Qué ver en el barrio de Montmartre en París

Sagrado corazon

Viajar a París es un sueño para muchas personas porque se trata de una bellísima ciudad que tiene mucho que ofrecernos. Desde terrazas a orillas del Sena a su increíble Torre Eiffel o lugares que son parte de la historia como Notre Dame. Pero es que además cuenta con bellos barrios que hay que visitar con toda tranquilidad para disfrutar de todos sus rincones, como el famoso barrio de Montmartre.

Montmartre se encuentra en el XVIII Distrito de París, una zona que sobre todo es conocida por su colina, en donde se encuentra la Basílica del Sagrado Corazón. Es una de las muchas zonas turísticas en la ciudad de París, por lo que vamos a ver todo lo que se puede ver este barrio bohemio de París.

La historia de Montmartre

Este barrio parisino de Montmartre es una antigua comuna francesa que pertenece al departamento del Sena. En 1860 se unió a París como el distrito del que hablamos, el XVIII. Este barrio fue durante el siglo XIX un lugar muy bohemio en donde habitaban muchísimos artistas. Era un lugar que también tenía mala fama por la gran cantidad de cabarets y burdeles que había. En este barrio habitaron artistas tan importantes como Edith Piaf, Pablo Picasso, Vincent Van Gogh o Toulouse Lautrec entre muchos otros. Era el ambiente bohemio y artístico lo que realmente le daría fama a este barrio de París, ya que no es el que cuenta con más monumentos. Aunque ese toque bohemio fue decayendo con los años, hoy en día sigue siendo un barrio turístico en la ciudad.

Basílica del Sagrado Corazón

Monmartre

Una de las primeras cosas que deberíamos ver es la Basílica del Sagrado Corazón que se encuentra en lo alto de la colina de Montmartre. Para llegar a la parte alta podemos coger el funicular de Montmartre que es como un tranvía que nos lleva a la zona de la basílica y al lugar en donde ser reúnen los pintores. No hay que olvidar que este barrio sigue siendo un lugar muy pintoresco y bohemio. También es posible subir directamente por las escaleras que hay frente a la basílica, con jardines y desde las cuales podremos ir viendo la panorámica sobre los tejados de París. Es un lugar en el que se suele sentar la gente a contemplar la imagen de París. La basílica llama la atención por ese color blanco y por su estilo romano-bizantino. Se terminó en el siglo XX, a principios y hoy en día es uno de los lugares más visitados en la ciudad. Esta colina fue durante mucho tiempo un lugar considerado sagrado.

Place du Tertre

Place du tertre

Alrededor de la basílica hay algunas calles interesantes. La Rue du Chevalier de la Barre es una pequeña calle desde la que se puede ver la basílica y en la que además encontraremos pequeñas tiendas en las cuales comprar bonitos souvenirs de París, así que es una parada obligatoria. Cerca de esta calle se encuentra también la Place du Tertre, que es el lugar en el que se reunían los pintores ya en el siglo XIX. Hoy en día sigue siendo un lugar en el que muchos pintores ponen a la venta sus obras, ya que sigue siendo muy turístico y visitado. Para muchos es como un souvenir comprar una obra de algunos de estos artistas en esta famosa plaza.

La Rue de l’Abreuvoir

Maison rose

Esta calle ha salido recientemente en la serie ‘Emily in Paris’ y a todo el mundo le ha gustado, pero se trata de una calle que ya era un punto muy turístico, ya que se considera como una de las que tiene más encanto en la capital francesa. Esta calle que también se encuentra cerca del Sagrado Corazón es otro punto que no podemos perdernos. Además podemos hacer una pequeña parada en un lugar como el café Maison Rose, el lugar en el que las protagonistas disfrutan de una noche divertida. Es otro lugar emblemático en París y estarás de acuerdo en que ese encanto es difícil de igualar.

Moulin Rouge y Boulevard Clichy

Moulin rouge

Este boulevard hoy en día cuenta con sex shops y tiendas de este tipo, por lo que no parece un lugar tan elegante como hace siglos. Sin embargo aquí nos podemos encontrar el famoso Moulin Rouge, que es otra de las partes más fotografiadas de todo París. Te llamará la atención su color rojo y el hecho de que es el cabaret más famoso de la zona, que ya artistas como Toulouse Lautrec lo visitaban para ver el famoso baile del can can. Por otro lado, cerca se encuentra el ‘Café des 2 moulins’ en el cual trabajaba la protagonista de Amelie en la película. Si te gustó y quieres rememorar los lugares que hay en ella puedes parar en este café. Te darás cuenta de que en París lo de los cafés es toda una cultura.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)