5 Secretos de Madrid que debes conocer

Imagen| Flickr by JRxpo

Como capital de España, Madrid es una ciudad cosmopolita repleta de monumentos, restaurantes, comercios, parques, museos, etc. que ofrece muchas posibilidades en cuanto a ocio. El centro histórico es de sobra conocido y aparece en todas las guías turísticas que cualquier visitante primerizo pueda tener.

Sin embargo, detrás de esa imagen existe otro Madrid. Una ciudad repleta de rincones poco conocidos incluso para los madrileños que sorprende a propios y extraños. Tal es el caso de los siguientes sitios de interés conocidos como secretos de Madrid.

Parque El Capricho

Ubicado en Alameda de Osuna, se trata de un maravilloso espacio verde de 14 hectáreas con una capacidad vegetal y paisajística única pues fue diseñado por la duquesa de Osuna en 1784 para el disfrute de la vista. Cuando adquirió el terreno, volcó en él todo su conocimiento y buen gusto para diseñar un espacio donde disfrutar de la naturaleza y recogerse en solitario o junto con amigos.

Este secreto de Madrid recibe su nombre al ser precisamente un sitio creado en base a los caprichos de la duquesa para decorarlo a su antojo: con un laberinto, con un parterre francés, con el templete de Baco, con una ermita… Todo ello rodeado de jardines, árboles y estanques.

De hecho, gracias al variado número de especies vegetales que habitan en El Capricho se puede decir que son cuatro parques en uno pues dependiendo de la época del año, este secreto de Madrid se aprecia y valora de un modo u otro.

La Plaza de Dalí

Imagen| Youtube

El mítico pintor surrealista dejó su impronta para el recuerdo no sólo en sus lienzos sino también en la avenida de Felipe II de Madrid, a través de una escultura que el catalán quiso dedicar al físico Isaac Newton.

La estatua mide casi 4 metros de altura y está colocada sobre un cubo de piedra negra pulida en cuyas caras se leen letras que forman el nombre Gala, el de su musa y pareja. Tras la figura aparece un enorme dolmen de granito que pesa 350 toneladas, que aunque fue concebido como naturalista, finalmente resultó con formas geométricas.

Iglesia San Pedro ad Víncula

Imagen| El Sereno de Madrid

Otro secreto de Madrid desconocido para el gran público es la iglesia de San Pedro ad Víncula, situado en el centro histórico de la Villa de Vallecas. Ya desde el siglo XV, esta zona de Madrid contaba con un importante núcleo de población que se incrementa cuando la corte se traslada a la capital. De ahí la necesidad de crear un templo para los feligreses.

San Pedro ad Víncula se construyó en 1600 según el proyecto de Juan de Herrera aunque posteriormente se añadió una torre que aún se puede ver en 1775 por Ventura Rodríguez. Después sufrió diferentes transformaciones tener el aspecto de hoy.

Su exterior presenta una fachada de aparejo de estilo toledano, con una bonita portada y una torre de elegante planta, arcos de medio punto y un chapitel con que remata. En su interior, hay cuadros de Rizzi y de Lucas Giordano, donde se explica el milagro de la liberación de San Pedro de sus cadenas por mediación de un ángel.

Barrio de las Letras

Imagen| ViajeJet

Este pequeño barrio del centro de Madrid es una rareza de la que pocas ciudades pueden presumir en el mundo. Aquí se concentraron durante el llamado Siglo de Oro los mejores literatos de la época, que vivían en las mismas calles y frecuentaban los mismos espacios con las rivalidades que eso suponía.

Pedro Antonio de Alarcón, Francisco de Quevedo y Villegas, Luis de Góngora, Félix Lope de Vega, Miguel de Cervantes y otros muchos más coincidieron en el mismo vecindario y pasaron a la historia de la literatura.

En este secreto de Madrid hay calles con un adoquinado especial que forman frases de obras célebres de estos ilustres vecinos. Además, en el Barrio de las Letras se puede visitar la casa original de Lope de Vega o conocer la iglesia donde fue enterrado Miguel de Cervantes.

La Mariblanca

Imagen| Mirador Madrid

Todo el que se acerque a la Puerta del Sol descubrirá en uno de sus laterales una estatua de mujer que pocos conocen quién es. Se trata de la Mariblanca, una figura de mármol blanco diseñada en 1618 al estilo de Venus para una fuente que iba a engalanar la plaza.

Su historia no ha sido fácil pues desde su ubicación en las calles de Madrid ha sufrido numerosos actos vandálicos y posteriores reparaciones. En 1984 sufrió muchos desperfectos por esta cuestión y la retiraron de la vía pública para restaurarla.

La que ahora se puede ver en la Puerta del Sol es una réplica realizada en 1986 y que desde entonces ha variado al menos en dos veces su posición: primero estuvo donde la fuente original, luego en la confluencia con la calle Arenal que es donde actualmente se puede contemplar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *