Que hacer en Tenerife

¿Qué te parece conocer Tenerife hoy? Comenzamos la semana con la más grande de las siete Islas Canarias, un gran destino de viaje si te gusta la naturaleza, que recibe visitantes durante todo el año.

Hoy, entonces, nuestro artículo será sobre qué hacer en Tenerife.

Tenerife

Como dijimos Tenerife es la isla más grande y una de las más pobladas de las Canarias. Viven aquí casi un millón de habitantes estables pero cada año se suman millones de turistas pues es, sin dudas, uno de los destinos turísticos más populares de España, sino el más popular.

Hay dos aeropuertos, el del Sur y el del Norte, y la capital es la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. La isla es el resultado de la fusión, hace millones de años, de tres islas que a su vez emergieron tiempo antes de las profundidades del Atlántico y tomaron forma a partir de la actividad volcánica. Así, tiene paisajes variados, desde altas montañas (la montaña más alta de España está aquí, el Monte Teide), hasta playas de ensueño, que brillan doradas bajo el sol.

Qué ver en Tenerife

Primero, la capital. Siempre las ciudades son una buena puerta de entrada. Santa Cruz está en el extremo este de Tenerife y tiene uno de los puertos más antiguos sobre el océano Atlántico. Desde aquí partieron muchos barcos rumbo a América y se desarrolló muy rápido en el siglo XIX. Hoy es una gran ciudad y del puerto ya no parten expedicionarios o inmigrantes sino cruceros rumbo al Caribe.

Si te gusta la onda de los autobuses sin techo puedes coger el que te lleva por la ciudad. Es del estilo sube y baja y te permite conocer un montón de sitios emblemáticos de la ciudad: El Auditorio, el Parlamento, la Universidad La Laguna, la Plaza de España, la Plaza de la Candelaria… Es un buen tour si no vas con tiempo o quieres dar un vistazo antes de volver a lo que realmente te interesa.

Que sea ciudad no quiere decir que no puedas escaparte a una playa. Aquí la mejor es la Playa de Las Teresitas, una playa de arenas doradas de kilómetro y medio con palmeras y aguas calmas y briza agradable. Es considerada una de las playas más hermosas del norte de Tenerife. Está entre las Montañas Anaga, justo a las afueras de la capital, en la aldea de San Andrés. Si no te gusta la gente no vayas un fin de semana pero si vas pocos días no te la pierdas, en especial si no conoces una playa estilo caribeña.

Obviamente, aquí el evento más popular es el carnaval. Entre febrero y marzo la ciudad cobra vida durante semanas, se llena de gente disfrazada, hay desfiles y bailes toda la noche y sin dudas se vuelve muy divertida para quienes son party people.

Después de Santa cruz está Masca. Se trata de un destino hermoso que está al noroeste de la base de las Montañas Teno. Se trata de una pintoresca aldea que puede ser difícil de alcanzar pero que bien vale la pena el esfuerzo y el viaje. Barrancos profundos, vegetación verde y exuberante, un escenario que corta el aliento. Digamos que es un sitio mágico. Caminando unas tres horas desde la aldea se llega a la Bahía de Masca y ahí tienes otro escenario tremendo.

Desde la bahía tienes dos opciones para regresar, o volver caminando, cosa que es dura, o tomar un bote hasta Los Gigantes. Hay altos acantilados de distintos colores, los gigantes, aguas tibias, precipicios abrumadores y un pueblo de nivel con marina, restaurantes y bares sobre un mar turquesa. ¿Hermoso? Por supuesto.

Lo cierto es que Tenerife tiene muchas rutas, tanto si llegas en coche o alquilas uno como si te gusta el ciclismo. En la propia web se te ofrecen los recorridos que incluyen paseos por pinares, el Camino de Santiago, fusiones entre mar y montaña, viñedos, de la elaboración de miel, una que pasa por castillos, otra que en cierto momento del año recorre almendros en flor, una ruta de museos y rutas históricas…

Recorriendo Tenerife te toparás con muchos miradores: Mirador de Archipenque, de Ayosa, de Baracán, de Chivisaya, de Cruz de Hilda, El Boquerón, Mirador de Cumbres del Norte, Mirador de Cruz del Carmen.

¿Qué playas recomendamos en Tenerife? Pues hay playas de arenas doradas y también de arenas negras. Está el Complejo Playa Jardín, con la Playa Chica y la Punta Brava, un sitio muy conocido en Puerto de la Cruz y rodeado de jardines. Una playa tranquila es la Playa Alabama que está junto a un hotel: aguas tranquilas, arenas doradas, junto a un acantilado, con forma de concha y el mejor sitio para perder la vista cuando es el atardecer.

Otras playas son la Playa de Ajabo, de arenas negras, la Playa de Alcalá, la de Almáciga, la Playa de Antequera, recóndita y de difícil acceso a pie, la Playa de Arenisco, la Playa de El Bobo, al sur de la isla, la completa y servicial Playa de El Camisón, la encantadora y sureña Playa de El Médano, la Playa de El Socorro, genial para surfistas, la Playa de La Arena, negra y con grava, La Jaquita, La Pinta o la Nea, con un ancho y 25 metros y un largo de 210 metros.

Hay muchas más playas, todo depende de porque lado de la isla te muevas o si planeas recorrerla. Siguiendo con la naturaleza de Tenerife no puedes dejar fuera el Parque Nacional del Teide, Patrimonio Mundial. Es un ejemplo de vulcanismo, un paisaje sobrecogedor que tiene, como dijimos más arriba, el pico más alto de España con 3718 metros. Hay cientos de conos, cuevas, coladas, una caldera y el estratovolcán de Tedie-Pico Viejo, únicos en el mundo.

El parque tiene 19 mil hectáreas, enorme. Puedes llegar en autobús desde Puerto de la Cruz o desde Costa Adeje o en coche. Si vas en coche es mejor porque puedes recorrer todo el parque y la mejor ruta es subir por una ruta y bajar por otra. Las cañadas del Teide forman la caldera de 17 metros de diámetro y allí ves el Pico del Teide con sus 3718 metros de esplendor, siendo el tercer volcán más alto del mundo.

Puedes además usar el teleférico, con la estación base a 2.356 metros de altitud y la terminal a 3.555 metros. Entre una y otra hay ocho minutos y es un vuelo fascinante. Desde la terminal puedes seguir subiendo por una ruta que te deja en el cráter. Serán 40 minutos de andar y no es fácil pero las vistas de las islas y el mar valen la pena. Eso sí, no puedes lanzarte así como así a la aventura y debes tramitar un permiso especial en el parque nacional, online y con tiempo. No pagas por él pero debes establecer una fecha.

En el parque también hay una red de senderos, rutas autoguiadas, o con la guía de profesionales todos los días menos para estas fechas: 25 de diciembre y 1 y 6 de enero. Los caminos varían en recorrido y dificultad así que debes estar consciente de tus aptitudes.

Otra cosa que puedes hacer es visitar el IAC (Instituto Astrofísico de Canarias). La empresa Volcano Life ofrece visitas guiadas en varios idiomas. La reserva es online. También dentro del parque está el Jardín Botánico. 

Si quieres sumar algo de historia entonces puedes conocer los cascos históricos de varias aldeas y pueblos de la isla: el centro histórico de Garachico, de Buenavista del Norte, de Arona, el de Guía de Isora, el centro histórico de Güimar o el de Icod de los Vinos, y me estoy quedando super corta porque hay muchas aldeas y pueblos cuyos corazones históricos son encantadores. También hay museos así que como ves Tenerife tiene un poco de todo.

Como ves, nadie puede aburrirse en Tenerife.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?