Qué es y cómo se celebra el Día de los Muertos

Día de los Muertos

Es una fiesta que sin dudas el cine ha popularizado en todo el mundo, pero que no en todo el mundo se celebra. Hablo del Día de los Muertos, originario de la religión cristiana pero que del otro lado del Atlántico terminó siendo un claro ejemplo de sincretismo religioso producido por la colonización española de América.

¿Pero qué es y cómo se celebra el Día de los Muertos? Ese es nuestro tema de hoy.

Día de los Fieles Difuntos

Día de los Difuntos

Este día se conmemora el 2 de noviembre y es la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, dentro del catolicismo. Es el día elegido para orar por todos los fieles muertos, y en especial por aquellos que se mantienen aún en el Purgatorio. Todas las iglesias de occidente han acordado en cierto momento respetar un mismo calendario.

Este día, con la ayuda de nuestras oraciones, rezos y misas, podemos ayudar a las almas de los fieles que al morir no han estado limpias de pecados, no han hecho expiaciones ni nada de eso, a alcanzar finalmente la Visión Beatífica y salir del Purgatorio.

La costumbre se instala a partir del 998, porque si bien la iglesia nunca habia descuidado la oración por sus muertos es a partir de este año que se crea un día especial para eso. En el caso de la Iglesia Anglicana, y otras no católicas pero sí cristianas, el 2 de noviembre complementa el Día de todos los Santos, que se celebra el 1 de noviembre.

Lo cierto es que aquí o allá, en esta o en aquella otra iglesia, la idea de este día es tranquilizar las almas de los muertos que aún vagan por el mundo, sin reposo. Después, cada país tiene sus propios festejos aunque sin dudas los de México son de los más populares.

Día de los muertos en México

Día de los Muertos

El 1 y 2 de noviembre se celebra en México el Día de los Muertos. Se trata de una fiesta nacional y desde el año 2003 pertenece a la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, según la UNESCO, ya que se trata de una «expresión tradicional-contemporánea y viviente a un mismo tiempo, integradora, representativa y comunitaria.

Empecemos por partes: el 1 de noviembre es el Día de Todos los Santos, un día en el que se recuerdan los que murieron sin ser santos y beatos y también a los niños. El día siguiente, 2 de noviembre, se ora por todos los que aún no están en el paraíso.

Día de los Muertos

Como hemos visto en muchas películas, aunque ahora mismo se me viene a la mente el film de animación Coco, los mexicanos visitan a sus seres queridos en los cementerios y les preparan altares que incluyen bebidas, alimentos, fotos, flores e inciencso. Se cree que en esos dos días las almas de los muertos pueden regresar para estar con los suyos.

Ahora bien, podríamos pensar que es una tradición llegada con los españoles, pero en realidad representa un ejemplo de sincretismo religioso. Sucede que en la época prehispánica ya se rendía un culto a los muertos, eso ya formaba parte de la cultura americana. Los muertos eran enterrados con sus cosas y la familia hacía una fiesta para que su alma pudiera hacer su propio camino al Mictlán.

Para los antiguos mexicanos, el Día de los Muertos, las almas de los muertos regresaban a su casa, al mundo de los vivos, pasaban un rato con ellos, se nutrían con los alimentos ofrecidos en los altares armados para ese propósito y después regresaban. Es maravilloso, pues aunque la muerte es la desaparición física de la persona, los vivos no sabemos lidiar bien con ella y con estos festejos la muerte se convierte en un símbolo de la vida.

Día de los Muertos

Es cierto que los españoles trajeron consigo rituales propios, pero estos se unieron a las costumbres mortuorias propias de los antiguos habitantes de América (mexicas, zapotecas, tlaxcaltecas, totonacas, texcocanos y otros pueblos). En otro caso de sincretismo religioso ambas costumbres se unieron y coincidieron con el fin del ciclo agrícola del maíz, que ha sido siempre el principal cutltivo local.

Entonces, el Día de los Muertos se celebra el 1 y el 2 de noviembre. El 1 es el Día de Todos los Santos, dedicado a los niños, y el 2 es el de los Fieles Difuntos, los adultos. Las familias mexicanas más tradicionalistas arman para eso un altar de muertos. ¿Qué es esto?

Día de los Muertos

Un altar de muertos es un conjunto de objetos personales del muerto pero también con algunos objetos tradicionales. Hay inciensos, calaveras de dulce, pan de muerto, velas, sal, papael picado y flores de cempasúchil. Si al muerto le gustaba el licor, se coloca una botella, si fumaba, cigarrillos, si era un niño, algún juguete favorito. Y claro, se adornan las tumbas con flores, y a veces estos altares van allí mismo, para ayudar a las almas en su camino a la muerte.

Altar de Muerto

Pero si la familia pretende que el alma de su muerto pueda regresar, aunque sea brevemente al mundo de los vivos, hay que arrojar pétalos de flores y encender velas por todo el camino para que no se pierda. Antiguamente o en pueblos pequeños, ese camino iba del cementerio a la casa familiar.

Hoy en día el Día de los Muertos se celebra en todo el país aunque puede haber algunas variaciones. Uno de los sitios más populares para esas fechas es el pueblo de Mixquic, en la Alcadía de Tláhuac, Ciudad de México. Aquí la tradición es bien mexicana y el 2 de noviembre se encienden velas en todas las tumbas decoradas con flores en un evento llamado oportunamene La Alumbrada.

Oaxaca es otro sitio para visitar pues verás altares de muerto enormes, con varios niveles o escalones que representan a todo el árbol familiar. Más allá de estos lugares destinos como Cuetzalán, en Puebla, o Janitzio, Xochimilco o Pátzcuaro también son populares y coloridos para vivir este ritual que como bien dicen, privilegia el recuerdo sobre el olvido.

Día de los Muertos en otros países

Día de los Muertos

No solo en México se celebra este día, hay otros destinos en América Central como son Guatemala, El Salvador, Panamá o más hacia el sur, Ecuador, el Perú, Bolivia, Venezuela y Argentina, en mucho menor medida y sin ninguna de estas coloridas celebraciones populares.

¿Pero en Europa se celebra el Día de los Muertos? En el caso de España se solía asistir a los cementerios, aunque las generaciones más jóvenes no son muy amigas ya de esta costumbre. También se cocinan ciertos dulces típicos como los «huesos de santo», postres con mazapán, tipo huesitos, a veces rellenos de yemas.  De un tiempo a esta parte los festejos en Barcelona también se han popularizado, de la mano de la Asociación Cultural Mexicano Catalana.

Lo mismo en Francia, de la mano del colectivo Ixteca, o en Alemania de la mano de la Embajada de Mexico que arma un altar de muertos bien tradicional y abierto al público. Bueno, estamos cada vez más cerca del 1 y 2 de noviembre. ¿Tienes una persona fallecida a quien recordar con amor?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*