Qué ver en Rotterdam

Markthal |Imagen| Provast

Quien recorra Holanda durante unas vacaciones y visite por primera vez Rotterdam se percatará de que es una ciudad con un aire muy industrial, bastante diferente a las localidades que componen el resto del país. Esto se debe a que tras el bombardeo que sufrió en mayo de 1940 durante la II Guerra Mundial, la mayoría de sus edificios antiguos fueron destruidos y al término del conflicto hubo que edificar una nueva ciudad.

Para algunas personas esto supuso la pérdida de ese encanto que tienen las localidades holandesas, construidas en base a esa estructura de canales tan típica del país, pero para otros dio lugar a una ciudad única con edificios modernos que hicieron que en Rotterdam la arquitectura cobrase gran importancia, incluso desde el punto de vista turístico.

En la actualidad, Rotterdam se ha convertido en una ciudad de moda entre los holandeses y los viajeros, quienes aprovechan para visitarla en una ruta junto a Ámsterdam y la preciosa Delft. A continuación, te proponemos algunos lugares que ver en Rotterdam durante tu visita para un viaje inolvidable al país de los tulipanes.

Markthal Rotterdam

Se trata de uno de los edificios más modernos e impactantes de la ciudad. Tiene una superficie tan grande como un estadio de fútbol y su fachada semicircular con pequeñas ventanas cuadradas llama la atención al recordar a una herradura. Su interior está decorado por el artista holandés Arno Coenen, quien dibujó frutas, flores e insectos para la ocasión.

La entrada a Markthal Rotterdam es gratuita y más allá de albergar los tradicionales puestos de un mercado con productos frescos, cuenta también con locales de restauración e incluso una escuela de cocina. Un lugar ideal para probar la gastronomía típica de la zona y también de otros rincones del planeta. Pero si te quedas con hambre, siempre puedes acercarte a alguno de los bares de la calle Pannekoekstraat, a cinco minutos caminando, muy concurridos sobre todo a la hora del afterwork.

Museos en Rotterdam

Imagen| Museum Boijmans Van Beuningen

Otro de los atractivos de esta ciudad es su oferta museística. Es de obligada visita el Boijmans Museum (Museumpark, 18-20), el museo más antiguo de Holanda que es tan bonito por dentro como por fuera debido a su fachada art decó y a sus impresionantes patios interiores, amén de su colección de escultura, pintura y objetos variados.

Uno de los museos más grandes y bellos de Holanda es el Museo Fotográfico Holandés. Sus exhibiciones están distribuidas en varios pisos y en la planta baja se puede conocer la historia de la fotografía de una manera interactiva y didáctica.

Por otro lado, Rotterdam cuenta con uno de los museos marítimos más relevantes del mundo pues su puerto es uno de los más grandes. En él se pueden observar desde réplicas de navíos mercantes y de guerra hasta uniformes de la armada u objetos relacionados con la navegación.

Puertos de Rotterdam

Hablando de puertos, la zona del puerto antiguo de la ciudad se ha convertido en un punto de encuentro muy popular dada la presencia de terrazas y bares con mucho ambiente en las que tomar algo. Siglos atrás, en este mismo lugar surgió una próspera vida comercial de la que dan testimonio algunas embarcaciones históricas que aquí se pueden ver en la actualidad.

Otro puerto destacado de Rotterdam es Europort, en donde se puede visitar la antigua sede de Holland America Line, desde donde muchos holandeses tomaron un barco para emprender el sueño americano.

Witte Huis

Imagen| Pixabay

Muy cerca del puerto antiguo de la ciudad está Witte Huis, una maravilla arquitectónica de finales del siglo XIX que está considerado el primer rascacielos europeo con sus 43 metros de altura y 10 plantas. Su fachada blanca y estructura fue una de las pocas que sobrevivió al desastre de la guerra.

Casas cúbicas

Imagen| Wikipedia

También muy próximo a Witte Huis se encuentra otra de las atracciones turísticas de Rotterdam: sus famosas Casas Cúbicas o Kijk-Kubus. Estamos ante uno de las construcciones más innovadoras y revolucionarias en cuanto a diseño se refiere, obra del holandés Piet Blom en 1984. Son casas con forma de cubo suspendidos al revés de manera que se pueden observar desde todos los ángulos posibles. Actualmente sólo se puede visitar una ya que el resto están habitadas. Se ubican en el barrio de Oude Haven justo enfrente de la salida del Marktal.

Ayuntamiento e iglesia de San Lorenzo

Imagen| Wikimedia

Pero no creas que Rotterdam sólo tiene arquitectura moderna. Pese a la guerra sobrevivieron algunos edificios como el ayuntamiento o la iglesia protestante de San Lorenzo (1449). El primero data de 1913 y se construyó siguiendo un estilo neorenacentista. Para visitar su interior hay que contratar un tour guiado en la oficina de turismo de Rotterdam. Por otro lado, la iglesia también se puede visitar. Su interior fue restaurado pues quedó dañado con el bombardeo de 1940. La decoración es más bien austera pero sus arcos de piedra y techos abovedados resultan muy interesantes.

Estación de trenes

Imagen| Wikipedia

La estación ferroviaria de Rotterdam es otra muestra más de la importancia de la arquitectura moderna en la ciudad. Aunque fue inaugurada en 2014, ya se ha convertido en un emblema de la ciudad debido a su peculiar forma triangular. No obstante, conserva algún recuerdo del pasado como el reloj central o las letras de la entrada.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Rotterdam

Dicen que hay tantos tipos de viajeros como personas en el mundo. A lo largo de mis viajes me percaté de la variedad de intereses con los que nos podemos topar, por ello en Actualidad Viajes te daré los datos que necesitas para disfrutar al máximo de tus vacaciones en cualquier rincón del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*