Pueblos de Almería

Foto de Níjar

Níjar

Los pueblos de Almería te reservan más de una sorpresa. La provincia andaluza es un territorio lleno de contrastes. En ella encontrarás huellas arqueológicas de un pasado brillante, bonitas playas donde tomar el sol e incluso el famoso desierto de Tabernas, donde se rodaron muchas películas de vaqueros.

Pero también podrás visitar pueblos blancos con carácter propio y pintoresco, numerosos monumentos que son prueba de su pasado andalusí y una excelente gastronomía que también combina ese sustrato árabe con la actual cocina mediterránea. Si te apetece visitar los pueblos de Almería, te invitamos a acompañarnos.

Las localidades más bonitas de Almería

A lo largo y ancho de toda esta provincia de Andalucía encontrarás pueblos con mucho encanto y cuya historia se remonta, en algún caso, a la Edad del Cobre. Algunos se hallan en un paisaje desértico, mientras que otros están en las verdes montañas de la Alpujarra. Vamos a comenzar nuestro viaje.

Foto de Mojácar

Mojácar

Mojácar

Esta localidad costera de unos seis mil habitantes se encuentra integrada en la red de Los Pueblos Más Bonitos de España. Sus casas encaladas se encuentran sobre una loma desde la que se aprecia un bonito paisaje del litoral almeriense. Destaca en ella la iglesia fortaleza de Santa María, edificada en el siglo XVI sobre los restos de una antigua mezquita. Es Bien de Interés Cultural desde 1993 y, con su mampostería y grandes sillares, tiene un aspecto imponente.

De la misma época es la Puerta de la ciudad, antigua entrada a la misma y por la que se accede al barrio judío. Pero más curioso resulta el Índalo, monumento que reproduce una extraña figura humana. Se basa en una pintura rupestre descubierta en la cueva de los Letreros hace más de cien años.

Por otra parte, si visitas Mojácar conocerás la leyenda de Walt Disney. Dice que el cineasta norteamericano no nació en Chicago, sino en esta localidad almeriense. Su madre emigró con él a Estados Unidos y su verdadero nombre era José Guirao Zamora.

Abrucena

Ubicado en la falda de Sierra Nevada, este pueblo de apenas mil habitantes está lleno de encanto con sus calles estrechas y casas bajas. Pero lo más destacado de él son las ruinas de El Castillejo, una antigua fortaleza musulmana donde se han hallado además cerámicas del Neolítico y restos de época romana.

Vista de Abrucena

Abrucena

Níjar

Destaca entre los pueblos de Almería por su casco antiguo, con el barrio de La Atalaya y cuyo centro es la plaza de la Glorieta. En esta, hallarás la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, un edificio que muestra elementos del estilo mudéjar. También puedes ver en los alrededores varios castillos como el de Huebro, el del Peñón de Inox o el de San Felipe.

Pero más impresionante es el embalse de Isabel II, que se inauguró en 1850 y constituye una de las mayores obras de ingeniería hidráulica del siglo XIX. Asimismo, en la zona de El Barranquete puedes ver los restos de un poblado y una necrópolis de la Edad del Cobre.

Muy cerca de esta localidad está Agua Amarga, que se encuentra en el Parque Natural del Cabo de Gata-Níjar y donde tienes una preciosa playa enmarcada en uno de sus extremos por un antiguo embarcadero de minerales procedentes de las explotaciones cercanas.

Vista del castillo de Vélez-Blanco

Castillo de Vélez-Blanco

Vélez-Blanco

Situado a unos mil metros de altitud, este pueblo cuenta con un precioso centro histórico. Pero su monumento más destacado es el castillo de los Fajardo, que desde el siglo XVI domina la localidad y está muy bien conservado. También destacan el convento de San Luis y la iglesia de Santiago.

No obstante, en Vélez-Blanco debes visitar igualmente la gran cantidad de cuevas y abrigos naturales que contienen pinturas rupestres. En la de los Letreros se encontró la imagen del Índalo del que te hablamos anteriormente.

Berja

Se encuentra al pie de la Sierra de Gádor y ha sido identificada con la Vergis de época romana, aunque sus orígenes son anteriores, quizá fenicios. De hecho, probablemente sea uno de los asentamientos más antiguos entre los pueblos de Almería. En esta localidad puedes ver la alcazaba de Villavieja, que es Bien de Interés Cultural y donde hay un interesante yacimiento arqueológico.

Asimismo, en el barrio de Los cerrillos encontrarás la ermita de la Virgen de Gádor, patrona de la villa, que fue construida en el siglo XIX, si bien conserva una torre del XVIII. Y en el de Benamejí hallarás restos de unos baños musulmanes del siglo XII. Pero quizá lo más característico de Berja sean sus numerosas fuentes y también los cortijos de sus alrededores.

Tabernas o el Oeste de los pueblos de Almería

Para terminar, puedes visitar esta localidad donde destaca su iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, los restos del castillo nazarí y el edificio del Ayuntamiento. Pero, sobre todo, debes visitar su peculiar desierto donde hallarás el famoso pueblo del Oeste, donde se rodaron películas del género tales como ‘El bueno, el feo y el malo’ o ‘La muerte tenía un precio’ y existe un parque temático.

Vista de Tabernas

Tabernas

Gastronomía de los pueblos de Almería

No puedes terminar tu viaje por los pueblos de Almería sin probar su excelente cocina. Mezcla los sabores del mar y de la montaña y posee un importante sustrato árabe que se combina con la gastronomía mediterránea. Entre sus productos típicos están las habas verdes, los ajos colorados, las uvas, un embutido denominado perrico y las patatas.

Para comenzar tu comida, puedes pedir una sopa moruna, que lleva carne picada, lentejas y pimientos; un caldo colorado, con patatas, pescado y pimientos o el tabernero, un pisto picante. Pero, si prefieres comer solo un plato, tienes la opción de que te sirvan el plato alpujarreño, con el que quedarás sobrado. Porque lleva lomo de orza, longaniza, jamón serrano, morcilla, patatas y huevos fritos.

En cuanto a los segundos, tienes las perdices con gurullos (una pasta elaborada con trigo y azafrán); la tortilla de presulés, que no son otra cosa que guisantes; el caldo de huevos, guiso que lleva patatas, tomate, cebolla, ajo, pimiento y, por supuesto, huevos. o, en las zonas costeras, un pescado fresco a la plancha.

Finalmente, entre los postres, debes probar la leche frita, que lleva harina cocida, azúcar y leche; los papaviejos, unos buñuelos de patata; los deditos de Jesús, hechos con huevos, miel azúcar y almendras, o los indalotes, galletas de almendras y naranja. Otras delicias son la torta de chicharrones, la milhoja alpujarreña, los soplillos, los bizcochos de cabello de ángel y los tubos de nata.

En conclusión, los pueblos de Almería tienen mucho que ofrecerte. A su importante valor histórico y patrimonio monumental añaden bonitas playas, paisajes sorprendentes y una magnífica gastronomía. No dejes de visitarlos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*