Qué ver en el río Sella

Río Sella

El río Sella es uno de los más importantes de Asturias y es conocido porque en él se realiza el famoso Descenso del Sella en piraguas, una competición que se convierte en una gran fiesta todos los años. Este río atraviesa ayuntamientos que son de gran interés turístico como pueden ser Ribadesella o Cangas de Onís, de ahí que el río Sella se haya convertido en un punto turístico importante.

Vamos a ver algunos lugares de interés que se pueden ver y que están relacionados con el paso del río Sella. Seguir su curso puede ser una gran experiencia de viaje para descubrir la Asturias más auténtica y algunos de los lugares más conocidos de esta comunidad.

Características del río Sella

El río Sella se encuentra en la parte norte de España y desemboca en el Cantábrico. Pasa por las comunidades de Castilla y León y Asturias. Es un río que nace en los conocidos Picos de Europa y llega al mar Cantábrico en Ribadesella. Recorre unos 70 kilómetros pasando por las poblaciones de Oseja de Sajambre, Ponga, Amieva, Parres, Cangas de Onís y Ribadesella. En este río podemos encontrar un rico ecosistema con truchas, salmones o lampreas.

Picos de Europa

Lagos de Covadonga

Uno de los lugares cerca de los que nace el Sella y que son una visita obligada cerca de este río son los Picos de Europa. Los paisajes naturales y las múltiples rutas de senderismo de este lugar hacen de él un punto inolvidable. En esta visita podremos ver al conocida Basílica de Covadonga, situada en lo alto de una colina que domina el valle. Es bastante reciente, de estilo neorrománico fue inaugurada en el siglo XX. Otro de los lugares importantes es la Cueva Santa donde al parecer la Virgen María se le apareció a Don Pelayo. Los Jardines del Príncipe se encuentran cerca del santuario y son perfectos para pasear. Además, hay que disfrutar de la visión de los grandes lagos de Covadonga y de las rutas que hay a su alrededor para ir de uno a otro.

Amieva

Amieva Asturias

En la zona de Amieva nos encontramos con los mayores desniveles de toda Asturias. Si algo podemos hacer en esta zona es deleitarnos con la parte más rural y con los pueblos que guardan una gran autenticidad evitando el turismo de masas. Parte de su territorio está todavía en los Picos de Europa. En este lugar se pueden hacer rutas de senderismo muy interesantes como el Camín de la Reina o la Senda de la Jocica. Un lugar que es muy recomendable es el pequeño pueblo de Pen, que conserva la arquitectura tradicional típica de Asturias, como la casa Peri, una casona del siglo XVII o las famosas paneras asturianas.

Parres

Parres

Esta es la localidad desde la cual salen las piraguas en el gran Descenso del Sella, por lo que es un punto señalado en el río. Es una zona que mezcla a la perfección el río y la montaña. Aunque puede parecer un lugar pequeño y tranquilo esconde grandes joyas como por ejemplo dos restaurantes con Estrella Michelín. El Picu Pienzu en la Sierra del Sueve es su zona más alta y algo que no hay que perderse es el mirado de El Fitu.

Cangas de Onís

Cangas de Onís

Esta es sin duda la joya de la corona si estamos hablando del paso del río Sella. Una de las visitas obligadas es la de Cangas de Onís. El Puente Romano que se construyó durante el reinado de Alfonso XI es uno de los puntos clave que hay que ver en Cangas de Onís. De hecho la imagen de este puente es una de las que más se usa para caracterizar las guías turísticas de Asturias. La cruz que cuelga es una copia de la Cruz de la Victoria del siglo X que conmemora la batalla de Covadonga. En realidad solo los cimientos del puente son ya romanos, pero es un puente que data del siglo XIII.

Ya en el centro de la población podrás ver la estatua de Don Pelayo o la conocida iglesia de la Asunción. Fue un antiguo templo medieval que con el tiempo sufrió varias reformas. Destaca por su gran campanario con varios tramos de campanas, algo poco habitual en las iglesias típicas, de ahí que sea un templo tan reconocible.

Ribadesella

El río Sella desemboca en Ribadesella, una población costera que también puede ser un espacio turístico de interés. La localidad de Ribadesella cuenta con un bonito puerto que ha sido reconvertido en una zona turística y comercial. Hay que ir por el Paseo de la Grúa en donde encontraremos los murales conocidos como Paneles de Mingote. El casco antiguo de Ribadesella es otro de sus grandes atractivos. Podremos ver la iglesia parroquial de Santa María Magdalena y pasear por las calles de trazado medieval. No debemos olvidarnos de visitar muy cerca la Cueva del Tito Bustillo, un santuario de arte paleolítico en Europa.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*