Turismo en la Selva Negra

El nombre “Selva Negra” remite o bien a un postre delicioso o bien a una zona de Europa muy hermosa. Ambos son dignos de conocer, pero en el artículo de hoy nos vamos a concentrar en esta preciosa zona de montañas que está en Alemania.

Concretamente en el estado federado de Baden – Wurtemberg. Aquí se alzan estas montañas de belleza sin igual donde vive gente, abundan las lagunas, los pueblos que parecen sacados de un cuento y una gastronomía que se disfruta todos los días. Vamos a conocer la Selva Negra.

Selva Negra

Como dijimos más arriba la Selva Negra está en Alemania y es un macizo montañoso muy forestado que está al suroeste del país. ¿Por qué se llama así? Pues por un lado se dice que cuando llegaron los romanos la bautizaron así por lo oscuros y denso de los caminos que debieron trazar por el interior de los bosques; por otro los oscuros abetos de los bosques tendrían que ver en la definición.

Estas montañas nacen en la triple frontera de Alemania, Francia y Suiza y enfila rumbo norte dentro del primer país. Hay un puñado de ríos que cruzan por aquí y otro conjunto de lagos que se han hecho populares de a mano del turismo. También se han construido embalses. ¿El clima? Pues típicamente montañoso, con inviernos fríos y veranos templados, sin grandes saltos entre las temperaturas porque los bosques regulan eficazmente todo.

La Selva Negra es una región al mismo tiempo muy cultural, con muchas tradiciones encantadoras. Los pueblos tienen sus fiestas, sus eventos y sus trajes tradicionales así que cuando vayas puedes averiguar si alguna fiesta cae en tus fechas para no perdértela.

También hay estaciones de aguas termales y entre las mas conocidas están las de Baden – Baden o la de Badenweiller, pero no son las únicas. Y finalmente, antes hablamos de la gastronomía y es cierto que es fantástica. Más allá de la tarta Selva Negra, de chocolate, con nata montada, cerezas y kisch, hay buenos vinos, cerveza, carnes de caza y embutidos.

Turismo en la Selva Negra

Pues la zona ofrece lo suyo en materia de turismo y no se concentra en un solo tipo. Puedes hacer turismo de bienestar en las termas pero también puedes hacer turismo rural o deportes de todo tipo al aire libre. Después de todo, no en vano es la cuna del esquí en Europa Central, pero piensa en senderismo, ciclismo, escaldas y demás.

En los años ’70 hubo una serie en la TV alemana que popularizo la Selva Negra: Clínica Selva Negra o Schwarzwald Klinik. Había imágenes hermosas y como la serie se vendió a 40 países y se tradujo en casi 20 idiomas, de golpe estas montañas alemanas se convirtieron en objeto de deseo de millones de personas. Así, hoy hay una oferta de 138 camas entre hoteles y casas de huéspedes, alrededor de 60 mil casas privadas de alquiler y casi 30 millones de visitas por año.

La Selva Negra tiene 200 kilómetros de largo y unos 60 de ancho y es sin dudas una de las zonas de recreo más grandes, variadas y mejor conocidas de todo Alemania. En invierno puedes practicar esquí alpino y snowboard. Hay mas de 170 elevadores de esquí, 250 kilómetros de pistas preparadas y 22 saltos de esquí pensados para disfrutar de este deporte. También hay mas de 1700 kilómetros de senderos para hacer cross-crountry esquí.

Hay muchas escuelas de esquí para dar los primeros pasos, tiendas de alquiler de equipo y mucho más. Los deportes invernales los puedes disfrutar más en los centros de las montañas Mehliskopf, Kniebis y el valle de Bühlertal. Las rutas de cross country ski son mejores en la región de Ferienland y el centro invernal de la montaña Feldberg es uno de los mas importantes de todos al sur de la Selva Negra.

En materia de turismo de bienestar la oferta también vale. No hay nada mas relajante que meterse en agua caliente y no oír el móvil así que eso es precisamente lo que se ofrece por aquí. Además, en la zona se producen algunos elementos naturales que terminan dándole forma a cosméticos y aceites esenciales que después son protagonistas de distintos tratamientos analgésicos y relajantes.

Pero más allá de los paisajes aquí vive gente y son sus costumbres y sus pueblos o ciudades las que hacen que la experiencia valga doble. Las ciudades son hospitalarias y tienen mucha historia y eventos culturales. Por año se celebran distintos festivales, entre ellos el Festival Musical de la Selva Negra en 25 aldeas y ciudades distintas, por ejemplo. El 6 de enero, dado el caso, es cuando comienza el carnaval eslavo – alemán, el Fasnacht, con los tradicionales trajes llamados Häs. Son seis días de locura total a pura fiesta y sí, es un muy buen momento, a pesar del frío, para disfrutarlo.

También hay castillos, iglesias y monasterios antiguos, testigos de otra época. Todos estos edificios viejos, mas allá de ser tesoros arquitectónicos, son lugares de fantasmas, de mitos, de leyendas. También veras muchas granjas típicas, esas que aparecen en las ilustraciones de las historias de Hansel y Gretel, por ejemplo. Las granjas están construidas con madera de los bosques, todo es de madera y conviven el establo con la parte hogareña.

Estas viejas granjas son hoy reliquias de los viejos tiempos y muchas de ellas se remontan al siglo XVIII.  Si te gusta puedes conocer este aspecto de la Selva Negra en el museo al aire libre  Vogtsbauernhöfe, en Gutach.

Finalmente, ¿qué tipo de alojamientos encontramos por aquí? Hay hoteles, apartamentos, cabañas, hostels, granjas, campamentos y casas de huéspedes. Hay mas de 25 campamentos, por ejemplos, para caravanas y tiendas, entre los alojamientos mas económicos.

Entonces, todo esto es lo que ofrece la Selva Negra. Si te abrumó la información estas son las rutas turísticas mas populares: La Ruta Badische Weinstrasse, que pasa zonas vitivinicultoras en Baden, la ruta Schwarzwaldhochstrasse, ruta de altura de 65 kilómetros maravillosamente panorámicos, lo mismo la Schwarzwald, otra ruta panorámica en el sur de la Selva Negra, la Ruta Verte que data de los años ’60 y recorre 250 kilómetros conectando Titisee – Neustadt, también al sur, y por último está la Ruta del Reloj que cruza el centro y sur y ofrece vistas her – mo -sas.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*