Que ver en el sur de Francia

Las mejores postales son las del sur de Francia. Esta parte del país reúne todo lo que uno puede esperar de unas vacaciones a la francesa con playas, tiendas boutique, comida gourmet… básicamente la descripción de sitios como Niza, Cannes o Saint-Tropez.

Pero no es lo único que hay en el sur de Francia, esta parte también es el hogar de la Provenza con sus atracciones históricas, las ruinas romanas o los campos de lavanda o mismo Marsella y tal vez, girando hacia el sudoeste te gusta la idea de visitar Biarritz o la región preciosa de Languedoc-Rousillon. Hoy, que ver en el sur de Francia.

Sur de Francia

Entonces, podemos decir que en el sur de Francia están Niza, Cannes, Mónaco, Saint Tropez, Arles, Avignon, Aix-en-Provence, Marsellas, Biarritz, la ciudad de Carcassone, En la lista de la UNESCO, pero también está Toulouse. Es decir, ¡de todo un poco!

Recorrer esta parte de Francia es fácil pues hay una muy buena red de carreteras y trenes, el clima siempre es bueno, los días de verano son cálidos y largos y hay buen tiempo incluso en septiembre y octubre, la costa es soberbia, hay monumentos romanos y paisajes increíbles.

Pero ya, programando en serio la visita al sur de Francia, hay que decir que conviene evitar fines de noviembre y enero porque si bien los cielos son extremadamente azules por las tardes noches la temperatura cae y el viento hace que no sea muy cómodo. Piensa en una temperatura promedio de entre 14 y 15 ºC.

Por ende, un buen momento del año para visitar el sur de Francia es abril y mayo y septiembre y octubre. De mayo a septiembre el buen clima está garantizado. Junio es más agradable todavía, y sí, julio y agosto son meses más calurosos. ¿Lluvia? En agosto puede haber lloviznas o chubascos ocasionales que duran algunos días.

Qué visitar en el sur de Francia

La Costa Azul abarca los departamentos franceses de Var y los Alpes Marítimos así que aquí están Niza, Cannes, Saint Tropez, Frejus, Menton, Antibes y Villefranche-sur-Mer. Niza es una ciudad hermosa de amplias avenidas, con su bahía y su playa de arenas doradas. Cada año 3 millones de viajeros llegan a disfrutar y tal vez solo París sea competencia.

En Niza está el Malecón de los Ingleses, el Museo Matisse, la Catedral Rusa y mucho más. Si te gusta el jazz está el Festival de Jazz que data de los años ’40 del siglo XX, generalmente en julio. Otro evento importante es el carnaval, uno de los más antiguos y grandes del mundo, en el mes de febrero y con Mardi Gras y todo. Para navidad, el mercadillo Le Villeage de Noel. Una belleza.

Otro destino popular y muy chic es Saint Tropez. Artistas, modelos y ricos de todo el mundo se dan cita aquí. Las playas de Tahiti y Pampelonne se cuentan entre las mejores del mundo y su puerto se llena de yatchs y cruceros de la gente más rica del mundo. La ciudad descansa en una bahía pequeña, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Toulon y a 70 km de Cannes.

Hablando de Cannes es la sede de un famoso festival de cine desde hace mas de siete décadas, pero ofrece más. Tiene un hermoso bulevar central llamado Le Croisette, muchas tiendas, buenas playas y en los alrededores sitios encantadores para pasar el día como Antibes o Mandelieu La Napoule.

Ahora bien, saliendo de la Costa Azul también está la Provenza francesa con sus ciudades y pueblos hermosos como Arles o Aix o Saint Remy. Saitn Remy, por ejemplo, es una ciudad pequeña en el corazón de la región con un centro laberíntico y un mercado muy grande para recorrer los domingos por la mañana. Aquí nació Nostradamus en el siglo XVI y aquí también fue tratado de su enfermedad mental el pintor Vincent van Gogh. Si vas, ojo con el viento fuerte entre mayo y septiembre. El Mistral puede complicar la visita.

Aix tiene una vieja y encantadora catedral, una plaza preciosa, miles de fuentes y una avenida ancha rodeada de árboles que sigue la linea de la ciudad vieja, dividiendo la ciudad en dos partes. Aix es una vieja ciudad universitaria y es super recomendable ir a visitarla.

También en el sur de Francia está el Cañón de Verdon, con muros de 700 metros de alto que caen en el cauce del río. Para hacer un day trip es estupendo. El cañón tiene 25 kilómetros y el río es de aguas turquesas. Una maravilla que solo fue «descubierta» en el siglo XIX. ¡No dejes de ir!

Arles es el destino si te interesan las ruinas romanas, hay un foro, un anfiteatro y un teatro de aquella época. También hay mansiones del siglo XVII y claro, el legado de los artistas Van Gough y Gauguin. Arles está además en una hermosa región, Camargue, famosa por sus caballos blancos, los flamencos y los pantanos.

Seillans es una coqueta aldea al oeste de Cannes, sobre una colina y debe se runa de las aldeas mas bonitas del sur de Francia. Tiene un centro medieval para recorrer a pie pues sus calles son angostas y está lleno de placitas. Tiene un castillo, una capilla y muchas casas preciosas. Amén de viñedos y campos de olivas…

Marsella es la segunda ciudad mas grande de Francia y la mas grande de la Provenza francesa. Puede ser peligrosa, como cualquier ciudad grande, y también puede ser encantadora. Hay mezcla de culturas en los barrios y gastronomías, hay tiendas, hay mucho para pasear y además, Marsella siempre es una buena salida hacia el resto de la región.

L’Isle sur Sorgue es otra ciudad preciosa que está situada a orillas del río Sorgue. Originalmente era una aldea de pescadores que estaba en una islita en el medio de un pantano. Los habitantes todavía se dedican a la pesca y a la molienda de aceite y harina, ademas de ser un centro de fabricación de seda, papel, lana y tinturas. Hay toda una red de canales que cruzan el pueblo y es algo muy pintoresco.

Roussillon está en la cima de una montaña y es de los pueblos mas hermosos de la región. Es un destino super popular entre los turistas porque las vistas son geniales y sus casitas coloridas son todavía mejor. Por eso, si vas es mejor ir al atardecer que es cuando los rayos del sol arroja transforman todo en mil sombras sobre los muros de las casas.

Rousillon está cerca de Avignon. Tiene 1300 habitantes nada más, y las vistas del Parque Nacional du Luberon son fantásticas. Precisamente Avignon es otro destino posible en el sur de Francia, a orillas del río Rhone, antigua y breve sede del Vaticano. Hoy este capítulo de la historia se ve en el palacio gótico enorme, el más grande de Europa, alguna vez el hogar papal en el siglo XIII.

Cerca de Nimes, otro pueblo con legado romano, a su vez está el Pont du Gard, un viejo acueducto romano Patrimonio de la Humanidad (hay cuatro patrimonios de la UNESCO en esta parte de Francia). Otro pueblo precioso es Uzes, con sus callecitas angostas y sus tienditas, su gran plaza central con fuentes y varios restaurantes. Los sábados hay un colorido mercadillo y para los peques está el Museo de los Dulces Haribo, una suerte de la Fábrica de Chocolates de Willy Wonka pero francesa.

Finalmente, en el sur de Francia puedes conocer Aigues Mortes, un pueblo medieval amurallado super romántico, fundado en el siglo XIII por Luis IX. ¿Qué te puedo decir? Se viene el verano, los días de sol, la libertad de poder viajar más tranquilo… ¡el sur de Francia te espera!

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

bool(true)