Qué ver en Suiza

Suiza

Suiza es un país situado en Europa central que constituye una república federal formada por estados llamados cantones. Berna es su capital, pero hay mucho más que ver en este país. Cuenta con increíbles paisajes aunque no tenga salida al mar, porque sus montañas le confieren un encanto singular. Además, hay muchas otras ciudades interesantes como Lucerna o Basilea.

Vamos a ver todos los lugares de interés que hay en Suiza, un país que se caracteriza por sus paisajes de montaña y por sus bellas y cuidadas ciudades. Un viaje en coche puede llevarnos por los puntos más señalados de este país, que no son pocos. Disfruta conociendo todo lo que se puede ver en Suiza.

Lucerna

Lucerna

Lucerna es considerada una de las ciudades más bonitas de Suiza. Situada junto a un lago en el centro de Suiza, suele ser parada obligatoria para los turistas. El puente medieval de madera de Lucerna es uno de sus lugares más emblemáticos. En el techo del puente hay pinturas que cuentan la historia de Lucerna y Zurich. Al cruzar el puente vemos algunas de las torres de la antigua muralla medieval y llegamos a la Plaza de la Capilla con la Fuente del Carnaval. En Lucerna hay que pasear por su centro histórico y ver lugares como la iglesia de los Jesuitas o el Monumento al León.

Berna

Suiza Berna

Berna es la capital de Suiza, aunque no llegue a ser su lugar más turístico. En esta ciudad no hay que perderse el bello Jardín de las Rosas, un gran espacio verde en donde encontramos más de 200 tipos de rosas. Ya en el centro histórico hay que pasear por la calle Kramgasse, la cual dispone de varios kilómetros de arcadas, fuentes en el centro y tiendas de artesanía. Al principio de esta calle podremos disfrutar con la torre del reloj, una torre medieval muy bonita en la cual se puede entrar para ver el mecanismo.

Interlaken

Interlaken

Como su nombre indica, Interlaken es una ciudad que se encuentra entre lagos. En este lugar hay muchas actividades por hacer, como disfrutar de un crucero por los lagos Thun y Brienz. Si acudes en verano o primavera puedes bañarte en un lido, una zona de baño al aire libre. Otra de las actividades más conocidas es la del tren cremallera que te lleva al Jungfraujoch. Durante el invierno el paisaje cambia completamente y este lugar se convierte en una zona para hacer todo tipo de deportes como las caminatas por glaciares o los paseos en trineo.

Cataratas del Rin

Cataratas del Rin

Estas cataratas son el alto de agua más grande de Europa, por lo que se trata de otro clásico que podemos ver en Suiza. Un salto de agua que surgió hace miles de años en la era glacial. Las entradas se adquieren en el Castillo Laufen que hoy en día funciona como restaurante y albergue. Por el Sendero Belvedere que baja a las cataratas hay varios miradores para verlas desde diferentes puntos. Lo mejor que se puede hacer es disfrutar del crucero por estas cataratas para verlas de cerca.

Gruyéres

Gruyeres

En este bonito pueblo podremos ver el Castillo de Gruyéres, construido entre los siglos XI y XVI. Está en un lugar alto con bonitas vistas antes de la entrada del pueblo. En este pequeño pueblo se elabora el famoso queso gruyere que es conocido en todo el mundo, por lo que hay que acudir a la Maison Gruyere para probarlo. Tampoco hay que perderse su céntrica plaza con edificios antiguos o el curioso Museo del Tibet.

Castillo de Chillón

Castillo de CHillon

Este castillo es uno de los más importantes en Suiza y se encuentra rodeado por el lago Leman. Una visita a este castillo es casi obligada. Desde lejos podemos ver lo bonito que es, sobre todo enmarcado en el paisaje que lo rodea. Por otro lado, se puede entrar y vemos un castillo muy cuidado con habitaciones que todavía conservan los muebles originales. Podemos ver también la zona de la prisión del castillo y sus bodegas.

Ginebra

Ginebra

Ginebra es una ciudad que tiene vistas a los Alpes y una de las ciudades más conocidas de Suiza. En esta ciudad hay varias visitas de interés, como puede ser la original Catedral de San Pedro con un pórtico neoclásico. Subiendo las escaleras que llevan a la cima de las torres se puede disfrutar de unas estupendas vistas. En el embarcadero de Eaux Vives podremos ver la famosa Jet d’Eau, un impresionante chorro de agua que puede llegar a alcanzar los 140 metros de altura. Un poco alejado del centro histórico está el barrio de Carouge que hace siglos fue una ciudad independiente. Es uno de los barrios con más encanto en la ciudad. Tampoco hay que dejar de ver la sede de las Naciones Unidas y pasear por el bello centro histórico en donde encontrar cafés y tiendas de antigüedades.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*