Pueblos en Alemania

Alemania tiene muchos sitios atractivos para el turismo pero más allá de las ciudades, los museos y todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial hay un conjunto de pueblos hermosos que hay que visitar.

Estos pueblos en Alemania son preciosos y super fotográficos: calles adoquinadas, casitas con techos de madera, caseríos sobre un lago o con puentes medievales… todos pueblos de postal.

Bad Homburg

Se trata de un pueblo termal típicamente alemán. Tiene un castillo medieval construido sobre una colina, con una torre blanca desde la que se tiene una vista soberbia del pueblo y de los bosques a su alrededor. El casco histórico es un encanto, con sus casitas con techos y detalles en madera, siendo la más antigua de todas construida en 1505. Estas todas restauradas, y eso las ha salvado del colapso.

Además del casco histórico hay también una parte nueva donde hay más arquitectura barroca y desde aquí, caminando algunos pocos minutos, puedes llegar a los jardines spa que hace mas de cien años enamoraron al rey de Tailandia que fue de visita. Si tienes tiempo se puede visitar el spa del kaiser Wilhem-Bad y caminar por sus jardines y pabellones, dos de ellos regalos del soberano tailandés.

En el parque hay una fuente majestuosa, la Elisabethenbrunnen, cuya agua llega desde las entrañas de la tierra y es una de las mejores aguas minerales del país. ¿Dónde está Bad Homburg? A unos 20 minutos de Frankfurt y hay un tren que conecta ambos puntos regularmente.

Triberg

Este pueblo está en la Selva Negra y es muy pintoresco. Lo habitan alrededor de 5 mil personas y tiene mucho para ofrecer a sus visitantes. Hay edificios de madera, casas pintadas de colores, muchos bares, cafeterías y restaurantes.

Además, es la capital del reloj cucú, la capital mundial. ¿Qué no hay que perderse? El reloj cucú más grande del mundo con dos pisos, de hecho el reloj es del tamaño de un edificio y funciona muy bien. Puedes ver salir al cucú dos veces por hora durante el día. Así como está el reloj más grande también está el reloj cucú más pequeño del mundo.

Así es, hay muchos relojes cucú en venta en el pueblo pero en una tenia está el más pequeño de todos de unas cinco pulgadas nada más. En verdad hay muchos así porque es el típico souvenir que puedes comprar en esta tienda. ¡Apúntalo!

También puedes caminar y conocer las cascadas más altas de Alemania, las Cascadas Triberg que son hermosas. La entrada cierra a las 5pm y cuesta unos 4 euros. Y por favor, no te vayas sin sentarte en un café a degustar una porción de la clásica Schwarzwälder Kirschtorte con bizcocho de chocolate, nata montada, cerezas y más cerezas.

Bacharach

Una aldea encantadora, así podemos definir a una aldea que está en la parte alta del Valle del Rhin, entre el río y colinas sembradas con viñas. Es uno de los pueblos medievales mejor conservados en el país y una parada típica en los cruceros por el río. Pero también puedes llegar en coche o en tren.

Tiene calles adoquinadas, parte de sus murallas medievales originales y algunas puertas y es precisamente desde lo alto de la muralla que puedes disfrutar de unas geniales vistas del río, el pueblo y los viñedos, el viejo castillo y la fortaleza, hoy reconvertida en youth hostel, la Capilla Werner del siglo XIII, la Iglesia de San Pedro y la Postenturn a la que puedes subir.

Füssen

Este pueblo está al sur de Bavaria, a los pies de las colinas que forman parte de los Alpes que separan Alemania de Austria. Es un pueblo pequeño y hermoso que es genial para visitarse todo el año, pero es mucho más encantador envuelto en la blancura de la nieve del invierno.

Füssen es el lugar donde está el famoso castillo de cuentos de hadas Neuschwanstein, pero también está el Castillo Hohenschwangau, la montaña Tegelberg... Si vas en pareja este pueblo es lo más porque puedes vivir una gran experiencia romántica, cenar en alguno de los restaurantes del centro, con comida local, llevarte algún recuerdo de las tiendas de souvenir,, tomar el elevador a la cima de la montaña y terminar con estupendas vistas.

¿Cómo llegas? Puedes tomar el tren en Munich y en solo dos horas de viaje con vistas preciosas llegas aquí.

Assmannshausen

Es Patrimonio Mundial y está en lo que se conoce como el Rhin Romántico, una zona con pueblos y castillos preciosos. Este pueblo en particular está sobre la orilla derecha del Rhin, tiene casas de madera y es famoso por la calidad del vino que produce. El vino es Riesling, como buena parte del Valle del Rhin, pero Assmannhausen es famoso por el vino tinto cuya producción data de 1108.

Los viñedos están sobre las colinas y cuando es temporada de uvas se tiñen de rojo, un verdadero espectáculo. Amén del vino también hay termas aquí, ricas en litio, y muchos senderos para hacer senderismo. El centro tiene restaurantes y cafeterías y tiendas y una increíble basílica del siglo XII.

Rothenburg ob der Tauber

También forma parte de la Ruta Romántica, una ruta que recorre 350 kilómetros a través de bosques y montañas en el territorio de Baviera y Baden-Württemberg. Hay muchos pueblos y aldeas sobre esta ruta pero sin dudas uno de los mejores es este.

Parece un pueblo de cuentos de hadas, con calles adoquinadas, casitas coloridas y con mucha madera. Si vas en diciembre lo mejor es el mercadillo de Navidad. Conserva aún las murallas medievales en el casco antiguo, hay seis puertas originales y una tiene una estrecha escalera que puedes escalar. El recorrido total es de cuatro kilómetros.

También hay museos, el Museo Alemán de la Navidad es uno de ellos y abre todo el año. Finalmente, puedes conocer este pueblo en un clásico day trip desde Nuremberg.

Tübingen

Está al sudoeste de Alemania y es una ciudad universitaria que puedes conocer en un day trip desde Stuttgart. Hay un viejo castillo en la colina desde el que se tienen buenas vistas, hay calles adoquinadas para caminar, un canal con senderos y callejones y escaleras, mercadillos y tiendas, puedes hacer un paseo en bote por el río Neckar.

Si vas en diciembre hay un festival de chocolate, el ChocolART, que dura una semana y es ideal para probar muchas variedades de chocolate. Cerca puedes ir a visitar el Castillo Hohenzollen, el Castillo Lichtenstein, la Abadía de Bebenhausen y la cascada de Bad Urach, entre otros.

Görlitz

Aquí se filmó la película Hotel Gran Budapest de Wes Anderson, pero también algunas escenas de La Ladrona de Libros y de Bastardos sin gloria, por ejemplo. Es un sitio pintoresco, con un casco histórico muy bien preservado en donde destacan el Museo Silesiano y la Iglesia de San Pedro de estilo gótico.

Está en el sudeste de Alemania, en la frontera con Polonia, en el estado de Sajonia. Puedes conocerlo en un day trip desde Dresden o desde Berlín.

Estos son solo algunos de los pueblos de Alemania que son realmente hermosos. Por supuesto hay más y uno podría agregar Cochem, Oberamagau,  Staufen. Tübingen, Meissen, Quedlinburg,  Dinkelsbühl, Goslar, Michelstadt, Miltenberg, Bamberg…

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)