Turismo barato en Reykjavík, Islandia

reykjavik

Islandia es uno de los mejores destinos si te gustan los sitios de naturaleza salvaje, lejano pero lo suficientemente cerca como para considerar el viaje.

Reykjavík es la puerta de entrada y la capital, al mismo tiempo la ciudad más grande y la ciudad más al norte del mundo. ¿Qué puedes hacer aquí? ¿Qué conviene conocer y qué no? ¿Qué vas a comer, cómo vas a moverte y qué compras o excursiones hay para hacer… todo sin gastar mucho dinero? Descúbrelo aquí.

Reykjavík

reykjavik-2

Es una ciudad relativamente nueva ya que si bien el primer asentamiento tiene siglos, como centro urbano se desarrolla recién en el siglo XIX. Al día de hoy tiene fama de ser una de las ciudades más limpias, seguras y ecológicas del mundo entero. ¡Ver para creer!

Pero primero, ¿cuándo conviene ir? Pues las estaciones están muy demarcadas, no solo por la temperatura sino por la luz del sol. Las horas de luz solar, en verdad. La temporada turística en todo el país es entre junio y agosto cuando brilla el famoso sol de medianoche y hay una cierta luz todo el día todos los días.

reykjavik-3

Pero si puedes elegir agosto es mejor porque tiene más festivales culturales, si es que te gustan las actividades así. Por supuesto que encontrar alojamiento barato es algo complicado para estas fechas, pero los festivales valen la pena pues hay conciertos por la noche, veladas de jazz y exhibiciones de arte.

Islandia es uno de los destinos donde también es posible disfrutar de las Luces del Norte o aurora boreal y para tener chances de verlas hay que ir en otoño. Por otro lado, si el frío no te espanta, diciembre con la navidad, el hielo, la nieve y las pistas de patín, los fuegos artificiales y las fiestas es una belleza.

Si no quieres tener solo cuatro horas de sol evita enero y febrero.

Turismo en Reykjavík

calles-de-reykjavik

Por suerte es una ciudad pequeña y en unos dos o tres días puedes recorrerla. Andarás por la peatonal Laugavegur más de una vez, hacia un lado y hacia el otro, por el centro. Caminando, pero cuando se trata del sistema de transporte puedes usar el tren y el metro y hacer combinaciones entre uno y otro.

El ticket del autobús público ronda los 2, 15 euros y puedes descargarla aplicación para comprar tickets en tu móvil o pagar arriba, pero solo la tarifa justa. Un ticket te permite un trasbordo gratis siempre que lo hagas dentro de los 75 minutos. Lo cierto es que la red de autobuses públicos es genial y funciona de maravillas por toda la ciudad permitiéndote ir de una a otra atracción.

La Reykjavík City Card es de 24, 36 o 72 horas e incluye los autobuses y descuentos en atracciones, restaurantes y tiendas.

Qué ver en Reykjavík

campos-geotermales

La ciudad es conocida por el uso energético que hacen de su área geotermal, de la actividad subterránea que mantiene el planeta vivo y que esta gente ha descubierto cómo aprovechar.

Entonces, creo que lo primero que hay que ver es eso. No muy lejos está Hafnarfjörour, un lugar con campos sulfurosos y manantiales calientes con agua que literalmente hierve. A su alrededor hay colinas multicolores y una pasarela cruza por toda esta zona geotermal explicando todo lo que se ve.

acantilados-krysuvikurberg

Colina arriba hay un lago humeante enorme y aunque hay que trepar bastante, vale la pena subir. Verás depósitos sulfurosos, agujeros de lodo, lago en cráteres  coloridos que se han formado por violentas erupciones (el más grande tiene 46 metros de profundidad), a veces de un color verde profundo.

