Una ruta para conocer los tesoros violetas de la Provenza

Francia siempre es una agradable caja de sorpresas. No importa cuántas veces hayamos podido visitar el país vecino pues siempre quedan hermosos rincones que descubrir. Para aquellos que estén a punto de disfrutar de las vacaciones de verano, un buen lugar para recorrer y conocer es la Provenza, ese singular territorio que con su belleza cautivó a numerosos artistas hace siglos y cuyos paisajes quedaron plasmados en sus icónicas obras.

La mejor manera de disfrutar de la Provenza es hacerse con un vehículo y recorrer con él sus carreteras y caminos rurales, descubriendo los pueblos que han logrado mantenerse intactos al turismo de masas.
Son la lavanda, las mimosas y las flores frescas las que visten de perfumes y colores los campos de la Riviera francesa que seduce a todo el mundo. Desde finales de junio hasta el final del verano los campos adquieren un color morado oscuro y la lavanda se convierte en la protagonista absoluta de un paisaje casi de cuento.

Los viajeros encontrarán en La Provenza muchas cosas que les recordarán a sus lugares de origen y una historia común, especialmente aquellos que pertenezcan a culturas mediterráneas.

Ubicación de la Provenza

Se sitúa al sudeste del país galo y, sin duda, se trata de la Francia más mediterránea. Un territorio de campos serpenteantes que cautivó a los romanos hace miles de años y que en los últimos siglos ha sido fuente de inspiración para artistas como Van Gogh, Picasso o Cezánne. Hoy en día los viajeros acuden a sus pueblos buscando el encanto del estilo de vida mediterráneo, de su singular arquitectura, de su deliciosa gastronomía y del aroma de sus campos de flores.

Ruta por la Provenza

Aviñón

Aviñón

Gordes es un comienzo perfecto para una ruta por la Provenza. Una encantadora localidad que posee unas vistas panorámicas impresionantes del valle y la montaña del Luberon, con campos de lavanda, de olivos y de almendros. Se encuentra coronada por una fortaleza del siglo XVI. Además, a pocos kilómetros de Gordes, hacia el nordeste, se encuentra uno de los paisajes más idílicos de la Provenza con los característicos campos de lavanda y la abadía de Sénanque.

Treinta kilómetros hacia el este, en Aviñón, destaca como edificio más importante el palacio papal. Una fortaleza en la que vivieron hasta siete pontífices de la iglesia, algunos de los más conocidos fueron Urbano V y Clemente V. Al salir de esta villa rumbo sudeste para recorrer quince kilómetros hasta Saint-Rémy-de-Provence, entraremos de lleno en las campiñas provenzales, aquellas que el viajero ha contemplado innumerables veces en los cuadros de populares pintores del siglo XIX y XX.

Tomando rumbo hacia Aix-en-Provence aparece Les Baux-de-Provence, muy conocida por su ciudadela medieval derruida sobre un promontorio. Después del paso por Tarascon, la villa del monstruo que ahora se saca en procesión durante los festejos, llega otro de los platos fuertes de las ciudades provenzales: Arles.

Arles

Arles

Ahí todo el mundo quiere acercarse al café que pintó Van Gogh y que hoy lleva su nombre para sentirse como parte de su célebre obra. Antes del arranque de ira que le llevó a cortarse una oreja tuvo tiempo para crear también Los girasoles, un bodegón que concentra toda la potencia paisajística y lumínica de la Provenza. En Arles se encuentra también el que en su momento fuera el circo romano más grande de Europa.

Aix-en-Provence se halla a una hora de coche, el trayecto más largo del itinerario. Entre viñedos que proponen el placer de degustar vinos franceses, surge la Villa de las Mil Fuentes, en la que nació y pasó gran parte de su vida Paul Cézanne, cuyo taller se halla en pleno casco histórico. En el centro también se encuentra el mercado de flores, la catedral de Saint-Sauveur y sus populares bulevares.

Gastronomía en la Provenza

mercado provenza

Muy popular entre los viajeros que visitan la Provenza es su gastronomía y sus tradiciones ancestrales. En sus coloridos mercados encontraremos sus sabrosas especialidades como el aceite de oliva, el cordero de Sisteron, el queso de Banon, el melón de Cavaillon, los pasteles de almendras de Aix o la miel de Provenza.

Cómo llegar a la Provenza

La forma más práctica, útil y rápida para llegar a la Provenza depende del lugar del que partamos. Desde el noroeste de España, el coche puede ser la opción más económica y rápida. Desde el resto de la península Ibérica el automóvil ya no es un medio de transporte tan práctico pues se precisan muchas horas para llegar al destino. En esos casos tal vez lo mejor sea utilizar el avión, Ryanair e Iberia enlazan Madrid y Marsella mientras que Vueling vuela desde Barcelona.

Cómo recorrer la Provenza

provenza

El coche es el medio más práctico, aunque en las ciudades lo mejor es moverse en bicicleta o a pie. Los autobuses regionales conectan todas las poblaciones de forma eficaz y rápida.

La gran diversidad turística que ofrece esta región francesa permite cubrir todas las franjas, desde el turismo de mar y playa, turismo urbano para el viajero que gusta de ciudades culturales e históricas, el turismo rural, el turismo ecológico cubierto con sus parques nacionales y hasta el turismo invernal, con sus medio centenar de centros de esquí sobre la franja alpina de la región.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *