Playas nudistas de la Costa Brava

Desde Blanes, en España, hasta Portbou, en la frontera con Francia, se extiende la llamada Costa Brava, una franja costera de 214 kilómetros llamativa por su agreste y salvaje belleza.  A lo largo de este litoral costeño hay parques, islas, playas, calas y bonitos pueblos que hoy atraen muchos turistas.

Entre estos turistas siempre hay algunos que prefieren pasearse como su madre los trajo al mundo, así que podemos hablar hoy de las playas nudistas de la Costa Brava. ¡Apuntalas para este verano!

Nudismo

El nudismo o el naturismo, aunque se usen como sinónimos no son exactamente lo mismo, son prácticas relacionadas con la libertad del cuerpo y el medioambiente. El nudismo no era algo muy practicado en España, pero ya hace un tiempo su popularidad ha crecido y, aunque no es lo más común en la mayoría de las playas catalanas, hay sí algunas playitas mediterráneas que se han convertido en paraísos privados.

También es cierto que desde la muerte de Franco en los años ’70 muchos de los españoles que viajaban al sur de Francia para andar desnudos empezaron a hacerlo en su propia tierra, y de esta manera, en la costa catalana, los nudistas empezaron a ocupar terreno. Así, hoy hay más de 20 playas nudistas en Costa Brava.

Cala del Senyor Ramón

Es la playa nudista por excelencia de la región Baix Empordà. Arenas de buena calidad, franja costera abierta totalmente hacia el este con dos rocas que la cierran por el sur y por el norte, así que hay privacidad para quienes la elijan.

A esta playa puedes llegar desde el mar o desde la ruta, un camino que termina en una explanada en la playa. El estacionamiento se cobra 6 euros. Desde la residencia de Rosamar parte un sendero a la playa. Si no quieres pagar los 6 euros puedes dejar el coche gratis en la cima pero no es muy grato trepar tanto una vez que termina el largo día de playa.

La playa está conectada a la civilización por una ruta algo difícil que corre entre Tossa y San Feliu de Guixols, pero si llevas tu sombrilla y tu comida la vas a pasar estupendo.

Cala Jugadora

Hay que llegar al faro de Cap de Creus, desde Cadaqués por la ruta. Una vez aquí hay que bajar a pie por el lecho seco de un río, calcula media hora, hasta que llegas a un sitio con arbustos suaves, contrarios a los que sueles ves en el resto de la costa agreste. La playa te da la bienvenida con una porción del mar que está resguardada de los vientos fuertes locales y mantiene así el agua calma y transparente.

Realmente esta playa es hermosa, hay mucha vida marina en esas aguas, y hay gente que se queda a dormir las noches de verano. Increíble.

Cala Tavallera

Hay rocas que bloquean el Cap de Creus y marcan así el punto más al este de la Península Ibérica y la parte mas salvaje de la Costa Brava. Uno de los secretos de este lugar es la Cala Tavallera, a unos 2 kilómetros de Port de la Selva y solo accesible por la GR11, una ruta de senderismo que conecta el Mediterráneo con el Atlántico.

Puede que leas que también es accesible por en vehículo 4 x4, pero la manera más segura de llegar siempre ha sido y será caminar dos horas. La meta lo a merita todo: una cala donde en verano casi no hay nadie y en invierno, nadie en absoluto. Tiene un refugio en el que se puede pasar la noche y contemplar tanto el atardecer como el amanecer. Algo hermoso de ver.

Puede ser que en la temporada más alta del verano lleguen pequeños botes y anclen algunas horas, pero solo es en temporada y fuera de este momento del año es difícil encontrarse a alguien.

L’Illa Roja

Se trata de la única playa nudista en la parte central de la Costa Brava. Es una playa de color rojo intenso, las rocas que emergen de la bahía son algo impresionante y extraño, con su forma semicircular que crea una playa recatada e incitante.

Para llegar hay que caminar bastante desde Camí de Ronda, por un sendero costero. No tiene gente, no tiene chiringuitos. Eso sí, después del mediodía tiene muchísima sombra, precisamente por esas gigantescas rocas que la reguardan.

Cala Estreta

La región de Baix Empordà tiene la Cala Estreta, una playa modesta que en verano prohíbe la llegada en vehículos a motor. Esto hace que sí o sí haya que caminar unos 45 minutos desde la playa de Castell, a lo largo del sendero Camí de Ronda o si sigues la ruta del servicio uno de 20 minutos anda más. este sendero pasa directamente debajo de las torres eléctricas del estacionamiento de Castell.

Pero vale el esfuerzo porque la naturaleza nos regala una serie de hermosas calas que permiten precisamente el nudismo y se abren al este por lo que gozan de hermosas mañanas soleadas y el sol permanece incluso hasta mitad del verano.

La playa se mantiene más o menos tranquila debido a la caminata que hay que hacer para llegar.

Cala Vallpresona

Se trata de una playa alejada del mundanal ruido. No hay construcciones, solo naturaleza. Para llegar hay que conducir a lo largo de la ruta que une Sant Feliu de Guíxols y Tossa de Mar, con más de 350 vueltas, y estar atento al letrero que indica el comiendo del camino cuesta abajo.

El coche queda estacionado a un lado de la carretera y desde allí baja el sendero cruzando un bosque así que no lleves zapatos incómodos. Incluso a mediados de agosto no encontrarás más de dos o tres personas en esta preciosa playa de guijarros de no más de 200 metros.

La playa es nudista, silenciosa, sin fiesta ni nada ni servicios de ningún tipo tampoco. Por suerte se mantiene bastante limpia, gracias a la responsabilidad de los visitantes.

Platja de Castell

En Castell todavía hay ciertos espacios vírgenes y se ven dos casas, al norte y al sur, que alguna fueron visitadas por Salvador Dalí y Martlen Dietrich. Se llega hasta aquí desde Palafrugell por la ruta, tiene estacionamiento pago y esta bien porque ese dinero se reinvierte en el cuidado de la zona.

Verás el arroyo Aubí, con patos y todo, podrás comer bajo los pinos protegido del sol, pasear por el bosque, conocer la casita de Dalí y pasear entre las calas perdidas. En verano hay baños y se pueden alquilar kayaks.

Cala Nans

A esta playa puedes llegar caminando desde Cadaqués, entre otras, que está a pocos kilómetros de distancia. En el camino verás un hermoso faro del siglo XIX, el faro de Catalans, desde el que tienes una vista estupenda de Port Lligat y Cadaqués misma.

La Cala Nans está bastante alejada de aldeas o asentamientos así que se mantiene bastante virgen. Es de rocas y tiene calitas alrededor para perderse un poco.

Playa de Sa Boadella

Está en una zona conocida como La Selva, a las afueras de la ciudad de Lloret de Mar. Su arena es gruesa y tendrá unos 250 metros. Tiene servicio de vigilancia y de rescate, un bar, duchas y es Bandera Azul.

Esta divida en dos partes, por Sa Roca des Mig. Una mitad se llama Sa Cova y la otra Sa Boadella, pero la primera es la más concurrida y del lado derecha es donde se puede practicar nudismo.

Cala Murtra

Esta playa nudista es una de las mejores playas de Costa Brava, bien lejos de los centros turísticos de la zona. Se ubica a unos siete kilómetros de Rosas, dejas el coche en la parte alta y después desciendes a pie por un camino sin pavimentar. Serán unos 20 minutos de bajada, pero no es nada difícil.

La playa es de guijarros, nada de arena, así que los zapatos tienen que ser acordes para caminar confortablemente. La playa tiene unos 150 metros y suele haber muy poca gente.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)