Qué ver en Ávila en un día

Imagen| Wikipedia

Las murallas medievales de Ávila son el emblema de esta longeva ciudad castellano-leonesa. En España la mayoría de ellas se levantaron en tiempos de la Reconquista, cuando era necesario defenderse de las incursiones del enemigo y una vez concluida, el paso del tiempo y de los acontecimientos provocaron que muchas cayesen en ruinas y otras, afortunadamente, lograron conservarse y convertirse en un atractivo turístico en la actualidad.

Sin embargo, Ávila es mucho más que sus murallas. La catedral, el Real Monasterio de Santo Tomás, el Museo de Santa Teresa, la iglesia de San Pedro… Esta ciudad ubicada a una hora y media de Madrid es perfecta para realizar una escapada y empaparse de historia y cultura. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985 por la Unesco. A continuación realizamos un recorrido para saber qué ver en Ávila en un día durante una brevísima escapada.

Al igual que sus murallas, las raíces de esta ciudad se encuentran a finales del siglo XI, durante la Reconquista. No obstante, su apogeo lo vivió en el siglo XVI cuando Santa Teresa de Jesús la convirtió en un destino místico y espiritual muy importante en España. Vayamos, paso a paso, conociendo algunos de los rincones más importantes de Ávila.

Las murallas

El escenario en el que se construyen las murallas de Ávila es el medieval y su aspecto permanece más o menos inalterable al de aquel entonces. Tienen un perímetro de unos 2,5 kilómetros con más de 80 torres almenadas semicirculares y 9 puertas principales, incluida la arqueada El Alcázar, en la zona este.

Admirarlas desde abajo es una sensación increíble pero también es posible otear el horizonte encima de ellas y sentirse como un antiguo guerrero, ya que existen secciones largas que se pueden recorrer caminando.

De las murallas de Ávila no conocemos los detalles de su construcción, ni tampoco los nombres de las personas que participaron en la misma, aunque se piensa que probablemente trabajasen cristianos y mudéjares.

Las murallas se encuentran en buen estado de conservación pero para ello fueron necesarias diversas labores de mantenimiento que se sucedieron periódicamente desde su construcción y en los últimos tiempos con el fin de hacer posible un uso turístico. A las murallas de Ávila se puede acceder por tres puntos diferenciados: el primero es la Casa de las Carnicería (junto al ábside de la catedral), el segundo es la Puerta del Alcázar y el tercero es la Puerta del Puente (tramo accesible) complementándose con un cuarto punto de salida en la Puerta del Carmen.

El acceso a las murallas de Ávila tiene un precio de 5 euros la entrada general y 3,5 euros la entrada infantil. No obstante, la visita es gratuita los martes.

Catedral de Ávila

Imagen| Pixabay

Está considerada como la primera catedral gótica de España, la cual se construyó sobre los restos de un templo anterior siguiendo un estilo de templo-fortaleza siendo su ábside uno de los cubos de la murallas de la ciudad.

Empezó a levantarse en estilo románico hacia el siglo XI pero con el paso del tiempo devino en un estilo gótico, terminando por finalizarse hacia el siglo XV. La catedral de Ávila tiene planta de cruz latina formada por tres naves, crucero y cabecera semicircular con capillas entre los contrafuertes.

En su interior hay un impresionante retablo realizado por Vasco de la Zarza en el altar de la capilla mayor que cuenta con pinturas de Juan de Borgoña y Pedro de Berruguete con escenas de la vida de Cristo. La sacristía y el claustro pertenecen al siglo XV y son de estilo gótico.

En el altar de la capilla mayor hay un magnífico retablo realizado por Vasco de la Zarza con pinturas de Pedro Berruguete y Juan de Borgoña con escenas de la vida de Jesús. El claustro y la sacristía son de estilo gótico del siglo XV.

Fue declarada Monumento Histórico Artístico en octubre de 1914. Para visitarla el precio de la entrada general son 6 euros, jubilados 5,50 euros y reducida 4,50 euros.

Basílica de San Vicente

Imagen| Wikimedia

Es el templo católico en mayor importancia tras la catedral de Ávila y el más grande de estilo románico en la ciudad. Según cuenta la tradición, la basílica se levantó en el lugar donde fueron depositados los cuerpos de dos mártires del cristianismo en los tiempos de Diocleciano.

