Qué ver en Marsella en un día

Marsella

Marsella es una bonita ciudad portuaria situada en el sur de Francia. Una ciudad turística y de gran importancia, pues es la capital de la región de Provenza-Alpes-Costa Azul y del departamento de Bocas del Ródano. No en vano es la segunda ciudad más poblada de toda Francia después de París, hoy en día convertida también en un lugar que muchos turistas desean visitar.

En Marsella hay mucho que ver si solamente nos quedamos un día en una escapada rápida, por lo que hay que estar preparados para visitar sus puntos más importantes. En un día podremos ver al menos sus zonas más características y los monumentos destacados.

Catedral de la Major de Marsella

Catedral de Marsella

La catedral de Marsella no es la típica catedral que esperamos encontrarnos en las ciudades europeas, ya que cuenta con un peculiar estilo románico bizantino que la hace muy especial. Está entre el puerto viejo y el nuevo, en una explanada. Fue construida en el siglo XIX en un momento de gran expansión económica. Esta catedral llama la atención por su fachada en dos colores y por la cantidad de detalles. En su interior podemos ver una rica decoración de mármol que nos dejará asombrados, por lo que es un imprescindible. Hay numerosos mosaicos típicamente bizantinos, no hay que olvidar su inspiración, con mucho colorido, algo poco habitual en el románico. Es una catedral que no deja indiferente a nadie.

Puerto Viejo

Puerto Viejo de Marsella

Esta es una de las zonas más importantes de la ciudad. Fue uno de los puertos más importantes del Mediterráneo durante siglos, desplazado ahora por el puerto nuevo. Hoy en día es un puerto deportivo en donde podemos ver el Faro de Santa María, el ayuntamiento o el Museo des Docks Romains que nos habla de la antigua vida portuaria de la zona desde siglos a. de C. En esta zona también podremos encontrar algún bar en donde tomar su bebida local o coger un tren turístico que nos llevará en un recorrido por la zona más interesante de la ciudad o subir al ferry boat que cruza el puerto viejo de un lado a otro.

Le Panier

Le Panier en Marsella

Le Panier es la parte más antigua de la ciudad y un barrio que antiguamente era de pescadores. En este barrio podemos encontrar una zona que en algunas casas parece decadente pero que tiene un encanto singular. Las fachadas antiguas, las pequeñas plazas, las cafeterías alternativas hacen que sea uno de los lugares más interesantes de toda la ciudad. Podremos ver lugares como la Place de Lenche, la Vieille Charité o la Place des Moulins.

Basílica de Notre Dame de la Garde

Notre dame de Marsella

Los bellos edificios religiosos no terminan con la catedral de Marsella, ya que también deberíamos ver la Basílica conocida como la Buena Madre. La iglesia cuenta con un bonito estilo neo bizantino en mármol blanco de Italia y una estatua dorada de la Virgen. Se encuentra en un lugar elevado, por lo que no solo podemos ir para ver la basílica, sino también para disfrutar de las excelentes vistas de la ciudad y del Mediterráneo.

Fuerte Saint Jean

Fuerte Saint JEan

Como otras ciudades portuarias, esta también necesitó protección, de ahí que nos encontremos en la entrada del Puerto Viejo con el Fuerte Saint Jean. Fue construido en el siglo XVII por orden de Luis XIV. En el fuerte podemos ver una gran torre cuadrada y una torre circular añadida más tarde para tener una mejor visión de los barcos que se acercaban. Este fuerte tuvo fines defensivos pero a lo largo de los siglos también se usó como prisión y como cuartel. Sufrió graves daños en la Segunda Guerra Mundial pero fue posteriormente restaurado. Hoy en día conecta con una moderna pasarela con el Museo de las Civilizaciones de Europa y del Mediterráneo que también podemos visitar si nos queda tiempo.

Abadía de San Víctor

Abadía san victor

Esta abadía es uno de los edificios más antiguos que podemos visitar en la ciudad ya que data del siglo V. En su exterior parece austera y cuenta con dos torres que la hacen parecer un fuerte pero en su interior podremos ver unas interesantes criptas con sarcófagos y bonitas galerías abovedadas.

Boulevard Longchamp

Palacio de Longchamp

El Boulevard Longchamp es un lugar en el que podemos ver elegantes edificios del siglo XIX que culminan en el Palacio Longchamp, de gran belleza. Este palacio alberga en sus dos edificios el Museo de Bellas Artes y el de Historia Natural, unidos por una columnata semicircular frente a la que hay una fuente de estilo barroco. Sin duda otro de los lugares que deberíamos visitar aunque no tengamos tiempo de entrar en los museos.

Recorre La Corniche

La Corniche

Si todavía te queda tiempo en la ciudad, puedes dedicarte a recorrer La Corniche, que es el paseo marítimo que se encuentra entre la playa de los Catalanes y la playa Parque du Prado. En el paseo puedes ver algunas cosas interesantes como el Banco de la Corniche o la Villa valmer de estilo renacentista.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*