Ver la ciudad de Londres en 4 días

La ciudad de Londres es una gran urbe y todo aquel que haya ido de viaje sabe que se necesita más de uno o  dos días si se desea ver al menos lo importante con un poco de calma. Aunque su sistema de metro nos permite movernos rápidamente hay muchísimas cosas por ver en una ciudad desconocida, por lo que aquí os contaremos todo lo que ver en cuatro días, si es que nos da tiempo.

Ver la ciudad de Londres en 4 días puede ser una buena idea, aunque sabemos que siempre nos quedarán pequeños lugares por explorar y cosas que hemos visto de pasada, sin pararnos. Para una primera incursión estos días son más que suficientes para familiarizarnos con sus principales monumentos.

Primer día en Londres

El primer día es el más emocionante y seguro que deseamos ver los principales lugares de la ciudad, esos que son ya emblemáticos. La primera parada debería ser sin duda el puente que lleva al Big Ben y al Palacio de Westminster. Cerca se encuentra también el London Eye, así que si deseamos ver Londres a vista de pájaro es otra interesante visita, aunque se suele hacer cola. Cerca del Parlamento se encuentra también la bella Abadía de Westminster. Hay visitas guiadas en el parlamento, algo que debemos consultar con anterioridad. Además, os recomendamos ver el Big Ben de noche junto con el Parlamento y la Abadía, todos con una bonita iluminación que los hace más especiales.

Como la primera visita no nos llevará tanto, podemos continuar con las visitas e ir a la animada Picadilly Circus por la tarde. Otra de las plazas que siempre tiene animación y gente es Trafalgar Square, en donde se encuentra la The National Gallery. Como todos los días necesitaremos un poquito de descanso podemos intercalar la ciudad con algunos de sus parques. El primer día podemos ver el famoso Hyde Park. Recomendado disfrutar de su tranquilidad tras el ajetreo de estas plazas.

Día dos

El segundo día continuamos la ruta y podemos ver otro de los lugares emblemáticos. El Palacio de Buckingham debe verse de mañana para no perderse el cambio de guardia, todo un espectáculo que sucede a las 11.00 y que depende de la época. A veces también si llueve se suspende. De mayo a julio suele hacerse a diario pero hay que consultar horarios para evitar perder el tiempo. El espectáculo dura 45 minutos en total y es mejor llegar antes para coger sitio, sobre todo cuando hace buen tiempo. Podemos continuar visitando el bello puente Tower Bridge, por el que podemos caminar y al que se puede subir también, eso sí, haciendo más colas. Al llegar al otro lado tendremos la suerte de ver la Torre de Londres, por lo que ya habremos disfrutado de dos de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Podemos realizar una parada para comer en el Regent’s Park, un lugar ideal con un gran lago que era un coto privado de caza de la realeza. Es sorprendente cómo puede haber lugares tan grandes, naturales y tranquilos en una urbe como Londres. Continuamos por una zona de compras, la sorprendente Camden Town, que nos va a llevar su tiempo, os lo aseguramos. Puestos de antigüedades, tiendas alternativas y una decoración increíble en las fachadas de las casas, un paisaje que no deja indiferente a nadie.

Tercer día

El tercer día podemos comenzar la mañana con una tranquila visita al gran Museo Británico. Lo que veamos en el museo depende de lo que nos guste, porque hay exposiciones fijas e itinerantes, algunas sin costo y otras en las que hay que pagar, aunque en general los museos en Londres no requieren pasar por caja, sino que reciben donativos. Otro de los museos que nos gustó mucho y que es ideal si se viaja con niños es el Museo de Historia Natural, muy entretenido y situado en un bello edificio. En un momento entre museo y museo podemos pasar por King’s Cross una estación en la que hallaremos la dársena de Harry Potter, en donde todo el mundo se saca la foto con la bufanda.

Por la tarde podemos dirigirnos a la zona de Chinatown, un lugar realmente original y también una zona en donde la gente suele comer. Podemos seguir la visita por la M&Ms Store, que todo el mundo visita por sus gigantes figuras de M&M el merchandising y las grandes pilas de caramelos separados por colores, que resultan casi hipnóticas. Si nos da tiempo también podemos pasar por Harrods a comprar una de sus típicas bolsas.

Cuarto día

El último día tendremos que ver algunos lugares de interés. Por la mañana es posible perderse en Portobello Street, un mercado menos alternativo que Camden Town, bastante más turístico pero con cientos de puestos entretenidos. Los que más nos gustaron los de antigüedades y los de objetos militares. Otro museo que hay que ver es el Tate Modern, situado cerca del bonito Millenium Bridge. Por la tarde podemos ver el mercado de Covent Garden, mucho más pequeño que los anteriores y disfrutar de la calle de compras por excelencia, Oxford Street.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades, Londres

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en otros blogs como Bezzia, Decoora o MundoPerros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*