Qué ver en Eslovenia

Eslovenia

Este país soberano de Europa Central forma parte de la Unión Europea y nos ofrece interesantes destinos. Viajar a Eslovenia puede ser todo un descubrimiento, con lugares como Bled, Piran o Liubliana entre otros. Quedarse solo con uno es muy difícil por lo que vamos a ver los principal que se puede ver en Eslovenia, un país sorprendente con grandes y bellos espacios verdes y ciudades que nos conquistarán con su historia.

Puede que Eslovenia no sea tan turística como su vecina Croacia pero cuenta con muchísimo que ofrecernos y por eso puede resultar tan sorprendente para muchos viajeros que no cuentan con quedarse asombrados con los rincones que tiene. Vamos a ver cuáles son los puntos de interés que no debemos perdernos en Eslovenia.

Liubliana

Libubliana

Al hablar de lo que se puede ver en Eslovenia tenemos que comenzar sin duda por la capital. Es una ciudad no demasiado grande que podemos ver en varios días a fondo. Su castillo se alza sobre en un macizo en lo alto de la ciudad desde el siglo XII. El edificio que hay hoy en día se reconstruyó durante el siglo XV. Se puede hacer un tour y tomar algo en los bares que hay en él, además de visitarlo libremente. En la capital también tenemos que ver el Puente de los Dragones, flanqueado por estatuas de dragones, o la Catedral de San Nicolás, una de las más bellas de Europa. La ciudad ofrece también muchos museos, como puede ser la Galería Nacional, el Museo de Arte Moderno o el Museo Nacional. Si por fin deseamos descansar de tantas visitas, podemos hacer una excursión por el río Ljubljana o bien descansar en el parque Tívoli, en donde hay un invernadero y una biblioteca al aire libre.

Piran

Piran

Esta ciudad ha estado bajo la influencia de diferentes imperios y de hecho en la actualidad se habla el esloveno y el italiano. Como muchas otras urbes que se encuentran abiertas al mar, Piran contaba con una antigua muralla que comenzó a edificarse en el siglo VII. En la actualidad solamente podemos ver un pequeño espacio que queda en pie. Es posible subir a la muralla y vale la pena recorrer este trecho para poder ver las vistas sobre la ciudad y el mar. La catedral de San Jorge es su principal edificio religioso y cuenta con un estilo renacentista veneciano que llama la atención, sobre todo en su interior, repleto de frescos y detalles. Esta ciudad también ofrece una costa espectacular, con zona de bares y restaurantes y playas en las que disfrutar del buen tiempo. En cuanto a los museos, tienen mucho que ver con que sea una ciudad costera, ya que podemos visitar el Museo de las Conchas, el Museo Marítimo o el Museo de las Actividades Submarinas.

Bled

Bled

Bled es un pequeño pueblo que se encuentra junto al lago Bled. En realidad lo que más llama la atención de esta zona es precisamente ese lago, que seguramente habréis visto en infinidad de fotos. Es posible coger un barco para navegar por el gran lago y acercarse a su pequeña isla, en la cual destaca la iglesia de la Asunción. La otra joya de la corona en la zona de Bled es su castillo. El Castillo de Bled se encuentra en lo alto de una colina sobre el lago, con unas vistas espectaculares. En el castillo podremos ver la capilla gótica del siglo XVI, los patios, el museo del castillo o la bodega. Además, hay un paseo junto al lago y se puede hacer senderismo para poder tener mejores vistas de los alrededores en los miradores.

Castillo de Predjama

Castillo Predjama

Este espectacular castillo se encuentra en la boca de una cueva, enclavado en la roca, parece incluso que surge de ella, de ahí que llame tanto la atención. Esta cueva es en donde se refugiaba el Barón Erazem Luegger tras robar a los ricos comerciantes que hacían la ruta de Viena con Trieste. El castillo conserva un estilo gótico centro-europeo y aunque no lo parezca, en ocasiones no puede defenderse de los asaltos.

Cueva Postojna

Postojna

Estas cuevas son una joya de la naturaleza en Eslovenia y son muy conocidas. En su interior podemos ver interesantes formaciones calcáreas  y una increíble estalagmita de cinco metros. Además, dentro de las cuevas se puede hacer un divertido recorrido turístico en tren que deleitará a toda la familia.

Cascadas de Kozjak

Cascada en Eslovenia

Estas cascadas se encuentran en la zona este de Eslovenia, cerca del parque Triglav. La ruta que recorre el río y las cascadas es muy bella. Además, tiene la ventaja de que es corta y bien fácil, por lo que incluso se puede ir con niños. La belleza natural de estos parajes ya habla por sí sola.

Garganta del Vintgar

Garganta Vintgar

A tan solo unos kilómetros de Bled nos encontramos con este espectacular paisaje. Este desfiladero ve discurrir las aguas turquesas entre sus paredes rocosas. Hay un camino de madera que resulta muy bello y que sin duda ofrece una ruta que hay que hacer en Eslovenia.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*