Qué ver en Tortosa

Tortosa

Tortosa es una ciudad que se encuentra en la provincia de Tarragona, Cataluña, formando parte del Bajo Ebro. Esta población no está entre las más conocidas o turísticas, pero lo cierto es que se trata de un lugar que tiene su encanto. Es sede episcopal y cuenta con un estupendo clima mediterráneo. El paso del Ebro convierte a este lugar en un espacio singular, con mucha historia.

Vamos a ver los lugares que puedes ver en una escapada a Tortosa, una ciudad que ofrece bellos rincones y mucha historia, ya que no hay que olvidar que se trata de una ciudad que formó parte del Renacimiento catalán, algo que podemos ver en sus monumentos. Sin duda una pequeña escapada que nos aportará muchos buenos recuerdos.

La Catedral de Tortosa

Catedral de Tortosa

Esta catedral es uno de los puntos de interés más importantes de la ciudad de Tortosa. Aunque se comenzó a construir en el siglo XIV, no se terminó hasta mucho después, en el siglo XVIII. Sobre las ruinas del foro romano se construyó un edificio de estilo románico, pero en la actualidad tenemos uno de estilo gótico. La última parte que se acabó de esta catedral fue la fachada barroca, terminada en el siglo XVIII. En el interior de la catedral destacan las tres naves separadas por pilares con algunas capillas situadas en los laterales. Destacan sus grandes pilares, que ofrecen una gran diferencia de altura de la nave central. En esta catedral se pueden ver varios estilos, debido a las reformas que pasó. En su interior también destacan los relicarios de la Santa Cinta y los retablos del altar mayor.

La Judería

Es bastante destacado que esta ciudad fue un lugar histórico, con muchos siglos y poblaciones asentadas desde los romanos. Los judíos también pasaron por aquí y formaron una gran comunidad ya en el siglo X. En la actualidad queda de este paso de los judíos por la ciudad la llamada Judería. Es un lugar ideal para perderse porque cuenta con unas calles laberínticas que son típicas de las ciudades medievales, en donde el trazado se hacía de forma natural según crecía la ciudad. También destaca la aljama y los callejones blancos.

Los Reales Colegios

Reales Colegios

Como dijimos el Renacimiento catalán fue muy importante en esta ciudad, y todavía se conservan algunos edificios y vestigios de esta época. Los Reales Colegios son precisamente unos edificios que nos hablan del Renacimiento catalán. Estos colegios se fundaron por orden de Carlos V, ya que apoyaba la creación de lugares para los estudios de materias como la Teología. Este es todo un complejo que en la actualidad alberga el centro de interpretación del Renacimiento. Forman parte del conjunto tres edificios diferentes. El Colegio de San Jorge y Santo Domingo, el de San Jaime y San Matías y la iglesia de Santo Domingo.

Los Palacios de Tortosa

Palacio de Tortosa

Esta ciudad que ha crecido mucho a lo largo de los siglos fue también un lugar de gran importancia. Es por eso que en ella todavía podemos encontrar algunos palacios y casas nobles. En esta población podemos buscar algunos palacios de interés, como puede ser el de Montagut, el de Oliver de Boteller o el de Campmany.

El Mercado Municipal

Mercado municipal

Este mercado se encuentra a orillas del río Ebro. Es aquí donde se encuentra precisamente el embarcadero del río con las turísticas embarcaciones que imitan a los antiguos laúdes. Estas peculiares barcas nos llevan por el río para admirar la ciudad. Antes o después del paseo se puede visitar el Mercado Municipal que también es un lugar de interés. Este mercado data de finales del siglo XIX y cuenta con un estilo que podría calificarse como ecléctico. Cuenta con una sola nave con estructura metálica. El edificio es de interés, pero dentro del mercado también podemos encontrar productos frescos y algunos típicos.

El Castillo de la Suda

Castillo de la Suda

Castillo del siglo X que fue en su origen una fortaleza musulmana que se erigió en donde había una acrópolis romana. En este castillo se puede ver el único cementerio árabe que hay al aire libre en la comunidad autónoma. Después de la Reconquista se le dieron otros usos, como puede ser el de cárcel. En la actualidad alberga un parador de turismo. Es un lugar que tiene unas espectaculares vistas sobre la parte de atrás de la catedral, la ciudad y el río. A los pies de este castillo también es posible encontrar los Jardines del Príncipe si lo que se busca es un poco de tranquilidad. Pero sobre todo se recomienda por las vistas y por la historia que hay en sus muros.

Monasterio de Santa Clara

Este monasterio del siglo XIII sufrió destrozos durante la Guerra Civil pero se trata de su convento más importante. En la actualidad destaca su bello claustro gótico. Es uno de los primeros conventos que la orden de Santa Clara estableció en Cataluña.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?