Qué visitar en Filipinas

Filipinas es un gran destino de viaje. Tiene muchos sitios interesantes y por eso mismo requiere un viaje totalmente aparte del clásico itinerario que se hace por el Sudeste Asiático.

De hecho, si uno no dispone de mucho tiempo, en un solo viaje no se puede abarcar todo Filipinas y sus bellezas, así que la puerta queda abierta para un regreso. Hoy nos concentraremos en el norte de Filipinas y en bosquejar un itinerario apenas más extenso.

Filipinas

Filipinas es un compendio numeroso de islas así que hay diferentes paisajes: montañas húmedas, terrazas de arroz, ríos caudalosos, playas de arenas blancas y aguas cristalinas… Son poco más de siete mil islas y muchos opinan que ofrecen los mejores lugares de submarinismo del mundo.

Es tal la oferta que cuando no conoces Filipinas te preguntas por dónde empezar. Eso dependerá siempre del tiempo que tengas disponible. Cuanto más, mejor, pero obvio eso no es lo usual. Por eso hoy nos vamos a correr un poco de las playas, las islas y el snorkel y nos vamos a ir al norte de Filipinas, un buen comienzo para conocer este particular y amigable país.

El viaje comienza en Manila, la capital. No puede ser de otra manera pues para nosotros, hispano parlantes, hay mucho de España aquí. La arquitecta, algunos nombres, todo recuerda su pasado hispano. La mayoría de los turistas usan Manila como trampolín para otros destinos pero siendo la capital bien puedes dedicar un par de días a conocerla.

¿Cuáles son las atracciones recomendadas? La Ciudad Amurallada, lo que queda del antiguo imperio español, Intramuros. Tiene calles adoquinadas, iglesias y casas de estilo europeo. Perderse por aquí vale la pena. El Fuerte Santiago del siglo XIV es otro sitio interesante, ocupado tanto por españoles como por ingleses, americanos y japoneses. Hoy es un museo.

La Iglesia San Agustín alberga un museo y es la iglesia mas antigua del país. Está aquí en Intramuros y es Patrimonio Mundial. Más cerca de la costa está el Malecón Manila, el mejor sitio para contemplar la puesta del sol. Tiene dos kilómetros rodeados de palmeras y hay vendedores y músicos ambulantes. El Parque Rizal es un sitio al aire libre precioso en el corazón de la ciudad, con caminos, estatuas y mucha historia en sus monumentos.

Para hacer algunas compras baratas está el Mercado Divisoria, en el corazón del Barrio Chino, pero si quieres algo mas moderno está el Manila Super Mall. Si no quieres visitar lugares en concreto puedes alquilar una bici o apuntarte a un tour en bici. Bambike Ecotours es una genial opción pues tiene bicis hechas a mano por gente local, con bambú. ¡No te olvides!

Una vez que terminas de darle un vistazo a Manila es hora de ir al norte. Para eso compras aquí los tickets de autobús rumbo al norte de Luzón. Algunos viajeros no toman en consideración a Luzón y saltan directamente a las playas, pero en este artículo nos  proponemos salir del carril usual y recomendar sitios un poco menos populares. Y aquí entra Luzón.

El norte de Luzón está decorado con terrazas de arroz. La UNESCO las ha declarado Patrimonio Mundial y así atraen turistas, pero ellos suelen quedarse allí y no ir un poco más allá. Si quieres ver paisajes igual de hermosos pero sin tanta gente, entonces hay que visitar otros arrozales que no son los de Banaue. Llegas tras seguir viaje una hora más, subiendo la montaña. Aquí están las preciosas terrazas de arroz de Batad.

Y ya que llegaste aquí lo ideal es quedarse a pasar la noche. Hay casitas construidas en las terrazas mismas, Batad Transient House, por ejemplo, con desayuno incluido Hay cascadas cerca que son preciosas para, al día siguiente, refrescarse un poco. Como dijimos, hasta el norte de Luzon llegas en autobús. Hay servicio nocturno desde la zona de Sampoloc en Manila por alrededor de veinte euros y se pueden comprar por anticipado o el mismo día. Los autobuses parten a las 9 de la noche.

También en el norte hay algo que seguro viste en algún documental: los ataúdes acomodados en los acantilados, los famosos ataúdes de Sagada. Resulta que las tribus de esta parte de Filipinas guardan a sus muertos en ataúdes que amuran a las paredes de los acantilados, dejándolos más cerca del cielo. Si bien es una costumbre que se ha perdido bastante todavía hay algunos ataúdes allí. Se llega en autobús desde Banaue, en los autobuses que van hacia Baguio.

Baguio es una ciudad filipina situada en las montañas, bien al norte en la isla de Luzón. Fue fundada por estadounidenses  en 1909 y fue durante mucho tiempo la ciudad balnearia del país. Tiene veranos frescos y afables, nada sofocantes. Desde Manila hay 250 kilómetros. Hay algunas atracciones como su mercado, el jardín botánico, la catedral o  la residencia oficial presidencial.

La montaña más alta de Luzón está aquí y tiene casi 3 mil metros de altitud, es el Monte Pulag. Hay tours que te llevan a conocerla. El tour implica llegar en jeep a una aldea de montaña donde se pasa la noche en una casa local y después, temprano en la mañana, se inicia el asenso. Incluso este viaje al cielo puede ser tu última visita en Luzón porque puedes coordinar con la agencia de turismo que te devuelva directamente a Manila después, en lugar de regresar a la ciudad de Baguio.

Una vez completada esta excursión al norte ya tienes vía libre para seguir viaje y volar al sur de Filipinas. Un buen itinerario puede saltar del norte de Luzón a la isla de Siargao, por ejemplo, la capital nacional del surf, en la región de Mindanao. En la parte central de Filipinas está Boracay, destino top: su playa de cuatro kilómetros es un ensueño, hay restaurantes, hoteles y vida nocturna.

Boracay da para tres o cuatro noches, no más, salvo que te guste mucho la diversión. Puedes llegar hasta aquí en avión o en ferry desde Batangas. A Batangas puedes llegar incluso desde Manila en solo dos horas de autobús, allí tomar el ferry nocturno y llegar a las 7 am.

Por último, no puedo dejar de nombrar Coron, en la provincia de Palawan, con sus fantásticas formaciones rocosas y lagunas turquesas. Tiene además innumerables naufragios, especialmente japoneses de la Segunda Guerra, así que en solo 20 minutos de viajecito en bote fuera de la costa hay un paraíso submarino. ¿Y cómo llegas a esta ciudad? Desde Boracay puedes volar barato desde Caticlan con Air Juan. El avión tiene solo 12 asientos y es la mejor manera de disfrutar Filipinas desde el aire.

En Coron tienes hoteles y hostels más baratos e interesantes, si es que compartir no te molesta. El Nido también está en Palawan, un paraíso con muchos alojamientos accesibles, restaurantes, bares y destinos de buceo. Hay lagunas, cuevas e islitas y muchos tours disponibles para matar varios pájaros de un tiro. Un tour muy lindo es el que une Coron y El Nido en velero. No es barato, pero sí hermoso.

Hasta aquí llegamos hoy y nos están quedando en el tintero la Isla Bantayan, Cebu... Eso será en otra oportunidad.

Por último, algunos datos extras: moverse por dentro del país es barato, hay muchos autobuses, especialmente por el norte, todos con aire acondicionado y a veces con alguna comida a bordo, hay ferries y botes para moverse entre las islas, algunos viajan de noche y los ticketes se pueden comprar directamente en el puerto, hay taxis también y taxis motos que son más baratos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*