Turismo en Düsseldorf

Una de las ciudades más chic de Alemania es Düsseldorf. Aquí se combinan sitios históricos con verdes parques, con iglesias medievales, museos de arte y centros culturales, compras, gastronomía y un Oktoberfest digno de disfrutar.

Hoy nuestro gran destino es Düssledorf. Vamos a ver qué podemos hacer en esta vieja ciudad europea.

Düsseldorf

El río Rin la atraviesa y si bien es una ciudad antigua durante siglos fue una ciudad pobre, hasta que el impulso de la Revolución Industrial la llevó hacia el futuro y el desarrollo. Lamentablemente poco ha quedado de construcciones originales porque las bombas aliadas de la Segunda Guerra redujeron la ciudad a escombros, pero ya conocemos la capacidad de recuperación alemana así que Düsseldorf es otro ejemplo de un fénix.

Düsseldorf está en Renania del Norte, ocupa una superficie de alrededor de 217 kilómetros cuadrados y su población ronda los 600 mil habitantes. Entre ellos, y solo agregando un dato curioso, hay varios miles de japoneses así que se la conoce como la “capital nipona de Europa“. ¿Lo sabías?

Düsseldorf está a 564 kilómetros de Berlín y ambas ciudad están unidas por avión, por carretera y por tren. Un viaje en tren tarda alrededor de cuatro horas, hay varios servicios por día y puedes conseguir pasajes por cinco euros. También puedes ir en autobús con tarifas desde 9 euros, aunque el viaje es un poco más largo.

Turismo en Düsseldorf

Podemos empezar por recorrer la parte más histórica de Düsseldorf, es decir el casco antiguo o Altstadt. Muchas de sus residencias son hoy museos (el Museo de Cerámicas, el Museo Marítimo, el Instituto Heinrich Heine), hay hermosas iglesias, vistas del Rin y callecitas encantadoras con tiendas y bares. No tiene más de medio kilómetro cuadrado pero encuentras de todo.

Está el Ayuntamiento, la Iglesia de St. Lambertus, Burgplatz y la popular estatua de Jan Wellem. Son las huellas de la vieja Düsseldorf. Esta parte del casco antiguo está repleta de bares, alrededor de 250 pubs, bares y restaurantes, así que es popular decir que se trata del “bar más largo del mundo”. Después de caminar por aquí los visitantes siempre terminan su recorrido en el malecón del Rin desde el cual se ve el pintoresco distrito  de Oberkassel.

Düsseldorf también ofrece un recorrido por el puerto viejo sobre el Rin que los últimos años ha sufrido una gran transformación: sus silos y almacenes al mejor estilo Liverpool o Buenos Aires, han mutado en complejos de edificios que albergan oficinas de diversa índole. Aquí se combina lo viejo con lo nuevo, de la mano de arquitectos internacionales: Stadttor, Kniebrücke, Landtag, la Rheinturm o los edificios Gehry, verdaderos iconos de la ciudad.

Este mix arquitectónico lo puedes conocer de la mano de expertos, si te apuntas a un tour por la zona del puerto. Hay visitas guiadas con distintos leit motives, y entre abril y octubre puedes sumar un paseo en barco. Amén, obvio, de los bares y restaurantes que se han abierto por aquí y que han convertido a esta zona en una zona top a la hora de salir de bares o a bailar.

A la hora de salir de compras, en cambio, puedes pasear por la popular Königsalle, a la que los locales llaman simplemente “Ko”. Las principales casas internacionales están aquí pero hay más que compras de lujo, usualmente lejos de nuestros bolsillos, la calle es un paseo popular en sí misma pues hay fuentes hermosas, puentes, edificios restaurados, lámparas, relojes, casetas de teléfono, kioskos, y mucho encanto en el kilómetro y medio que dura.

La calle se extiende por kilómetro y medio de norte a sur desde el Hofgarten al distrito Friedrichstadt. Está caracterizada por un foso de 580 metros de largo con bordes verdes con cisnes y patos, almendros, mas de cien, y otros árboles hermosos que hacen mas especial los paseos. Ambos lados de la Kö están conectados con varios puentes.

También está la Torre del Rin, el edificio mas alto de Düsseldorf, sobre el lado este de Medianhafen, con 240 metros de alto. Se trata de una torre de comunicaciones construida en 1981 con una plataforma de observación y un restaurante giratorio a unos 170 metros. Las vistas son espectaculares y un día claro puedes ver las torres de Colonia al sur. La entrada cuesta 9 euros pero si vas antes de las 11 am o después de las 10 pm baja a cinco euros. Ojo, cierra a las 11 pm.

Otro paseo que vale la pena hacer un buen día es coger el tren en la estación principal e ir hasta Benrath, en el sur y a solo seis minutos de viaje. Desde aquí, caminando, se llega al Palacio y Parque Benrath que fue construido para el placer y como coto de caza de Carl Thordor. 60 hectáreas de propiedad y un palacio barroco hermoso amoblado y decorado con porcelanas, alfombras y pinturas que reflejan bien la vida en la corte en la segunda mitad del siglo XVIII.

Otro paseíto: tomas el metro U79 y después de 20 minutos llegas a la estación de tranvía Klemensplats, en Kaiserswerth. Será un viaje a la Edad Media pues aquí verás las ruinas del palacio del legendario emperador Barbarrosa, una de las fortalezas mas importantes del Rin. Las ruinas son impresionantes: las murallas tienen más de cuatro metros y medio de grosor. Y además puedes tomar un paseo en bote por el Rin desde el centro de la ciudad a Kaiserswerth desde abril a octubre.

Hablando de paseos en barco, en verano es la mejor oferta. Hay dos empresas de cruceros: Weisse Flotte y KD. Puedes hacer un tour de una hora, gozar de refrescos gratis y guía en inglés y alemán. Para apreciar las vistas de Medienhafen, la arquitectura moderna Gehry’s Neuer Zollhof o pasar por debajo del puente de cables Theodor Heuss, el primero de su tipo de Alemania.

Obviamente, la mejor época del año es cuando afloja el frío pues hay ferias y festivales y beer gardens por doquier. El tercer fin de semana de Julio, por ejemplo, está la Feria mas grande del Rin, sobre la orilla izquierda del río y la segunda después del Oktoberfest y el festival de Stutgart. ¡Más de cuatro millones de asistentes cada año! Hay carruseles, norias, puestos gastronómicos…

Finalmente, pero no menos importante, mucho de esto que ofrece la ciudad lo puedes pagar mas barato con la DüsseldorfCard: viajes gratis en el transporte público, descuentos de hasta el 100% en 60 ofertas entre museos, regalos o city tours y cuatro modalidades: 24, 48, 72 y 96 horas, para grupos (dos adultos más dos niños de hasta 14 años o tres adultos). o individuos.

  • DüsseldorfCard 24 horas: 10 euros por persona, 19 por grupo.
  • DüsseldorfCard 48 Horas: 15, 50 y 20 euros.
  • DüsseldorfCard 72 horas: el precio regular es de 21 euros pero hoy online cuesta 17 euros. El ticket familiar baja de 39 a 32 euros.
  • DüsseldorfCard 96 Horas: el precio regular es de 26, 50 para individuos y 49 para grupos pero hay descuento online.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?