Qué ver en Valencia con niños

Imagen| Pixabay

Valencia es uno de los principales destinos turísticos de España pues reúne todo lo que cualquier turista podría esperar de un destino mediterráneo: un clima templado para disfrutar en cualquier época del año, unas playas que son muy valoradas por los apasionados del mar, una excelente gastronomía y un patrimonio artístico y ecoturístico único. También es un destino ideal al que viajar en familia. Os damos algunas ideas para hacer planes en Valencia con niños.

Bioparc

Imagen| Pixabay

Bioparc es un zoo ubicado en el extremo oeste del Jardín del Turia que se inauguró en el año 2008 en sustitución del antiguo Zoo de Viveros de Valencia. El parque se divide en cuatro biomas: sabana húmeda, sabana seca, bosques del África Ecuatorial y Madagascar. Todos ellos albergan hasta 4000 animales de cientos de especies distintas.

Este espacio natural es perfecto para visitar en familia en un recorrido en torno a las 2 horas de duración. Bioparc cuenta con un programa de actividades de ocio gratuitas con contenido lúdico-formativo que muestran a los visitantes de todas las edades la importancia de la preservación del planeta mientras se divierten y aprenden.

Imagen| Pixabay

El Oceanográfic

Después de una visita a Bioparc, si os gustan los animales acuáticos podéis continuar disfrutando de la naturaleza en el Oceanográfic. Desde que abriera sus puertas en 2003, el Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia se ha convertido en el mayor acuario de Europa.

Por sus dimensiones y diseño, así como por su importante colección biológica, nos encontramos ante un acuario único en el mundo en el que se representan los principales ecosistemas marinos del planeta y donde conviven, entre otros animales, delfines, tiburones, focas, leones marinos o especies tan curiosas como las belugas y las morsas, los únicos ejemplares que se pueden contemplar en un acuario español.

Es una sensación muy especial caminar por los túneles del Oceanogràfic y ver cómo los tiburones y otros peces nadan por encima de los visitantes sin prestarles ninguna atención.

La idea bajo la que nace este singular espacio es que los visitantes del Oceanográfic aprendan las principales características de la flora y fauna marina desde un mensaje de respeto hacia la conservación medioambiental.

De hecho, uno de los trabajos más importantes del Oceanogràfic de Valencia es su compromiso con la naturaleza y su capacidad para concienciar de la importancia del cuidado de mares y océanos.

Ciudad de las Artes y las Ciencias

Junto al Oceanogràfic se encuentra la Ciudad de las Artes y la Ciencias de Valencia por lo que os podéis acercar tras la visita al acuario. El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es un museo del siglo XXI que da a conocer de forma didáctica, divertida e interactiva a los niños todo lo relacionado con la evolución de la vida, los dinosaurios, el cuerpo humano, la ciencia y la tecnología.

Se trata de un edificio espectacular, tanto por el interior como por el exterior. Su superficie consta de 42.000 m2 distribuidos en tres plantas. Destaca por su tamaño y por su diseño pues tiene una cristalería impresionante que se puede apreciar desde fuera.

El Museo de las Ciencias se inauguró en el año 200 y cada año alberga numerosas exhibiciones permanentes y temporales, donde niños y adultos, puede entretenerse y aprender, de una forma amena pues está permitido experimentar y tocar los objetos allí expuestos.

Durante las estaciones cálidas, en primavera y verano, suele haber actividades en el agua que bordea los edificios como por ejemplo ir en canoa, algo que seguro entusiasmará a los más pequeños.

El Parque Gulliver

Imagen| Wikimedia commons

Uno de los parques más emblemáticos de Valencia es el Parque Gulliver, un espacio verde que se ha convertido en uno de los lugares más populares al que acuden los valencianos para pasar un buen rato.

El principal atractivo del Parque Gulliver es la zona infantil dedicada al personaje creado por Jonathan Switf. Los ropajes, pliegues y pelo de la monumental escultura se convierten en rampas y toboganes transformando a los niños en auténticos liliputienses.

El parque dispone de toboganes de todo tipo de diferente longitud y altura. Los hay incluso familiares que permiten lanzarse juntos a varias personas a la vez. Todos cuentan con un recubrimiento especial antideslizante que reduce la velocidad para hacerlos más seguros.

El Parque Gulliver está rodeado de vegetación y otros espacios para jugar como pistas de minigolf, áreas de patinaje y dos ajedreces gigantes. Los palos para jugar al minigolf se pueden alquilar detrás de la figura de Gulliver.

En esta zona del antiguo cauce del río Turia, hay varios bares y quioscos donde se puede tomar algo. Además, este parque tiene aseos púbicos y un servicio de enfermería así como un servicio de vigilancia del Ayuntamiento para que no haya ningún percance.

Playas de Valencia

Imagen| Pixabay

Las playas de Valencia son uno de los principales destinos en España para los que adoran tumbarse al sol y disfrutar del agua del Mediterráneo. Silvestres o urbanas, desiertas o concurridas, pequeñas calas naturales o larguísimas playas sin fin. Sean como sean, todas ellas tienen en común las cálidas y limpias aguas del Mare Nostrum, el legendario mar que tanta importancia ha tenido en la historia de Occidente.

La playa urbana de Valencia por excelencia es La Malvarrosa. De arena fina, abierta y amplia está dotada de numerosos servicios y se ubica muy próxima a Valencia capital. Es una de las playas de Valencia más frecuentadas, si no la que más, por lo que resulta perfecta para aquellos que quieran disfrutar de un ambiente animado y menos calmado.

Muy frecuentada por valencianos y turistas, en ella se dieron cita artistas como Joaquín Sorolla o escritores como Blasco Ibáñez. De hecho, la Casa-Museo del novelista se ubica en esta misma playa.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*