Que ver en París con niños

¿París es una ciudad para ir con niños? Si es una pregunta que te estás haciendo la respuesta es sí. A pesar de ser una de las ciudades europeas más densamente pobladas, París es bastante buena para ir con niños.

Hay parques y plazas con juegos, muchos restaurantes con menúes infantiles, hoteles que ofrecen cunas o habitaciones interconectadas y muchos museos y espacios culturales que tienen actividades especificas para los peques. Entonces, hoy, que ver en París con niños.

Parques en París

El mejor parque de París es el Jardin du Luxemburg, un espacio de 23 hectáreas que el mismo Napoléon dedicó a los niños. Tiene un diseño antiguo y encantador con un estanque octogonal con botes de los años ’20, caballitos y un hermoso carrusel. Incluso un teatro de marionetas.

Si a tus peques les gustan los títeres, marionetas y demás, París ofrece también shows de este estilo en Parc Montsouris, el Parc Monceau, el Parc du Champ de Mars, cerca de la Torre Eiffel, y no te pierdas tampoco el parque y atracciones más futuristas del Parc de la Villete.

Dejando un poco los parques, París también ofrece bosques interesantes. Los jardines botánicos de la ciudad están en el Jardin des Plantes, que a su vez contiene un encantador y pequeño zoológico, el Menagerie du Jardin des Plantes. Hacia los límites de la ciudad hay dos bosques, el Bois de Boulogne, al oeste, y el Bois de Vencennes, al este.

Este último no puedes perdértelo porque alberga el Parc Floral de París, con muchas facilidades al aire libre y una sala de conciertos abierta, además del zoológico más grande de la capital francesa, el Parc Zoologique de París, y un castillo medieval con foso incluido, el Château de Vincennes.

Museos para los niños en París

París es una ciudad muy cultura,l así que tiene este tipo de sitios pensados para los niños. Por ejemplo, está el Musée de la Magie y el Musée en Herbe, el primero dedicado a la magia y el segundo dedicado al arte. Ambos tienes exposiciones permanentes y exhibiciones temporales, actividades, tours con guías y talleres que los niños pueden hacer.

El Palais de Tokyo también ofrece talleres donde los peques pueden meter mano. El el museo de arquitectura municipal, la Cité de l’Architecture et du Patrimoine, y el conocido museo de arte moderno, el Centro Pompidou también son buenos destinos para niños. El Pompidou tiene en su primer piso un espacio dedicado a los niños de entre dos y diez años con una visual pensada para sus alturas, y un área de multimedia y artes escénicas para adolescentes de entre 13 y 16 años.

Y claro, si no quieres dejar de llevarlos al Museo del Louvre puedes apuntarte y seguir algunos de sus recorridos temáticos, por ejemplo «la caza del león». Si no te interesa mucho el arte y a tus peques les flipan las ciencias, entonces París también tiene mucho que ofrecer. Por ejemplo, la Citè des Sciences, en el Parc de la Villete, con su hermoso planetario, o la Galerie des Enfantas, dentro de la Grande Galerie de l’Évolution, una rama del museo de historia natural.

El Muséum National d’Histoire Naturelle, en el Jardin des Plantes, y el Palais de la Découverte, a punto de mudarse al Parc André Citroën, aunque será temporario ya que forma parte de un plan de renovación para las Olimpiadas París 2024. También en la capital francesa está el museo de ciencias y tecnología más antiguo de Europa, el Musée des Artes et Métiers, tiene un circuito pensado para los niños, con audioguía.

Parques temáticos en París

Obvio, también podemos ir por lo clásico: el Disneyland Resort Paris, que combina el Disneyland Park, bien clásico, con el Walt Disney Studios Park. Aquí tienes de todo un poco, montañas rusas, personajes y zonas de juegos y cosas relacionadas con los personajes y películas Disney.

El Jardin d’Acclimatation es muy entretenido, está en Bois de Boulogne, y tiene 44 atracciones individuales que incluyen cohetes, raftings y los típicos juegos de feria. Y lo mejor es que llegas hasta aquí cogiendo un mini tren desde Porte Maillot.

Si tienes alquilado un coche o no te importa moverte un poco, 35 kilómetros al norte, está el Parc Asterix, ideal para recorrer y disfrutar cuando el clima es bueno. Tiene shows, atracciones, juegos y todo está basada en el cómic francés más popular de todos: Asterix.

Cines en París

Ir al cine siempre es una opción, mucho más cuando llueve en París o hace mucho frío. Para los niños lo mejor es el Cinéaqua, que siempre proyecta películas relaioandas con el mar, amén de tener un acuario con tiburón incluido.

En Le Grand Rex, un cine iconico de los años ’30, pueden hacer un tour por el detrás de escena, detenerte detrás de la enorme pantalla, ver como se filma, ver un estudio de grabación o cómo funcionan los efectos especiales. ¡Muy recomendables!

Y aunque no es un cine, de octubre a marzo puedes disfrutar de un show de circo en París con acróbatas y trapecios en el Cirque d’Hiver Bouglione, fundado en 1852.

Pasear por el Sena

Hay muchas ofertas para hacer paseos por el Sena: Bateaux-Mouches, Bateaux Parisiens, Batobus, Vedettes de París. El Batobus es con sistema sube y baja, así que puedes bajar donde te interesa, pasar el rato y tomarte el servicio siguiente. Lo mismo el Vedettes de Paris, aunque este suma tours más largos pensados específicamente para familias con niños.

También puedes hacer un crucero por el canal en el Canauxrama, desde la Bastilla, pasando incluso por un sector subterráneo a través de presas y puentes giratorios del Canal St-Martin en su ruta hacia el Parc de la Villette. ¡Es genial!

Hasta aquí, algunas ideas sobre que hacer en París con niños. Creo que hemos dejado muchas cosas interesantes. Finalmente, ¿por dónde conviene alojarse cuando uno viaja en familia? Si bien es cierto que todos los barrios parisinos están bien conectados, del 1 al 8, algunos son mejores que otros para estar en familia (pensando en maletas, traslados y provisiones). En este sentido el 5to y el 6to (el Barrio latino y el St-Germain), son geniales porque están cerca del Jardin du Luxemburg, hay hoteles, restaurantes familiares y tiendas coquetas.

Dicho esto, ¿cómo conviene moverse en París con niños? Usando el transporte público. Los menores de 10 años pagan la mitad de las tarifas, en las líneas automáticas, sin motorman, se tienen vistas geniales del recorrido, aunque cuidado que hay escaleras y muchos pasajes largos que pueden ser agotadores para los más peques. Si vas con cochecito para bebés lo mejor es el autobús, aunque no en horas punta.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*