Qué pasó en Pompeya con el volcán Vesubio

Ruinas de Pompeya

Una de las visitas más interesantes que puedes hacer en Italia es visitar las ruinas de la ciudad romana de Pompeya. Es una gran experiencia y sin duda pondrá en contexto las películas o serie de TV que hayas visto sobre esta famosa y trágica ciudad.

Así que hoy, en Actualidad Viajes, veremos qué pasó en Pompeya con el volcán Vesubio.

Pompeya

Pompeya

Pompeya fue una ciudad romana situada cerca de Nápoles, en la Campania italiana. Cerca estaba, y aún se alza, el volcán Vesubio, el artífice de este drama histórico que a pesar del dolor nos ha permitido adentrarnos en la forma de vida de los romanos.

El Monte Vesubio es un estratovolcano que está en el sur de Italia. Es popular porque precisamente en el año 79 d.C hizo erupción y fue un evento trágico y destructivo. Era otoño y el volcán estalló de manera violenta. ¿Viste la película Volcán, protagonizada por Linda Hamilton y Pierce Brossnan? ¿Esa en la que el volcán despedía una super nube de cenizas y piedras que cubría un pueblo de montaña? Bueno, eso fue lo que sucedió en Pompeya.

Se calcula que el Vesubio liberó cien mil veces la energía termal de las bombas atómicas que cayeron en Hiroshima y Nagasaki, y la nube piroplástica que salió disparada de su boca se tragó no solo Pompeya sino también Herculano, otra ciudad no muy lejana.

Pompeya

Se calcula que la población de ambas ciudades llegaba a 20 mil personas y en las ruinas, excavadas siglos después, se encontraron los restos de 1500 personas. Por supuesto, la verdadera cantidad de muertos no se conocerá nunca.

Lo cierto es que los habitantes de Pompeya y Herculano estaban acostumbrados a los terremotos, de hecho, pocos años antes había habido un terremoto bastante fuerte, así que nada sorprendía a la gente de aquí. Pero entre ese terremoto y la erupción del Vesubio todo fue reconstruido, según lo ha podido descubrir la arqueología. Hasta que el volcán dijo aquí estoy de nuevo.

La actividad en el volcán comenzó unos días antes, pero cuando explotó todo ya no había salvación. Primero hubo una lluvia de cenizas que duró alrededor de 18 horas, así que muchos de los ciudadanos lograron huir y llevarse sus pertenencias más valiosas. Después, durante la noche, la boca del volcán escupió una nube piroplástica: veloz, con cenizas y piedras, que avanzó mortalmente y de manera sofocante sobre los campos aledaños y la ciudad, hasta la costa.

Durante el segundo día el volcán se calmó por fin, pero había dejado ya tierra arrasada. Se pudo calcular que la temperatura llegó a los 250º, causando muerte inmediata incluso a la gente que estaba refugiada dentro de los edificios. Los arqueólogos han encontrado cuerpos calcinados cubiertos de más de doce capas de material volcánico. Cualquiera de las películas que circulan por ahí da muestras del trágico evento.

Pompeya

Lo cierto es que se cree que la erupción tuvo lugar a fines de octubre y que, a pesar de que la ciudad fue visitada por el emperador Tito y recibió donaciones del tesoro imperial para ayudar a las víctimas, no se reconstruyó. Con la ciudad semienterrada llegaron después los ladrones y empezaron a llevarse lo que de valor pudieran encontrar o materiales de los edificios. Por ejemplo, estatuas de mármol.

Pero con el paso del tiempo la ciudad cayó en el olvido. Y hubo otras erupciones que ocultaron lo poco que se veía aún de Pompeya. Así fue hasta 1592 cuando el arquitecto Domenico Fontana encontró parte de una muralla con pinturas e inscripciones. Estaba construyendo un acueducto subterráneo, pero decidió no dar a conocer el hallazgo.

Más adelante otros se toparon con ruinas y se llegó a suponer con acierto que Pompeya estaba escondida debajo de la zona que se conocía por aquel entonces como La Civita. Lo mismo ocurrió con Herculano, redescubierta en 1738. Pompeya, por su parte, siguió saliendo a la luz cuando los franceses ocuparon Napoles entre fines del siglo XVIII y comienzos del XIX.

Desde entonces se ha excavado mucho y en el siglo XIX se dieron importantes hallazgos, los cuerpos calcinados, por ejemplo. Fue Giuseppe Fiorelli quien descubrió, por ejemplo, como conservar esos cuerpos inyectandoles yeso. Con el tiempo el yeso se suplantó por resina, más durable y menos destructiva de los huesos.

cuerpos de Pompeya

Las excavaciones en Pompeya continuaron durante el siglo XX, con menor o mayor suerte, y hasta tuvieron que sobrevivir un terremoto en 1980. Hoy por hoy las excavaciones continúan pero mucho se concentra en preservar las ruinas, no es excavaciones nuevas. Y aún así se siguen encontrando cosas maravillosas: el esqueleto completo de un perro, una carroza ceremonial hecha de bronce, jarras de cerámica y la tumba de un esclavo libre llamado Marcus Venerius Secundio.

Hoy en día las ruinas de Pompeya son Patrimonio Mundial y uno de los tesoros turísticos de Italia, siendo visitada por millones de personas por año.

Visitar las ruinas de Pompeya

anfiteatro en Pompeya

Sin dudas la ciudad es una ventana al pasado romano que no puedes perderte si vas de viaje a Italia. Si quieres saber qué pasó en Pompeya con el volcán Vesubio, no hay fotografía o documental que pueda suplantar una visita en persona. Los tickets puedes comprarlos online, pero ten en cuenta que los sábados y domingos solo es online y se pueden conseguir un día antes de la visita.

  • Horarios de apertura: del 1 de abril al 31 de octubre abren de 9 am a 7 pm, siendo la última entrada a las 5:30 pm. Entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo abre de 9 am a 5 pm, cierra a las 5 pm pero se puede ingresar solo hasta las 3:30 pm. Cierran el 25 de diciembre, el 1 de mayo y el 1 de enero.
  • Entradas: se puede ingresar a las ruinas desde Porta Marina, desde Piazza Anfiteatro y desde Piazza Esedra. Si quieres visitar el Antiquarium es mejor entrar por la Piazza Esedra.
  • Precios: el ticket completo cuesta 16 euros. Si ingresas por la Porta Marina o la Piazza Esedra puedes apuntarte a una guía, de 9 am a 1 pm.
  • Otros: también puedes comprar un ticket conjunto que reúne Pompeya y el Monte Vesubio o la ciudad de Herculano y el monte. Se llega a la cima del Vesubio, a la boca del cráter, y las vistas del Golfo de Nápoles son maravillosas.
¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*