Qué ver en Burano

Burano

Burano puede no ser tan conocido como la propia Venecia, pero se trata de una pequeña isla que gracias al turismo de esta ciudad de Italia se está volviendo muy popular. Burano es una isla que pertenece a la laguna de Venecia y que cada año es visitada por cientos de personas en busca de un lugar realmente idílico y diferente. Conocida como la ciudad de las casas coloreadas, su estampa se ha vuelto muy habitual entre los que visitan Venecia, ya que un pequeño viaje en vaporetto nos lleva hasta ella.

Burano es un lugar que se puede visitar fácilmente y que sin duda es uno de esos pequeños viajes que se hacen una vez se llega a destino. Sabemos que el gran viaje nos lleva a Venecia, pero debemos hacer un alto en el camino un día para deleitarnos con todo lo que nos puede ofrecer la isla de Burano, tan cerca de la ciudad de las góndolas.

Cómo llegar a Burano

El transporte en Venecia puede llegar a ser confuso, ya que debemos tomarnos los vaporettos como lo haríamos con las líneas de autobuses. Hay líneas que salen desde Fondamenta Nuove y San Zaccaria hasta Burano pero también las hay que necesitan combinar varias líneas para llegar a esta isla y que pueden pasar por otros sitios interesantes como Murano. Sin duda lo interesante es buscar una línea que nos resulte cómoda en cuanto a ubicación y a horario. Si no queremos ataduras, podremos movernos por nosotros mismos y ver Burano durante un día o medio día, ya que se ve fácilmente. Por otro lado, podemos comprar los pases al vaporetto por viaje o bien por días, según nos resulte más rentable si nos vamos a mover por la laguna de Venecia más días.

Otra de las opciones que tenemos con la isla de Burano es coger algún tour guiado. No a todas las personas les gusta esta idea porque tiene unos horarios fijos y no podemos movernos libremente, pero hay a quien le resulte cómodo. Podemos consultar en nuestro alojamiento o en las guías turísticas algún tour en el que vaya el viaje incluido. Es una idea muy cómoda porque sabemos horario de salida y llegada y no tendremos que preocuparnos por nada más que por disfrutar de la isla.

Curiosidades de Burano

La isla de Burano está a tan solo siete kilómetros de la ciudad de Venecia. Se compone de cuatro islas más pequeñas atravesadas por tres canales que hacen que parezca una Venecia en versión miniatura. Hasta el año 1923 fue independiente, momento en el cual se anexiona a Venecia. Como es una isla pequeña se puede recorrer en menos de un día a pie tranquilamente, por lo que solo tendremos que preocuparnos por coger la ida y vuelta del vaporetto.

El campanario inclinado de Burano

Al parecer en Italia hay cierta inclinación a tener monumentos inclinados. Aunque no llega al nivel de la Torre de Pisa, tenemos el campanario inclinado de Burano que es una figura que podremos ver fácilmente en la isla. Este campanario tiene 53 metros de altura y muestra una clara inclinación de casi dos metros respecto al eje, lo que hace que llame la atención. Este se debe a cierto hundimiento del suelo en el que se asienta. El puente de la calle Giudecca es el mejor lugar para sacar fotografías de la torre inclinada.

Museo del Encaje

Si Murano es reconocido a nivel mundial por el cristal, en Burano son expertos en la producción de encaje. Este museo se encuentra en la Escuela de Encaje y en él se pueden ver piezas antiguas y la historia de este material desde hace siglos, por lo que puede resultar interesante. Se encuentra en la Piazza Galuppi, que además es uno de los lugares más animados en la ciudad, en donde podremos encontrar restaurantes y tiendas. Es en este lugar en el que podremos encontrar pequeñas tiendas para comprar souvenirs y algunos restaurantes que ofrecen sus mejores platos. Es el lugar más concurrido de la isla pero el que tiene más entretenimiento. En este lugar también está la única iglesia de la isla, la iglesia de San Martín.

Las casas de colores

Casas en Burano

Si algo nos viene a la mente cuando pensamos en la ciudad de Burano son precisamente sus casas de colores. Estas casas destacan por ser muy coloridas, con tonos fuertes y distintos, lo que conforma un aspecto muy pintoresco junto con los canales. Precisamente por ser una de las ciudades más coloridas del mundo es un lugar que vale la pena ver. Hay que pasear tranquilamente por sus calles para poder ver esas bonitas casas de colores de las que sacaremos muchísimas fotografías. Sin duda son el fondo ideal para sacar fotos para el recuerdo. Especialmente destacan lugares como la llamada casa Bepi, con formas geométricas y muchos colores distintos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*