pasa por el eje centra del cañón. La ruta incluye el castillo de Ucero, el pueblo mismo, y un túnel romano de mas de cien metros. Puedes tomar la ruta en cualquier punto pero lo mejor es comenzarla por la Casa del Parque y coger el folleto con información. El castillo es de entrada libre y tiene unas vistas estupendas. Calcula unas horas horas.
  • Senda de las Gullurías: también es una ruta circular pero esta recorre nueve kilómetros, con la partida y la llegada en la Casa del Parque de Ucero. El hito de la ruta es el Mirador de las Gullerías, con una vista fenomenal del lugar.
  • Senda de Hontoria: otro camino circular de 10 kilómetros de largo. Discurre por el primer tramo del cañón, más bajo, con densos pinares, lo que hace que sea un camino mas íntimo y casi secreto.

Como dijimos antes, la verdad es que el Parque Natural Cañón del Río Lobos tiene muchas sendas, conocidas y transitadas, y no tanto. Entre ellas y solo por no dejarlas afuera podemos nombrar las rutas del Pico Navas, de La Sierra, de Valdecea, El Encnar de Nafría, El Torcón, Río Chico o Valderrueda. ¡Y no te olvides de las cuevas!

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*