Si llegaste aquí en coche puedes viajar unos minutos más y llegar a la costa del Atlántico para apreciar los fantásticos acantilados Krýsuvíkurberg, muy recomendable si te gustan las aves. Pero si lo tuyo sigue siendo la genial manera en la que los de Islandia aprovechan la energía geotermal puedes visitar la Planta de Energía Geotermal y su exhibición, en Hellisheioi. Hay visitas guiadas en español y solo está a 20 minutos del centro. Cuesta 950 ISK por persona.

playa-geotermal

Para seguir disfrutando de las aguas calientes, pero al aire libre, puedes acercarte a la playa de Nauthólsvik, abierta en 2001, con una gran laguna que aúna el agua caliente y la fría del mar y es espectacular.

Hoy está de moda la cultura vikinga así que en la ciudad hay un sitio impresionante que data del periodo entre el 870 y el 930 d.C, extendiéndose hasta el siglo XII. Todo está como un asentamiento vikingo de esa época, una vieja granja o lo que queda de ella que fue descubierta por unas obras en 1986. Vale la pena ir porque hay una exhibición 3D estupenda. Todo es gratuito.

igleisa-hallgrimskirkja

La Iglesia Hallgrímskirkja es un icono de la ciudad y si subes a la torre tendrás un paisaje maravilloso de la capital de Islandia. Fue construida en 1945 inspirándose en las formaciones de basalto, aunque las obras se completaron en 1986. El órgano es enorme con 15 metros de alto, 25 tonos y mas de 5 mil pipas.

torre-imagine-peace

Hablando de iconos de la ciudad sumo La Perla, un domo de vidrio enorme que esconde un tanque de agua gigantesco que cuenta con una plataforma de observación muy recomendable, la Casa Höfdi, el Pabellón de Islandia, la Isla Videy para disfrutar de un día al aire libre, la Torre Imagine Peace, hecha , con haces de luz, el Puerto Viejo o la moderna escultura Solfar Sun Voyager, sobre el malecón y mirando al mar.

Cómo ahorrar en Reykjavík

comer-en-islandia

Los restaurantes y cafeterías en la ciudad no tienen precios muy baratos, salvo que compres y te lleves la comida. Sentarse a comer como Dios manda es caro. Entonces la opción es pasar por el supermercado y comer en el piso o hostel en el que pares. Para beber lo mejor es aprovechar el Happy Hour pues una cerveza puede costar unos 9 a 10 euros.

Si quieres ahorrar en transporte o compras la tarjeta de la ciudad o alquilas una bici. Una bici ronda los 40 dólares por día. ¿Hay atracciones gratuitas para aprovechar? Pues sí,algo bueno para comenzar puede ser la Caminata Gratuita por Reykjavík que dura 80 minutos y toca lo mejor y más turístico de la ciudad. Es gente local la que las organiza y es gratuita, aunque lo usual es dejar algo de propina al final.

Reykjavík Caminatas Turísticas

La iglesia de la que hable más arriba es de entrada libre y gratuita aunque para trepar a la torre, y no hay obviarlo, hay que pagar 8 dólares. Pero puedes asistir gratis a misa los domingos a las 11 am, por ejemplo. En el puerto está Harpa, una moderna sala de conciertos, bastante impresionante, que puede ser visitada todos los días pues hay también tiendas y restaurantes.

Pasear por mercados callejeros no cuesta nada y siempre hay buenos precios, mejores que en las tiendas, incluso aquellas con sistema tax-freee. Pero hay algo que no podemos dejar de hacer en Islandia en general y aquí es Reykavík en particular: hacer como la gente local y zambullirse en las piscinas públicas y en la famosísima Blue Lagoon.

blue-lagoon

Esta laguna azul está entre el aeropuerto y la ciudad y si es tu idea conviene comprar los tickets por anticipado ya que hay que pre-reservar siempre.

Los tickets tienen un valor desde 40 euros para el servicio Estándar, desde 55 por el Comfort, 70 por el Premium y 195 por el Luxury. Este artículo se trata de turismo barato así que otra opción, más recomendable para cuidar el bolsillo es visitar una de las tantas piscinas públicas de la ciudad cuyo precio ronda los 6, 50 euros.

¿Te he convencido para visitar Reykjavík? Espero que sí.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *