Un paseo por el Barrio Latino, en París

Uno de los rincones más encantadores de París es el Barrio Latino, sobre la orilla izquierda del Sena, en el quinto arrodinssement de la capital francesa. Es en el Barrio Latino que está La Sorbona, por ejemplo, entre otras instituciones educativas, un sitio histórico y culturalmente importante.

Cafeterías, restaurantes, turistas, estudiantes, jardines, museos, tiendas, este distrito es super popular así que un viaje a París no está completo sin una caminata por el Barrio Latino.

El Barrio Latino

¿De dónde proviene el nombre?  De la Edad Media, cuando los estudiantes de La Sorbona habitaban el barrio y usaban el latín como idioma de estudio. Algo que sigue siendo así al día de hoy, en lo que se refiere a que el sitio está lleno de estudiantes. En los siglos XIX y XX estos mismos estudiantes organizaron los movimientos políticos más importantes de aquella época, por ejemplo, el popular Mayo del ’68.

Entones, lo mejor antes de lanzarse a caminar por aquí es leer un poco sobre la historia del Barrio Latino. Para aprovechar, entender y tener otra mirada. La puerta de entrada suele ser la Place de Saint Michel, con su fuente con el dragón. Más allá se abre un laberinto de callecitas donde hay restaurantes y cafeterías, algunos con terrazas, aunque la calle principal y más popular es la Rue Huchette.

Qué ver en el Barrio Latino

El Museo Cluny es un museo pequeño con tesoros de la Edad Media. Funciona en la vieja residencia de los abades de Cluny y aquí podrás ver seis tapices de fama mundial conocidos como La Dama y el Unicornio. Coloridos, artesanales, con mas de cinco siglos de existencia.

Además de estos tesoros el lugar tiene hermosos jardines para pasear un rato. Eso sí, de momento está cerrado. Está en remodelación y el 29 de septiembre pasado cerró sus puertas hasta 2022. Otro sitio interesante y popular es la librería The Shakespeare and Company, cuya primera tienda en París abrió en 1919.

El edificio data de comienzos del siglo XVII, cuando era monasterio, pero la librería es de los años ’50. La tienda es pintoresca pues tiene muebles, un piano, máquinas de escribir y demás. Si llegas a comprar un libro te lo sellan con el logotipo de la librería, y si quieres quedarte cerca puedes beber un café en la cafetería de al lado, mirando el Sena.

El Panteón también está en el Barrio Latino. Alguna vez fue una iglesia con enorme domo pero hoy es laico y rinde tributo a los héroes de Francia. Aquí están enterrados Voltaire, Victor Hugo, el matrimonio Curie y Antoine de Saint-Exupery y Louis Braille. El edificio fue ordenado construir por Luis XV como una iglesia tras recuperarse de una enfermedad y así, fue completado en 1791 con cierto aire gótico y clásico.

El domo es enorme y abierto y debajo de él está situado el famoso Péndulo de Foucault (¿leíste el libro homónimo de Umberto Eco?). El péndulo es el experimento de Foucault para demostrar que la Tierra rota.

Por otro lado, sobre el extremo del Barrio Latino están los Jardines de Luxemburgo, especialmente concurridos los fines de semana. Hay muchos árboles, senderos, gente conversando o haciendo actividad física. Alrededor del estanque central hay sillas para sentarse, algo muy común también.

El corazón de los jardines es el palacio real. Los jardines datan de 1612 y fueron diseñados en parte por la princesa Marie de Medici, por entonces reina de Francia. Hoy en día el palacio funciona como el senado francés. Los jardines esconden mas de 100 esculturas e incluso una réplica en escala más pequeña de la famosa Estatua de la Libertad que fue regalada a Estados Unidos por Francia. También está la hermosa y tranquila Fuente de Medici.

Otro jardín hermoso es el Jardin des Plantes, un jardín botánico con mas de 4500 plantas diferentes: un rosedal, un jardín alpino y un jardín de invierno estilo Art Deco. También hay tres grandes viveros que datan del siglo XIX, elegantes estructuras de metal y vidrio. La entrada es gratuita, pero si quieres conocer el zoológico y el Museo de Historia Natural hay que pagar una entrada. En este ultimo museo hay una galería dedicada a los minerales, otra a la evolución y otra a la paleontología.

Otro museo interesantes es el Museo Curie. Funciona donde ella misma trabajaba y estudiaba la radioactividad y los rayos. Marie Curie, siempre vale recordarlo, fue la primer mujer en ganar el Nobel y ser profesor en La Sorbona. Aquí hay instrumentos científicos antiguos y un pequeño y hermoso jardín. El sitio abre de miércoles a sábado de 1 a 5 pm.

En materia de iglesias del Barrio Latino hay cuatro que dominan el paisaje: Saint-Etienne, saint-Severin, Saint Julien le Pauvre y Saint Mèdard. Todas muy hermosas.

Después de andar o durante o al final, las cafeterías y restaurantes franceses siempre nos seducen para hacer una pausa y comer y beber algo. En la Plaza Sorbonne está Les patios, una cafetería hermosa. Al lado está Tabac De La Sorbonne, genial para desayunar sabrosas croissants.

Por supuesto, hay más sitios y creo que te toca descubrir tus propios favoritos. Hay muchos y lo mejor es dejarse llevar, vagar y detenerse en lo que nos llama la atención.

El Barrio Latino tiene callecitas pintorescas, pequeñas placitas, edificios históricos, estatuas con placas que tal vez te interesen leer, tiendas de todo tipo. Una foto del reloj de Conciergerie no pude faltar, tampoco. Funciona desde 1370 y es una genial pieza de ingeniería. Tampoco un paseo por el interior de Sainte Chapel. Hace años años, cuando fui, estaba en restauración y aun así era una belleza. Los vitrales son preciosos y los detalles…. ¡por Dios!

Si alquilas un departamento y cocinas, entonces un buen paseo puede ser seguir los pasos de Julia Child, aquella mujer esposa de diplomático americano que en los años ’50 se dedicó a escribir un libro de cocina La película la protagonizó Meryl Streep y se llamó Julie and Julia. Ella hacía las compras en el Mercado de la Rue Mouffetard. Los puestos abren a las 9 am, cierran al mediodía y vuelven a abrir a la tarde.

Si te interesa la cultura musulmana, pues en París también está presente y en el barrio está representada en la Gran Mezquita de París, la mas grande de la ciudad, fundada en 1926.

Por supuesto sus jardines son hermosos y tiene un restaurante y una casa de té muy recomendables. En la misma línea está el Instituto del Mundo Árabe, que explora las contribuciones árabes científicas y culturales. El edificio es una estructura contemporánea diseñada por Jean Nouvel de fines de los años ’80 del siglo XX. Sus aperturas se cierran y se abren según la luz del sol.

Como ves, el Barrio Latino de París tiene un poco de todo y no va a defraudarte.

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*