Sitios bonitos en Cataluña

Una de las comunidades autónomas de España es la bella Cataluña, al noreste de la península, con frontera con Andorra y Francia, y el Mar Mediterráneo. Es una tierra hermosa, con una gran cultura y uno de los territorios más ricos del país.

¿Pero qué sitios bonitos hay en Cataluña?

Santa Pau

 

Si te gustan los paisajes volcánicos, la actividad de la Tierra, el sentir que estás en un planeta vivo, entonces puedes darte una vuelta por la Zona Volcánica de la Garrotxa. Aquí está La Frageda d’en Jordà, pero también está la encantadora villa de Santa Pau.

Santa Pau es una postal medieval de lo más hermosa. Supo ser la sede de la baronía de Santa Pau por aquellos tiempos, así que conserva un castillo de entre los siglos XIII y XIV con su plaza porticada. También tiene algunas iglesias antiguas  y hasta una de ellas está dentro del cráter del volcán Santa Margarita, el Santuario de Santa Margaita de la Cot.

Lo mejor aquí es recorrer los miradores de la zona, todos frente al casco antiguo y orientados al este, con las mejores vistas panorámicas de la región. Al pueblo mismo, rodeado de murallas, se accede por un pórtico que te deja justo en la Plaza Mayor, de forma irregular, con la Iglesia de Santa María que data de 1430 y el mismo castillo.

Callejones, pórticos, casas de piedra, ventanas góticas, todo va apareciendo mientras recorres este recinto amurallado que te transporta atrás en el tiempo.

El Vilosell

Este pueblo está en la provincia de Lleida que suele no nombrarse mucho entre turistas, pero si te gusta lo medieval éste es otro ejemplo. Está en un territorio irregular, con pendientes, barrancos, rieras y bosques de pinos, almendros u olivos. Discurre el sío Set y eso hace que también haya tierras de cultivo.

Vilosell es un pueblo medieval muy bien conservado así que puedes pasar un rato caminando por sus calles con adoquines, ver desde las alturas la zona alrededor y las montañas más arriba, conocer la vieja capilla y la iglesia, sus casas rurales, la bodega y por suerte, sus restaurantes.

Lamentablemente no queda casi nada de su castillo, que fue derruido y sus piedras reutilizadas, pero se ha construido un bonito mirador en lo alto de sus ruinas.

Castellar de n´Hug

Es aquí donde nace el río Llobregat, en Clot del Moro, donde además está el Museo de la Antigua Fábrica de Cemento Asland y el Museo del Transporte de Cataluña. Se trata de un pueblo pequeño situado en la comarca de Berguedá, con unos 80 habitantes nada más.

La visita puede ser breve pero te va a gustar. Puedes probar las croisants gigantes por las que es famoso, de 1 kilo de peso, o sus sabrosos embutidos artesanales. La Iglesia de Santa María de N`Hug es una hermosísima iglesia medieval del siglo XI. El Museo del Pastor  habla sobre la vida de este hombre de campo y de cómo era y es su trabajo, y si vas el último domingo de agosto podrás ser testigo del Concurso Internacional de Perros Pastores.

Y si te interesa la naturaleza las fuentes del río Llobregat están muy cerca. Pequeño paseo mediante llegas a este sitio (apenas media hora en bajada desde el pueblo). ¿Cómo llegas al pueblo? En tren, en autobús o en coche. Desde Barcelona son dos horas.

Tavertet

Está en la provincia de Barcelona, en la comarca de Osona sobre un peñasco y con un precipicio vertiginoso que mira a los pantanos de Sau. Se trata de un pueblito de casas de piedra, tradicionalmente rurales. Las casas del centro, 40 casas más o menos construidas entre los siglos XVII y XIX, son Bien de Interés Cultural.

Su origen medieval se ve por todas partes, pero el símbolo es La Torre, antiguo torreón de defensa. También hay una iglesia de estilo románico, cuya construcción comenzó en el siglo XI y terminó recién en el siglo XVIII. También, dentro del mismo estilo, está Sant Miquel de Sorelols, del siglo XI, más pequeña y sobre una colina junto con los restos del castillo local. Otra iglesia es la Sant Bartomeu Sesgorgues, del mismo estilo, pero del siglo XII, construida en la garganta sobre el arroyo.

El paseo continuará hasta el Mirador del Pla del Castell, con vistas espectaculares del pueblo, el pantano y las montañas. Pero no es el único mirador, también está el mirador del Silenci, al lado de l’Avenc de Tavertet, hermosa macía que ofrece alojamiento. ¿Te gusta el pueblo y te quieres quedar? Pues hay mas sitios familiares que ofrecen alojamiento, por ejemplo la Masía de la Torre, en el valle, con una torre antigua estupenda.

Finalmente, si te gusta caminar puedes ir desde Tavertet a Sant Corneli, en dos horas y media ida y vuelta. En el camino pasas por Nivelles y por un antiguo domen en San Cornelio, al lado de la ermita. Otra ruta posible te lleva desde Tavertet a Puig de la Força, pero son seis kilómetros así que se tarda una hora, hora y media más. Aquí, además de que el camino es fantástico, verás las ruinas de un castillo, peor las vistas que ofrece son preciosas.

Cuevas de Benifallet

¿Te gustan los mundos enterrados? Pues entonces acércate a la provincia de Tarragona, a solo dos horas en coche desde Barelona y podrás conocer estas cuevas hermosas. Solo fueron descubiertas en 1968 y se trata de seis cuevas, aunque solo pueden visitarse dos.

La Cueva del Dos, por sus dos bocas, tiene un recorrido de 253 metros. La otra se llama Meravelles y es una cueva impresionante de 510 metros repleta de columnas, gours, estalactitas, estalagmitas… ¡Una hermosura!

Si vas te conviene ir en agosto ya que hay que saber que entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo las visitas solo se pueden hacer los fines de semana y los días festivos. Pero del 1 de abril al 31 de octubre las cuevas abren de  lunes a domingo. Calcula unos 7 euros por adulto el valor de la entrada.

Cala Trons

Hemos hablado de pueblos medievales , montañas y de cuevas, ¿pero qué hay del mar? Entonces, antes de terminar podemos presentar la Cala Trons, sobre la Costa Brava, un sitio maravilloso situado entre acantilados que cortan el aliento.

La cala se ubica en Lloret de Mar, sobre el sur de la Costa Brava. Es una cala con arena gruesa y rocas y desde el pueblo se llega por un camino de ronda. está entre las playas de Canyelles y de Lloret y este camino que te conduce a ella parte precisamente de la playa de Lloret, pasando por detrás del castillo de En Plaja.

La cala está entre estos dos enormes arenales y tiene un largo de 45 metros. Tiene una pendiente de entrada al mar pronunciada, fondo de rocas también, aunque si buscas, del lado izquierdo, encuentras una lengua de arena que ayuda a no cortarse los pies queriendo darse un chapuzón.

No se si es cómodo acostarse sobre piedras a tomar el sol, pero para contemplar el mar, hacer buceo o snorquel o pescar con caña es estupenda.

Hasta aquí, algunos de los rincones bonitos en Cataluña. Por supuesto, no son los únicos, muchos han quedado fuera de esta lista, pero como muestra de la belleza de esta región de España vale un botón. Y este es el nuestro.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*