Se trata del gran ejemplo del románico en Ávila que con sus proporciones cuidadas y la influencia foránea es un ejemplo único del arte hispano en este estilo. Su construcción empezó en el siglo XII y finalizó en el siglo XV. La Basílica de San Vicente tiene planta de cruz latina con tres naves de seis tramos y un brazo de crucero. Presenta, además, la peculiaridad de contar con un triforio gótico sobre las naves laterales.

Constituyen lo mejor de la escultura románica de Ávila los capiteles historiados de la capilla mayor, la portada occidental y el cenotafio de los santos en el que se relata el martirio de los santos Vicente, Cristeta y Sabina. La galería porticada de la Basílica de San Vicente se construye en el siglo XV.

La entrada general a la Basílica de San Vicente es de 2,30 euros mientras que la reducida es de 2 euros. La visita es gratuita los domingos.

Convento y Museo de Santa Teresa

Imagen| Wikimedia

La ciudad de Ávila y la figura de Santa Teresa de Jesús van de la mano. Esta monja y escritora española del siglo XVI está considerada como una de las grandes maestras de la mística cristiana. Sobre su casa natal se levanta la iglesia que forma conjunto con el convento carmelitano, orden que la santa fundó. Por debajo, se encuentra el actual museo teresiano, único en el mundo para conocer su vida, obra y mensaje.

Adosada a la iglesia se construyó el convento. Del templo podemos contemplar su sobria fachada e interior propio del estilo carmelitano. Dentro encontramos obras del genial Gregorio Fernández como el Cristo atado a la columna. Respecto al convento, en la actualidad es residencia de una comunidad de carmelitas descalzos y un albergue para peregrinos.

Ayuntamiento y plaza del Mercado Chico

Imagen| Marcos Ortega en Minube

La plaza del Mercado Chico es la plaza mayor de Ávila, centro neurálgico de la ciudad. En ella podemos encontrar el Ayuntamiento y la iglesia de San Juan Bautista. Los orígenes de la plaza se hallan a finales del siglo XI cuando Ávila empieza a repoblarse mientras que las raíces del Ayuntamiento las encontramos en tiempos de los Reyes Católicos, quienes ordenaron construir un lugar para la celebración de las reuniones del Concejo, que hasta entonces se hacían en la puerta de la iglesia de San Juan, también integrada en la plaza.

Hacia el siglo XVIII, la plaza del Mercado Chico y el Ayuntamiento se encuentran en estado ruinoso por lo que el Concejo comienza un proyecto de restauración para mejorar su aspecto, dando lugar a una plaza regular con soportales. A mediados del siglo XIX se edifica el actual Ayuntamiento siguiendo un estilo arquitectónico isabelino.

Jardín de Sefarad

Imagen| Diario de Ávila

La presencia de la comunidad judía en Ávila se remonta al siglo XI con los primeros pobladores, también cristianos y musulmanes. Ávila fue un foco de vida intelectual y espiritual, donde floreció una importante escuela talmúdica. En los años anteriores a la expulsión, bajo el reinado de los Reyes Católicos, la aljama de Ávila fue la más numerosa del reino de Castilla y muchas sinagogas compartían el espacio urbano con templos de otros credos.

En los terrenos ubicados detrás del convento de la Encarnación, se descubrió en 2012 con motivo de unas obras un gran número de estructuras funerarias judías, quienes enterraban a sus muertos en este espacio entre los siglo XII y XV.

El Jardín de Sefarad es un homenaje a la presencia de los sefardíes en la España medieval. En el centro de estos jardines se eleva un túmulo funerario en el que se depositaron los restos extraídos de las tumbas excavadas. Un espacio al aire libre para la reflexión y el disfrute del buen tiempo.

Éstos son algunos de los lugares que ver en Ávila en un día. Sin embargo, una visita más detallada nos permitirá conocer el alma de esta ciudad castellano-leonesa aunque estos seis lugares son un buen modo de empezar. Si os queda algo de tiempo podéis acercaros al Real Monasterio de Santo Tomás, al Palacio de los Serrano, al Palacio de los Bracamonte, al Torreón de los Guzmanes o a la Ermita del Humilladero, entre muchos otros sitios emblemáticos de Ávila.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

España, Que ver

Dicen que hay tantos tipos de viajeros como personas en el mundo. A lo largo de mis viajes me percaté de la variedad de intereses con los que nos podemos topar, por ello en Actualidad Viajes te daré los datos que necesitas para disfrutar al máximo de tus vacaciones en cualquier rincón del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*