Tres rutas de senderismo únicas en Galicia

Fuciño do Porco

Las rutas de senderismo se han puesto de moda, y hoy en día son muchas las personas, que incluso sin ser aficionadas al deporte, deciden realizar diversas rutas para descubrir rincones cerca de casa o durante sus vacaciones. Es por eso que hoy os hablaremos de algunas de las rutas de senderismo más bellas y más populares en Galicia.

Esta tierra llena de lugares por descubrir y de bellos rincones nos trae otra cosa más para hacer, después de probar su gastronomía, visitar Santiago de Compostela o bañarse en sus playas. Las rutas de senderismo están cobrando mucha importancia y hay algunas que nos pueden ayudar a descubrir lugares naturales llenos de belleza que nos dejarán asombrados.

Camiño dos Faros

Ruta dos Faros

El Camino de los Faros, como se diría traducido al castellano, se trata de una ruta que discurre entre la población de Malpica y Finisterre, en la zona norte de Galicia y por la zona de la costa. Son nada más y nada menos que 200 kilómetros de ruta, por lo que es imposible hacerla en un solo día, pero esta ruta la han dividido en ocho etapas para que la gente puede disfrutar de ella por completo en diferentes días. Es una gran ruta, en la zona de la conocida Costa da Morte, en donde disfrutar de unos bellos y salvajes paisajes, pasando por playas, acantilados, zonas rurales y por supuesto todos los faros de esta zona costera.

La primera etapa va de Malpica a Niños, con 21,9 kilómetros. Esta etapa sale del pueblo de Malpica y de su puerto para recorrer seis playas diferentes y el Faro de Punta Nariga. En la segunda etapa se va de Niñóns a Ponteceso, pasando por calas y los acantilados del Cabo Roncudo con su faro. En esta etapa se realizan un total de 26 kilómetros. En la tercera etapa se va de Ponteceso a Laxe durante 25,2 kilómetros, disfrutando del Estuario do Anllóns en el inicio. En esta etapa se pueden ver dos restos arqueológicos de gran importancia, el Dolmen de Dombate y el Castro A Cibda. En la cuarta etapa se va de Laxe a Arou, durante 17,7 kilómetros, siendo la etapa más corta. En esta etapa se puede visitar Camelle y la Playa de los Cristales. La etapa quinta va de Arou a Camariñas, en plena Costa da Morte y con una ruta de 22,7 kilómetros. En esta etapa se puede visitar el Faro Vilán y el Cementerio de los Ingleses. La sexta etapa es la más larga con 32 kilómetros y va de Camariñas a Muxía. En esta etapa se termina en el Santuario da Virxen da Barca y en el paseo de la memoria por el desastre del Prestige. La séptima etapa va de Muxía a Nemiña y es la etapa más difícil por el terreno agreste, con 24,3 kilómetros. La octava y última etapa va de Nemiña a Cabo Finisterre, con 26,2 kilómetros de ruta. Con estas ocho etapas habremos recorrido gran parte de la costa norte gallega.

Ruta da Pedra e da Auga

Ruta da pedra e da auga

Esta ruta es una de las más populares y conocidas, situada en la zona de las Rías Baixas en la provincia de Pontevedra. Esta ruta discurre por el río Armenteira, junto al cual había antiguos molinos de piedra que funcionaban gracias a la fuerza del agua y que hoy en día tienen una función turística y de patrimonio. Esta es una bonita ruta que discurre por zonas naturales junto al río, y además está bastante transitada y no cuenta con una gran dificultad, por lo que es ideal para toda la familia. En esta ruta hay más de 50 molinos, aunque muchos de ellos están abandonados y no han sido reconstruidos. Al final del recorrido se llega a un importante edificio religioso: el Monasterio de Armenteira. El recorrido completo son siete kilómetros, aunque si lo vamos a hacer de ida y vuelta hay que tener en cuenta que son 14 y que lleva de cuatro a seis horas dependiendo de la prisa con que hagamos el recorrido. En el principio no es muy interesante y hay gente que se incorpora en la subida a Armenteira, después de la rotonda que lleva a la autovía.

O Fuciño do Porco

Fuciño do Porco

La ruta conocida como O Fuciño do Porco se encuentra cerca de Viveiro, en la zona de O Vicedo y cerca de la conocida como la playa de las Catedrales en la mariña lucense. Esta zona no es tan conocida y sin embargo tiene una gran belleza, porque es una ruta que discurre entre acantilados, con unas espectaculares vistas al mar. Esta ruta es muy corta, aproximadamente un kilómetro, pero lo que tiene de corta lo tiene de asombrosa. Los paisajes son increíbles y no dejan a nadie indiferente. Si queremos recorrer todavía más camino para conocer la zona, podemos aparcar en la playa de Abrela y hacer el resto del camino a pie, que son unos siete kilómetros, ya que la zona es muy bella y con caminos sin asfaltar.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

España, General

Susana Garcia

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *