Playa de Es Trenc en Mallorca

Seguramente el año que viene será un año más normal y podremos disfrutar más de nuestras vacaciones de verano. Así, podremos viajar a Mallorca y descansar en sus playas, bajo el sol veraniego.

Las calas de Mallorca son estupendas, sus playas también, hay una gran oferta de actividades, está la hermosa Sierra de Tramontana, cuevas, edificios históricos y mucho más. Pero si hay una playa que se lleva los aplausos es la Playa Es Trenc.

Mallorca

 

Mallorca es una de las Islas Baleares del Mar Mediterráneo y su capital es la ciudad de Palma de Mallorca. Es una isla extensa, de 3640 kilómetros cuadrados, y tiene alrededor de 859 mil habitantes.

La isla se caracteriza por la Sierra de Tramontana, que al noroeste forma unos acantilados que cortan el aliento, sobresaliendo entre calas escondidas, y la Sierra de Levante de altura mas modesta. Hay muchas cuevas con lagos subterráneos, una fértil llanura central y una hermosa bahía que es donde descansa la ciudad capital.

El clima de la isla es bien mediterráneo y en invierno puede nevar algo en las alturas de las sierras, pero es bien improbable que lo haga más abajo así que los inviernos, en líneas generales, son templados.

Hoy por hoy la economía se basa en el turismo y en la construcción y por eso mismo la pandemia que ya lleva año y medio ha golpeado duro.

Playa Es Trenc

Es una de las más populares y conocidas de Mallorca. Tiene arenas finas y aguas cristalinas pero ofrece pocas actividades recreativas. Esta playa empieza en Ses Covetes, una playa hermosa de aguas transparentes y arenas blancas, tranquila, que está justo entre sa Ràpita y Trenc, en la urbanización del mismo nombre.

Ses Covetes es también un destino popular y conocido, de 250 metros de playa, con dos zonas, una arenosa y otra rocosa que se llama Freu. Entonces, después de Ses Covetes es que empieza la Playa Es Trenc, un extenso arenal de 3 mil metros de largo dividido en tres zonas.

Está el Arenal den tem, el Arenal den Tenc y la Playa de Es Trenc que es la parte que está más cerca de la Colonia de Sant Jordi. Cada parte no está delimitada y se extienden todas de manera virgen, con sus dunas.

Como en toda playa aquí de lo que se trata es de tomar el sol, bañarse un poco y no hacer mucho más, porque la playa ofrece poco si eres más activo. El sol aquí es fuerte y no hay sombra natural así que o te traes tu sombrilla o la deberás alquilar.

Estar horas bajo el sol abrasador no es algo grato. No hay vestidores ni duchas, tan solo baños básicos. Hay varios chiringuitos que venden comida y de tanto en tanto hacen sonar algo de música, pero no siempre. Lo mejor es llegar bien equipados con los propio: sombrilla, tumbona, comida y bebida.

Solo hay un restaurante y por eso mismo si no reservas es difícil encontrar lugar libre. La comida es buena, paellas, mariscos, pescados, y también hay una cafetería para saciar el hambre de dulce, Flor de Sal es Trenc. Para mas opciones ya hay que dejar la playa y enfilar rumbo a la Colonia San Jordi, por ejemplo.

Ten presente que aquí no hay hoteles ni otras construcciones, pura naturaleza, mar de un lado, dunas del otro y la gente en el medio. El mar es espectacular, aguas tranquila y azul turquesa, poco profundas, pocas olas, casi un Caribe. Del otro lado, las dunas, algunas rocas, pinos y matorrales que llegan hasta Salobral de Campos, un humedal natural de 1500 hectáreas con un lago, salinas y aves.

¿Qué podemos hacer además de tomar el sol y broncearnos? Caminar es una opción, son casi tres kilómetros y es un buen ejercicio, en especial por la mañana o entrada la tarde. En esa caminata podrás ver algunos de los viejos escondites de ametralladora que datan de la Segunda Guerra Mundial y formaban parte de un sistema de defensa costero. Erosionados, abandonados, desnudos y viejos, en 2014 fueron objeto de una acción artística, del colectivo Boa Mistura, de Madrid, que los pintó de color blanco y les escribió algunos versos del poema «Cala Gentil», de Miquel Costa i Llobera.

Si te gustan las actividades acuáticas la verdad es que no hay muchas, solo snorquel. En otras playas hay más oferta, puedes pasear en banana boat, en jet sky o hacer parasail pero no aquí. Aquí, solo snorkel y mucho mejor si el viento no sopla del sur porque remueve el agua y la deja turbia. Hay una rampa por si alguien usa silla de ruedas, y algunos puestos salvavidas en las partes más concurridas de la playa.

Tomar el sol, bañarse en el agua, caminar, investigar un poco los viejos búnkeres, hacer snorkel y no mucho más. Descansar, leer, jugar a algo, conversar… Eso es lo que ofrece esta playa de Mallorca. Y al final del día, si te quedas a ver el atardecer pues tendrás el mejor regalo de todos: cielos coloridos, el reflejo del sol muriendo en las aguas, todo naranja, dorado y gris oscuro…

Con estas características, ¿qué tipo de gente atrae? Gente joven, de entre 20 y 30 años en su gran mayoría. Si te alejas un poco es probable que puedas hacer nudismo. ¿Pero cómo se llega hasta aquí? Bueno, precisamente desde Ses Covetes, si llegas por el norte, y desde una carretera que pasa por Salobrar de Campos, la salina y humedal, si llegas desde el sur. Este camino es realmente hermoso porque ves este paisaje.

Los amantes de las aves estarán de enhorabuena. De hecho, vale recordar que Mallorca es un gran destino para el avistamiento de pájaros y que aquí esta el único hogar del mundo de los buitres negros. Los buitres están en las montañas, pero otro tipo de aves están por aquí, camino a la Playa es Trenc.

Entonces, si llegas en coche hay varios lugares para estacionar pero son todos pagos, tanto del lado sur como del norte. Si llegas en transporte público lo harás en autobús y desde el lado de Ses Covetes. ¿Se puede acampar? No, está prohibido. Tampoco hay alojamientos para pasar la noche así que, de nuevo, si tu idea es quedarte en zona deberás ir a Colonia de San Jordi donde sí hay hoteles y hotelitos y villas de alquiler turístico.

Hemos nombrado varias veces Colonia Sant Jordi y es que cuando se trata de infraestructura turística es más completo. Aquí sí hay ofertas de deportes acuáticos, un malecón de madera para pasear con tiendas y restaurantes, oficina de turismo, excursiones y mucho más.

Un poco más lejos está Ses Salines, pueblito acogedor con su parque natural, ideal para pasear en coche o en bicicleta. Y finalmente, Sa Ràpita, un pueblo que está mas cerca de Es Trenc, donde puedes alojarte, contratar excursiones por el mar o ir a comer.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   JuanSnow dijo

    Es trenc en verano es un infierno. Lleno de turistas no tienes sitio ni para poner la toalla. Masificado es decir poco. En verano no vayas.