Qué hacer en Seúl

Me encanta la región de Asia Pacífico y el contraste cultural que se vive cuando se desembarca en un país con otra cultura y otro idioma, donde hay pocos parecidos y muchas diferencias.  Mientras Japón copó nuestra visión de futuro en los ’80 y ’90 hoy en día los coreanos del sur con sus móviles, sus ordenadores y sus telenovelas los han suplantado como destino turístico asiático y curioso.

Hay diferencias entre un país y otro (Japón es más extenso y tiene más ciudades importantes), así que de momento Corea concentra las visitas en Seúl. Veamos qué podemos hacer en Seúl, la capital.

Qué hacer en Seúl

Hablaremos sobre qué podemos visitar de día, qué de noche, qué destinos tradicionales hay, qué podemos comprar y que recorridos turísticos tiene la ciudad pensados para sus visitantes. Empecemos entonces por las atracciones principales:

Uno de los barrios mas encantadores es Myeong-dong. Este es un buen sitio para alojarse porque tiene mucha vida. Es un buen lugar para salir de compras, salir de copas, ver gente, perderse, comprar cosméticos (que las coreanas adoran) y conseguir buenos precios. Hay mucho turismo asiático por aquí así que si puedes hasta consegue hotel o piso porque tienes todo a mano.

El Mercado Dongdaemun es todo un distrito comercial repleto de mercadillos tradicionales, todo alrededor de la Puerta Dongdaemun. Hay 26 centros comerciales que concentran unos 30 mil locales de ropa, zapatos, accesorios, ropa deportiva, juguetes y mucho más.

Por la noche hay un mercado muy popular así que si te lo pierdes de día, te espera de noche. Y hasta puedes ir a cenar pues hay múltiples puestos de comida en el callejón Mukja. Antes de meterte aquí puedes conseguir información en el Centro de Información Turística de Dongdaemun que está enfrente de la salida 14 de la estación Parque Cultural e Histórico Dongdaemun.

El otro mercado popular es el Mercado Namdaemun. Tiene mas de 10 mil puestos, todos ubicados en los alrededores de la puerta del mismo nombre que es al mismo tiempo una de las puertas medievales sobrevivientes de la vieja ciudad. Buenos precios, mucha mercadería, la visita obligada. De la época medieval queda también la Muralla. Fue construida originalmente en 1396 y recorre 18.6 kilómetros a lo largo de muchas montañas y a una altura de entre siete y ocho metros.

Alguna vez tuvo ocho puertas, construidas a finales del siglo XIV, pero solo quedan seis. Hay seis recorridos recomendados de entre una y tres horas de duración así que un día con sol mi consejo es que optes por uno y te lances a la aventura. La Muralla cuenta con su propio sitio web y la información está en inglés y es muy completa.

Para capítulos históricos está el Palacio Gyeongbokgung construido por la Dinastía Joseon en 1395. Está en el centro de Seúl, Hanyang, y es el más grande de todos los palacios alguna vez construidos por esta dinastía en la península. En los ’90 fue reconstruido y restaurado porque los japoneses lo arruinaron durante la ocupación, pero después de dos décadas de intenso trabajo ya esta como nuevo y alberga el Museo nacional Folclórico y el Museo del Palacio Nacional. Abre, en general, de 9 am a 5 pm y cierra los martes.

La Torre Namsan la verás de día y de noche pues es la postal más clásica del skyliner de Seul. Data de 1969 y es una torre de trasmisión de radio y TV. Abrió al público en los ’80 y cuenta con un observatorio digital, una terraza al aire libre, un par de restaurantes y un sistema de iluminación nocturna encantadora. Con el observatorio ofrece vistas de 360 º y verás en 32 pantallas LCD los 600 años de historia de Seúl.

El observatorio abre de 10 am a 11 pm y los sábados hasta la medianoche. No dejes de ir al baño, ¡las vistas son geniales!. El ticket del observatorio cuesta 10.000 won y un combo de cervezas 16.000 wons. Si vas con dólares al cambio ganas un poco porque el won está apenas por debajo del dólar.

Nos queda ahora hablar de Insa-dong. Es un barrio más tranquilo y típico pues es posible toparse con mujeres vestidas con el traje tradicional coreano, el Hanbok. Es el sitio para visitar una casa de té de madera, comprar comida o souvenires tradicionales o boutiques de moda.

Los domingos las calles se cierran al tránsito de coches así que es mejor todavía. Por la noche también puedes visitar el Arroyo Cheonggyecheon.

Es un arroyo de 11 kilómetros que cruza el centro de la ciudad y fue creado en un proyecto de renovación urbana. En realidad ya existía en los tiempos antiguos pero se había cubierto después de la Guerra de Corea para hacer pasar una autopista. El proyecto voló la autopista e hizo aparecer de nuevo el arroyo y hoy es la postal más linda de Seúl. Tiene 22 puentes, cuenta con su propio museo y por las noches se ilumina.

Si te gusta la cultura pop coreana, tan en boga con las telenovelas (los k-dramas) y los grupos de k-pop (que recuerdan a Mecano, Menudo o los Back Street Boys), entonces enfila rumbo a Hongdae. Es el distrito de la música y el arte de la nueva onda coreana, hay gente en las calles, tiendas y demás.

Finalmente, Seúl también cuenta con su propio autobús turístico: el ticket es válido por todo el día y es de los sube y baja así que puedes aprovecharlo bien. Son vehículos de dos pisos que se detienen 18 veces.

Si quieres conocer la ciudad a pie también tienes esa posibilidad pues están los Seoul City Walking Tours diseñados especialmente para los turistas y con guías que hablan varios idiomas. La reserva se hace online en dobo.visitseoul.net y la visita incluye los palacios reales, fortalezas, templos antiguos y la Villa Hanok Bukchon.

Yo creo que estas son las visitas turísticas básicas en Seúl. Con cuatro días te alcanza para hacerlas, e incluso con menos si te organizas bien y el clima te acompaña. Si todavía no conoces Corea del Sur que el tío loco del norte no te asuste. ¡Organiza tu viaje!

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *