Qué ver en Gengenbach, Alemania

Gengenbach

Aunque todo el mundo prepara sus vacaciones en base a los destinos más conocidos, lo cierto es que a veces nos perdemos auténticas joyas que podrían ser bonitos descubrimientos. Además, este tipo de lugares no tienen la afluencia masiva de otros destinos más turísticos, por lo que son ideales para quienes disfruten en solitario. Así se puede llegar a conocer mejor un lugar y sus gentes. En este caso hablamos de Gengenbach en Alemania.

Gengenbach es una ciudad alemana situada en la zona sur de Alemania, cerca de la Selva Negra. Es una ciudad que cuenta con una belleza típica de las ciudades alemanas más tradicionales, de ahí que haya sido elegida como fondo en películas como ‘Charlie y la fábrica de chocolate’.

Por qué destaca Gengenbach

Ciudad de Gengenbach

Esta pequeña ciudad alemana es una auténtica joya medieval bien conservada. Se encuentra entre Baden-Baden y Friburgo y vale la pena visitarla porque parece uno de esos lugares que solo vemos ilustrados en los cuentos. Tiene tres calles principales Hauptstrase, Adlergrasse y Victor Kretz Strase. De estas tres calles parten pequeñas callejuelas que solo se recorren a pie o en bicicleta, lo que le da un aspecto todavía más tranquilo. En la década de los cincuenta su casco antiguo se sometió a la ley de conservación histórica, lo que hace que todo tenga tan buen aspecto. Hace tiempo fue una antigua Ciudad Imperial Libre, lo que quería decir que tenía libertad comercial para atribuir impuestos. En la actualidad es una ciudad pequeña pero que gracias a su encanto ha conquistado a muchísimos visitantes.

Torre Kinzig o Kinzigtorturm

Torre

Para visitar el casco antiguo se suele dejar el coche fuera, en un aparcamiento cercano a esta torre. La torre formaba parte de la antigua muralla de la ciudad y hoy en día nos sirve para acceder al casco histórico. Su nombre se refiere al río Kinzig, el afluente del Rin que pasa por la ciudad. Era la torre más alta, un lugar de vigilancia y protección para la ciudad frente a ataques exteriores. También era la puerta de acceso a la ciudad y hoy en día conserva el arco de entrada con un rastrillo levadizo. Dentro de la torre se puede visitar el Museo de Historia Militar de la Guardia Ciudadana. La torre tiene seis plantas en las cuales se pueden conocer los medios de defensa de la antigua ciudad. En la torre se puede ver además un reloj, un campanario y el águila imperial que recuerda el pasado de la ciudad como Ciudad Imperial Libre.

Plaza del Mercado o Marktplatz

Ayuntamiento de Gengenbach

La céntrica Plaza del Mercado en el casco antiguo es el lugar en el cual confluyen las tres calles principales, por lo que es un lugar que finalmente vamos a visitar. En su centro encontramos la fuente del mercado, con una figura de un caballero en piedra. Esta fuente es del siglo XVI y se encuentra decorada con flores ofreciendo una bonita estampa. En esta plaza se sigue colocando el mercado semanal como antiguamente y si tenemos suerte podemos coincidir con él. Los miércoles y sábados por la mañana se suele realizar un mercado de agricultores en el que se pueden comprar buenos productos de la zona y también  el Schnapps, la bebida típica. También podremos ver el ayuntamiento o Rathaus, con una fachad en la cual se encuentra el calendario de adviento más grande del mundo, ya que sus 24 ventanas representan la cuenta atrás hasta Navidad.

Palacio de Löwenberg

En la misma Plaza del Mercado se encuentra este palacio, que es una casa de estilo renacentista en donde se recaudaban los impuestos públicos. Hoy en día es la Casa Museo Löwenberg, en donde se puede ver como era la antigua casa patricia del siglo XVIII de la dinastía Bender. Podrás ver lo que era la sala de baile y las diferentes estancias. Además, durante el año van realizando diferentes exposiciones, como la de Andy Warhol, de circos o de caballos de carrusel. Hay para todos los gustos.

Torre Niggel

Torre Niggel

Esta torre no formaba parte de las murallas de la ciudad sino que era una torre independiente que funcionaba como guarda y como prisión. Dentro de esta torre podemos ver en la actualidad el que se conoce como Museo de los Tontos. Este museo está relacionado con el Carnaval de la ciudad, que es muy tradicional. En este carnaval sus gentes se visten con trajes de colores y zapatos de paja, muchos de los cuales se pueden ver en el museo, recreando diversos personajes. El principal es el Tonto o Schalk, que es un personaje divertido y burlón, como un bufón. La torre cuenta con siete pisos en los que se pueden ir viendo más cosas sobre esta tradición. Al llegar a la parte superior se puede salir al exterior por una puerta y tener así unas excelentes vistas de la ciudad desde las alturas.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*