Qué ver en Écija

Qué ver en Écija

Écija es el nombre del municipio y de la ciudad, situados en la provincia de Sevilla, en Andalucía. Se suele decir de este lugar que es una ciudad museo y sin duda hay que recorrerla tranquilamente para admirar cada lugar. Desde los patios andaluces típicos a las fachadas e iglesias. Un lugar que a pesar de no ser tan popular siempre sorprende gratamente a sus visitantes.

Descubre qué ver en Écija si vas a hacer una pequeña escapada esta temporada. Es hora de comenzar a pensar en los pequeños viajes que harás en este año, que estará lleno de nuevos destinos por descubrir y Écija podría ser uno de ellos. Además, es una ciudad que sorprende por todo lo que ofrece.

Ruta por las torres

Torres en Écija

La ciudad de Écija también es conocida como la ciudad de las torres, ya que cuenta con muchos campanarios y espadañas. En total tiene 11 torres y 13 espadañas. La más alta de todas es la de San Gil, que cuenta con 52 metros de altura. El día 8 de diciembre es la festividad del Día de la Inmaculada, por lo que al medio día suenan todos los campanarios en la ciudad. Buscar todas y cada una de estas torres puede ser una buena forma de ver a ciudad y de descubrir su historia.

La Casa del Gremio de la Seda

Casa Gremio de la Seda

Este es otro de los edificios que no hay que perderse en la ciudad de Écija. Se encuentra cerca de la Plaza de España y era el lugar en donde estaba el gremio de la seda. Por dentro está muy renovado pero lo más interesante se puede ver en su fachada, con sus decoraciones y sus bellos balcones.

El mercado y la plaza de abastos

Aunque el mercado de la ciudad no es un lugar de especial interés en cuanto a su arquitectura, lo cierto es que se trata de un lugar que se suele visitar por varios motivos. En este mercado se pueden encontrar los mejores productos frescos para sorprender a nuestro paladar. Y además suele ser uno de los lugares más auténticos de las ciudades, en donde podemos ver el verdadero ambiente y a sus gentes.

Museo Histórico

Museo de Écija

El Museo Histórico se encuentra situado en el Palacio de Benamejí que fue comprado por el ayuntamiento a finales del siglo XIX. Hasta el año 1996 albergó al regimiento de la caballería del Ejército, pero desde entonces es un museo. Además, algunas de sus salas se utilizan para realizar eventos que pueden ser de interés. Esta zona cuenta con mucha historia y restos arqueológicos, por lo que ha supuesto una gran labor conseguir reunir piezas que con el tiempo y el espolio habían terminado en otras manos. Especialmente importantes resultaron los restos de los romanos, ya que esta ciudad fue un punto importante para esta civilización. Destaca la pieza de la Amanzona Herida. Esta escultura es una de las tres que hay en el mundo y la que mejor se conserva. Además, su aspecto original era policromada aunque hoy solo se vea el mármol desnudo. La importancia de los restos es tal que ya se está trabajando en un parque arqueológico para la ciudad.

Plaza de España

Plaza de España

Esta plaza es conocida en la ciudad como el Salón. Es la plaza principal y el lugar en el que podemos poner como punto de partida para ver la ciudad. En este lugar se hicieron grandes descubrimientos arqueológicos, puesto que contaban con ellos bajo tierra y aparecieron al proyectar un parking subterráneo en la zona. Además de los restos arqueológicos se encontró un cementerio musulmán. Este es la zona en la que podremos descansar tomando algo mientras descubrimos cómo van esos yacimientos arqueológicos.

Palacio de los Marqueses de Peñaflor

Palacio de Peñaflor

Este es el primer palacio de estilo barroco que se levantó en la ciudad. Es conocido también como los balcones largos y data del siglo XVIII. Ha sido protegido como Bien de Interés Cultural pero en la actualidad también se le pide al ayuntamiento que asuma su rehabilitación, ya que está en cierto estado de deterioro. No obstante, sigue siendo un bello palacio con una fachada impresionante que nos habla de un estilo barroco muy marcado.

Iglesia de San Juan

Iglesia en Écija

Esta iglesia es digna de visitar porque cuenta con varios puntos de interés. Uno de ellos es que la antigua iglesia en ruinas es el patio de entrada a la nueva iglesia. La anterior quedó casi destruida por el terremoto de Lisboa y se pueden ver esos restos y su estructura perfectamente. Este patio por tanto es un lugar histórico que se utilizar para diversos eventos en la ciudad. También destaca la torre de esta iglesia, con decoraciones barrocas, pintura en tonos rojizos y un estilo que llama la atención desde el patio de entrada. Además, se puede subir a ella para ver la ciudad desde las alturas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?