Pasear por el Puente de Brooklyn

Nueva York es una de las mejores ciudades del mundo y tiene muchos símbolos que cualquier turista quiere conocer. Uno de ellos es el Puente de Brooklyn, antiguo clásico, colgante y emblemático puente de esta ciudad estadounidense.

Pero más allá de su utilidad como cruce sobre el East River, hoy por hoy el Brooklyn Bridge es un destino turístico que convoca muchos visitantes. Veamos hoy qué nos ofrece a los turistas.

Puente de Brooklyn

Cuenta la historia que en 1852 el ingeniero y empresario metalúrgico John Roebling no pudo ir a Brooklyn por el hielo sobre el río, así que pensó en como construir un puente que solucionara el cruce entre los distritos de Manhattan y Brooklyn en esos días tan fríos. Por ese entonces estos actuales distritos eran dos ciudades independientes y los gobernantes se pusieron de acuerdo en la aprobación y puesta en marcha del proyecto.

Cinco días después de la aprobación del diseño un transbordador del muelle aplasta el pie del ingeniero Roebling y se lo amputan pero muere de tétanos. Así, fue su hijo quien llevó adelante la construcción. Las obras no fueron fáciles, murieron obreros y hasta el mismo hijo de Roebling sufrió embolias y debió dirigir todo desde su casa. Pero todo dio sus frutos cuando en 1883 las orillas de las dos ciudades se unieron para siempre.

El puente es de cemento, granito y caliza y es de estilo neo-gótico con dos torres imponentes. Su gran diseño ha logrado que a pesar de su edad se mantenga todavía en pie cuando muchos de los puentes colgantes de su época ya perecieron. El Puente de Brooklyn fue el puente colgante más largo del mundo en su momento.

Hoy el puente tiene seis carriles, tres en cada sentido , de 3, 30 metros de ancho y un nivel superior que es el que usan los peatones y los ciclistas. Por día se calculan que transitan por él 145 mil coches. Es por el segundo nivel que podemos pasear. El puente tiene 1825 metros de largo, un ancho de 26 metros y las torres son de 84 metros por sobre el nivel del río.

Paseos por el Puente de Brooklyn

Desde el puente tendrás una de las mejores vistas de Nueva York, así que buenas fotos están aseguradas. Dependerá desde donde a la hora de cruzarlo, sea Nueva York o sea Manhattan.  Ambos paseos son geniales en materia de vistas pero las mejores vistas se tienen cuando se va desde Brooklyn a Manhattan. Hasta el puente puedes llegar en metro y si ya tienes pensado usar el bus hop on hop off cualquiera de sus rutas tiene paradas cerca de ambas entradas.

Comenzando la caminata desde el lado de Manhattan tienes el puente justo enfrente de la salida del metro y a mano está el camino peatonal. Desde las estaciones Chambers, o Park o City Hall  o Fulton Street, el puente es accesible. Si estas con niños empezar de este lado es el mejor consejo ya que alrededor de la torre hay placas que detallan la construcción del puente.

Comenzando desde Brooklyn la ruta peatonal y para ciclistas comienzan en las calles Adams y Tillary. Unicar la entrada es fácil. De este lado las estaciones del metro mas cercanas con las de Jay Street, Court Street St y Borough Hall Station.

Una vez en cualquiera de ambas entradas hay que subir una escalera y cuando ya comienzas a caminar en la senda hay que tener cuidado ya que el carril ciclista circula por al lado y las bicis vuelan. ¿Pero cuál es el mejor momento para cruzar el Puente de Brooklyn?

El acceso al puente es las 24 horas y en cualquier momento del día es hermoso pero sin dudas el atardecer, como siempre, vale más la pena. La foto de Brooklyn, Manhattan e incluso la Estatua de la Libertad a la luz del sol poniente es hermosa. El amanecer también tiene lo suyo, naturalmente, lo único que tienes que considerar es que suele haber viento y puede estar más fresco que en la ciudad.

¿Es seguro caminar por el Puente de Brooklyn por la noche? Parece que sí porque hay gente local cruzando el puente y también muchos turistas, por lo menos hasta las 11 pm. De hecho, para muchos no hay como cruzar el puente de noche las mejores noches del verano.

Debes calcular que el cruce del puente tarda unos 25 minutos, unos dos kilómetros y pico. Eso, sin detenerse nunca, algo que un turista no hace pues nos detenemos todo el tiempo para apreciar la vista y tomar fotos. No se puede calcular mucho así que no vayas con un horario muy fijo. Puede haber más o menos turistas o gente local caminando y la senda peatonal es bastante agosta, sin contar los ciclistas y el cuidado que hay que tener para no ser atropellado por uno.

Puente de Brooklyn

¡Si solo en 2018 26, 800 personas lo cruzaron un día! En fin, que mínimo se tarda media hora y máximo una hora si caminas despacio y te tomas tu tiempo para mirar y tomar fotos y esquivar gente. Por supuesto que puedes ir por tu cuenta o apuntarte en una agencia para disfrutar de un tour ya sea a pie o en bici. Las agencias entregan un audio tour con GPS en el caso de que sea un auto- tour.

En este caso el tour comienza en el Parque City Hall del lado de Manhattan,  y termina en Brooklyn, al otro lado del puente. El tour con GPS está en español. Calcula una o dos horas, dependiendo de cuanto tiempo tomes en fotografiar el paseo.

En fin, que si vas a Nueva York el Puente de Brooklyn debe estar en tu lista.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*