Rumanía, lugares imprescindibles

Castillo de Bran

Rumanía es un estado soberano que forma parte de la Unión europea. Se encuentra en la zona de Europa Central y del Sureste, con una parte de costa en el Mar Negro. Es un país en el que podemos encontrar muchos espacios naturales pero también interesantes ciudades que tienen mucho que ofrecer a los turistas que desean conocer este país.

Desde el famoso Castillo de Bran que es famoso por relacionarse con el Conde Drácula a ciudades como Bucarest o Sighisoara. Sin duda es un lugar en el que podemos encontrar muchos puntos para hacer increíbles escapadas muy variadas. Por ello vamos a ver todo lo que nos puede interesar en Rumanía.

Bucarest

Bucarest

No hay viaje a Rumanía que se olvide de la capital, Bucarest. Esta ciudad que ha sufrido en las guerras mundiales y la dictadura hoy en día se presenta como un lugar con mucho potencial turístico. En ella podremos ver lugares increíbles como la Catedral patriarcal, sede del patriarca de la iglesia ortodoxa rumana. Es un conjunto en el que se puede ver la catedral, el palacio patriarcal o las capillas con bella iconografía. La plaza Unirii es la más grande, con una gran fuente y es muy céntrica, por lo que es otro lugar a visitar. Por otro lado, tienes un casco antiguo con edificios como el Monasterio Stravopoleos o el Ateneo en estilo neoclásico. Bucarest también tiene su Arco del Triunfo que nos recuerda al de París.

Castillo de Bran

El Castillo de Bran es una de las visitas totalmente imprescindibles si hablamos de Rumanía. Se encuentra cerca de la ciudad de Brasov en la región de Transilvania y se ha asociado con el tiempo al mito del Drácula de Bram Stoker, aunque se trata de una bella fortaleza medieval. En realidad Vlad el Empalador, el personaje d el histórico en el que se inspira Drácula, no vivió en ella, ya que solo estuvo habitada un corto periodo de tiempo por María de Edimburgo. El castillo es una interesante visita ya que cuenta con hasta sesenta habitaciones y está situado en un lugar elevado. En su interior se pueden ver colecciones de muebles, de armaduras y de armas de siglos pasados. Este castillo convertido en museo es una visita perfecta para combinar con la visita al pequeño pueblo de Bran.

Sighisoara

Sighisoara

La bonita ciudad de Sighisoara es Patrimonio de la Humanidad gracias a su casco antiguo medieval y está considerada como una de las más bonitas de Rumanía. Es de hecho en esta ciudad en la que se instaló Vlad II y su esposa, teniendo un hijo, Vlad III conocido como Vlad Tepes o el Empalador por su gran crueldad, dejando una leyenda que inspiraría a Bram Stoker. Pero en Sighisoara hay mucho más que ver, ya que no solo la casa en la que vivió Vlad y sus padres es un punto de interés. Tiene una bonita Torre del Reloj del siglo XIII que es el símbolo de la ciudad y el principal punto de entrada y salida al casco antiguo. Dentro está el Museo de Historia y cuenta con excelentes vistas. Otro punto de interés es la escalera de los estudiantes del siglo XVII, una escalera de madera con cubierta que une la parte baja con la alta y por la que pasaban los estudiantes. Tampoco debemos olvidarnos de pasear por su casco antiguo disfrutando de esas casitas de colores.

Sibiu

Sibiu

Esta ciudad se encuentra también en la región de Transilvania y fue una de las grandes ciudadelas construidas por los sajones de Transilvania en su afán de defender las fronteras del Reino de Hungría. Tuvo un gran crecimiento en los siglos XII y XIII y hoy en día es una de las ciudades que no hay que perderse en Rumanía. En esta ciudad podemos disfrutar de la Piata Mare, que es la plaza más grande, y de la Piata Mica, una plaza pequeña pero con gran encanto. Es posible subir a la torre del ayuntamiento para disfrutar de las vistas a la ciudad y pasar bajo el Puente de los mentirosos o Podul Minciunilor. en la Plaza Huet nos encontraremos con la imponente catedral evangélica de gran belleza en estilo gótico.

Sinaia

Sinaia

En la población de Sinaia se puede ver el famoso Castillo de Peles, construido por el rey Carol I. Este castillo es precioso y se encuentra en un entorno de montaña que parece sacado de un cuento. No abre todo el año por lo que hay que consultar previamente la visita para ver si podemos verlo por dentro pero de todas formas la visita vale la pena por su gran belleza. Cerca se encuentra también el castillo de Pelisor y los pabellones de caza. En la localidad podremos ver el Monasterio de Sinaia con cierto estilo bizantino y subir a las montañas en el funicular.

 

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*