Que ver en Lima

Una de las capitales más interesantes para conocer en América del Sur es Lima, capital del Perú. Es el corazón comercial e industrial del país desde los tiempos de la colonia. Está cerca del océano Pacífico y es una exquisita combinación de historia y cultura.

Lima suele ser la puerta de entrada al país y es recomendable quedarse un par de días para recorrerla. Después si, podemos encarar hacia Cusco, Machu Pichu, Nazca y el resto de sus bellezas, así que vemos hoy que ver en Lima.

Lima

La ciudad está al sur de la costa del río Rímac y a solo 13 kilómetros del océano, específicamente del Puerto de Callao. De hecho el nombre Lima deriva del quechua Rímac. Para muchos la ciudad es una suerte de oasis entre la costa del pacífico y las los Andes.

Lima es grande y populosa y al centro y la zona metropolitana se la conoce como el Pulpo. Aquí se concentra un cuarto de la población total del país y por la cercanía del puerto la ciudad se ha convertido en la llave del contacto del Perú con el resto del mundo. Pero como toda ciudad enorme es bulliciosa, sucia y dicen que a veces algo deprimente.

La actual ciudad se extiende más allá del lugar original de la ciudad española. Los conquistadores se asentaron en una especie de terreno cónico que se forma en el rápido descenso del Rímac de los Andes, pero hoy la ciudad se expande más allá, hacia las colinas y los valles a la redonda. De todas formas, allá y aquí, ese tipo de terreno, sujeto a erosión costera, los terremotos y los desprendimientos de tierra en los acantilados sigue siendo amenazante.

El clima de Lima es tropical aunque la costa del pacífico y sus corrientes hacen que la temperatura se mantenga templada todo el año. En invierno puede hacer entre 16 y 18 ºC  y en verano de 21 a 27ºC. Las masas de aire de la costa producen muchas nubes gruesas y pesadas en invierno y una constante llovizna o garúa, así que podemos decir que en general la ciudad es fresca y húmeda en invierno y calurosa y húmeda en verano.

Lima tiene muchos barrios, aunque el corazón es la Vieja Lima que fue trazada por los españoles en el siglo XVI, en parte encerrada dentro de las murallas del siglo XVII. Está rodeada en el norte por el río y en el este, sur y oeste por avenidas. Es aquí dentro donde están los edificios coloniales más importantes como la Catedral, el Palacio Arzobispal o el Palacio Torre Tagle, más otros edificios de los siglos XIX y XX que se alzaron sobre viejos edificios coloniales que colapsaron en terremotos.

Lamentablemente las murallas fueron derribadas en el siglo XIX aunque en cierta forma las dos principales plazas siguen siendo puntos focales. Está la Plaza de Armas y la Plaza Bolívar. Por suerte hoy en día hay otro concepto de conservadurismo y las casas más viejas, con sus balcones de madera típicos, se cuidan y preservan.

¿Qué podemos ver en el barrio antiguo de Lima? Al norte del río está el suburbio colonial Rímac con casas viejas, calles estrechas y la encantadora Alameda de los Descalzos. El centro histórico es Patrimonio Mundial y con sus edificios, mansiones con balcones coloniales y republicanos e iglesias es una ventana al pasado por donde también se escurre el presente. Es un recorrido obligado a pie.

En el centro histórico está además el Barrio Chino, siempre divertido, la calle Jirón de la Unión, se puede ver el cambio de guardia del Palacio de Gobierno... La Catedral también está aquí, en la Plaza Mayor. Su construcción comenzó en 1535 y termino en 1649 y está dedicada a San Juan Apóstol. Tiene 14 capillas, una fachada con tres enormes puertas y ha sobrevivido varios terremotos. Dentro está, entre otras tumbas, la de Francisco Pizarro.

Hay que decir también que Lima tiene la mayor concentración de museos del  país así que apunta: el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia, el Museo de Historia Natural, el Museo de la Nación y el Museo del Oro. El Museo Larco es un museo privado dedicado al arte precolombino que funciona en una casa del siglo XVIII muy elegante construido a su vez, cuando no, sobre una pirámide antigua. Si te gusta la fotografía de moda también está el Museo Mario Testino o MATE, dedicado a este famoso fotógrafo de moda peruano.

La zona más residencial de la ciudad es el centro, pero ha tenido muchas transformaciones desde los años ’30 del siglo XX. Muchas de las enormes mansiones fueron subdividas para acomodar más familias, a razón de 50 por mansión y muchos de los corralones interiores fueron ocupados por inmigrantes llegados del campo y hoy son zonas muy pobres con malas condiciones sanitarias.

Otras partes de la ciudad también han cambiado y las viejas casas han sido convertidas en oficinas, bancos y sedes de gobierno. Por mucho tiempo la capital peruana no creció más allá de las murallas, pero después, cuando apareció el tren y los tranvías empezó a expandirse en serio.

La zona al oeste del puerto de Callao se convirtió en una zona industrial, la bahía al sur desde Barranco hasta Magdalena se transformó en una zona residencial y la zona al este, más allá de Vitarte, en un suburbio mezcla de industria y clase baja.

A lo largo del siglo XX las pequeñas comunidades entre Lima y la costa empezaron a unirse y así nacieron los suburbios de La Victoria, Lince, San Isidro o Breña. Las granjas se convirtieron en  barrios, barriadas, y así tenemos la población metropolitana de la capital con zonas lujosas y elegantes y otras muy pobres.

¿Qué más podemos hacer en Lima? Además de pasear por su centro histórico y conocer sus museos podemos hacer algunas excursiones. A tres horas y media de Lima está Caral, el origen de la cultura andina.

Hace mas de 5 mil años hubo aquí una cultura tan importante como la de Egipto o Mesopotamia. Caral es una ciudad sagrada situada en el medio del Valle Supe, fértiles tierras cerca del mar. Había pirámides, plazas circulares y edificios de ladrillos.

Caral abre de lunes a jueves de 9 am a 4 pm y los viernes a domingo de 9 am a 6 pm. También podemos conocer Huaca Pucllana y Huaca Huallamarca, pirámides de barrio truncadas que han quedado entre otras estructuras. Se las conoce como huacas y están en el corazón de los barrios de Miraflores y San Isidro. Estas huacas ceremoniales representan la antigua cultura limeña anterior a la llegada de los conquistadores.

Una vez aquí uno puede pasear, comer o visitar el Mercado Indio y comprar artesanías. El lugar abre todos los días menos los martes de 9 am a 5 pm y de 7 a 10 pm. Después hay también rutas de trekking y caminatas, el barrio de Miraflores es muy pintoresco,  y si te gusta la playa y sus deportes la costa es genial para practicar surf, pasear en bici o hacer parapente.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*