Peratallada, que ver

Carrer d'en Vas

Peratallada es un pequeño pueblo de estilo medieval situado en la provincia de Girona. Esta localidad pertenece al municipio de Forallac en el Bajo Ampurdán. Fue declarado Conjunto Histórico Artístico, lo cual no es de extrañar, porque es uno de los pueblos de estilo medieval que mejor se conservan en todo Cataluña.

Hoy vamos a ver cómo puede ser una visita por la localidad de Peratallada en Cataluña. Es un pueblo pequeño y acogedor, que nunca deja indiferente a nadie, porque uno tiene la impresión de que ha viajado atrás en el tiempo. Dentro de este conjunto hay algunos monumentos históricos que vale la pena ver detenidamente.

Llegar a Peratallada

Entrada a Peratallada

Esta localidad se encuentra en la zona de la Costa Brava, tierra adentro. Desde Vulpellac se llega por la GI-644 si venimos desde Girona. Si venimos desde la zona de la costa, como Palamós, entonces hay que desviarse en Sant Climent de Peralta. Hay que estar atentos, porque es fácil saltarse el pueblo, ya que es pequeño. La mejor opción siempre es usar el GPS. Al llegar al pueblo hay tres aparcamientos en los alrededores. Hay que destacar que durante temporada alta y los fines de semana estos aparcamientos son de pago, lo cual indica que se trata de una localidad muy turística durante esos días.

Peratallada

Casas Peratallada

Este pueblo tiene un nombre que significa ‘piedra tallada’, y es que como se puede ver en el entorno la piedra es uno de los elementos principales que se usó para fortificar y levantar el pueblo. Apenas cuenta con 100 habitantes, por lo que podemos pensar que se trata de un lugar muy tranquilo todo el año. Lo cierto es que durante la semana y en temporada baja es un lugar ideal, pues hay poca gente visitándolo, pero los fines de semana y durante el verano hay cada vez más visitantes, lo que le quita cierto encanto a este entorno medieval. Por eso se recomienda visitarlo cuando encontremos poca gente. Lo curioso es que en este pueblo se prohibió edificar nuevas construcciones incluso antes de que fuese declarado Conjunto Histórico Artístico, lo que indica la mucha importancia que para sus gentes tenía la tradición y la historia del pueblo.

Las calles del pueblo

Una de las cosas que hay que ver en este pueblo son sin duda sus calles. Callejuelas estrechas de trazado medieval, empedradas y bellas. Hacen que nos sintamos en otra época y podamos imaginarnos historias de damas y caballeros. Podemos pasar bajo arcos, ver sus bellas construcciones y admirar cómo las enredaderas suben por muchos de los muros, confiriendo al ambiente un encanto de cuento de hadas que conquista a todo el que visita Peratallada.

Iglesia de Sant Esteve

Iglesia Sant Esteve

La antigua iglesia románica de Sant Esteve se ubica fuera de las murallas de la población. Este templo data del siglo XIII y se encuentra al final de un bello paseo con árboles que lo enmarca para realizar fotografías realmente bellas del entorno. Lo que destaca es su gran fachada con arcos ojivales, un pequeño rosetón y una puerta con un arco de medio punto. Es una fachada bastante sencilla, con líneas rectas pero una gran belleza. Su estilo es definido como románico tardía ampurdanés. Lo malo de esta iglesia es que no se puede visitar por dentro a no ser que acudamos ala oficina de turismo para que nos hagan una visita guiada. Dentro no hay mucho que ver, ya que se encuentra inacabada y en la Guerra Civil se le quitó toda la decoración, pero hay una antigua pila bautismal y el sepulcro de estilo gótico del barón Gilabert de Crüilles.

Castillo-Palacio de Peratallada

Castillo de Peratallada

Los primeros documentos que hablan de este castillo son del año 1065, pero al parecer esta construcción viene de la evolución de construcciones que son incluso más tempranas, llegando a la época de los romanos. En el castillo se pueden ver elementos de estilo románico, gótico y posteriores. Se accede a él desde la plaça del Castell, que debía ser el antiguo patio de armas. Se reconvirtió en un hotel de lujo y en la actualidad no se podía visitar, aunque en un principio sí que se permitían las visitas.

La Torre de las Horas y la Torre Circular

El castillo fue fortificado con una muralla en el siglo XII. En la actualidad casi no queda nada de ella pero sí que se conservan algunas de sus torres. Una de ellas es la Torre de las Horas, que era el reloj público del pueblo, y que destaca por tener en su cima unos arcos. La Torre Circular tiene precisamente esa forma y cuenta con las aspilleras para las armas.

El Carrer d’en Vas

Este es al parecer el lugar más fotografiado dentro del pueblo, por lo que vale la pena pararse en él. Cuenta con un bonito arco de piedra, unas paredes con hiedras de fondo y calles empedradas y empinadas. El lugar perfecto para sacar la última foto en el pueblo de Peratallada.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?