Verano 2016, que ver en Alemania

Berlín

Alemania, la cabeza de la Unión Europea, ha crecido en popularidad en materia de turismo así que ahora que el clima es más amigable y el frío es un recuerdo tal vez sea hora de viajar a este país y descubrir sus mejores destinos turísticos.

Alemania tiene muchos atractivos y un itinerario posible puede incluir algunos de los mejores: Berlin, Potsdam, Hamburgo, Munich y Neuschwanstein. ¿Qué te parece? Puedes calcular unos diez días o menos si acortas la estancia en la capital. Veamos entonces qué ver en cada uno de estos destinos y cómo unirlos a todos.

Berlin

Berlín 1

Berlín es la puerta de entrada a Alemania más común así que puedes convertirla en punto de salida y de llegada. Tiene atractivos geográficos e históricos: La Puerta de Brandenburgo, el Checkpoint Charlie, el Muro de Berlín con el Memorial y la Galería del Lado Este y algunos de sus museos, dependiendo de tus gustos. También puedes pasear por los bulevares de Prenzlauer Berg, por el Parque Tiergarten y cuando cae el sol salir de bares por Neukölln, Friedrichshain o Kreuzberg.

Puerta de Branderburgo

Los fines de semana hay muchos mercados de pulgas para explorar así que si te toca un sábado o domingo, pues aprovecha. El Memorial del Muro de Berlín está cerca de la S-Nordbahnhof y a a la salida de la estación empiezas a conocer la historia del lugar, el Muro y las estaciones fantasmas cuyos túneles servían para escapar del Este al Oeste.  Hay visitas guiadas por el Muro y puedes alquilar una audiogía por 10 euros el día u 8 las cuatro horas. Si el tema de la unificación te interesa puedes darte una vuelta por el Museo Histórico Alemán que abre de 10 a.m a 6 p.m todos los días.

Muro de Berlín

No puedes hacer todo esto en un día así que yo calcularía entre dos y tres días en Berlín.

Potsdam

Potsdam

Después puedes viajar y hacer una excursión de un día a la elegante Potsdam, la antigua residencia de los reyes prusianos. Está a menos de una hora de viaje en tren desde Berlín así que no es un viaje caro. Aquí puedes visitar el Castillo de Federico el Grande construido en el siglo XVIII, pasar por el Palacio Orangerie y sus jardines, por el Parque Sanssouci y por el barrio holandés  con sus simpáticas casitas.

Barrio Holandés en Potsdam

Llegas temprano y tienes tiempo para hacer todo.

Hamburgo

Hamburgo

Hamburgo es una enorme e importante ciudad portuaria. Puedes llegar en autobús desde Berlín en un viaje de tres horas. Los autobuses son regulares tanto de día como de noche y el precio es de menos de 10 euros. También puedes arribar en tren de alta velocidad, el ICE, en menos de dos horas pero con precios desde 20 euros si es que compras por anticipado. ¿Qué hay que ver en Hamburgo?

Hamburgo 1

Pues hay que pasear por la zona costera con sus pintorescos edificios de ladrillos rojos, casi todos viejos almacenes, si hace calor puedes comer y descansar en la plaza de Elbstrand sobre el río Elba o tomar el ferry y dar vueltas, subir y bajar por las escaleras de Blakenese, caminar por los distritos de Schanze y Karo, muy de moda, y si te quedas a dormir el Distrito Rojo es Reeperbahn. St. Pauli también tiene lo suyo.

En Hamburgo puedes quedarte un día solo, cual excursión, pero en verdad dos o tres días es lo ideal. Dos por lo menos. De allí saltas a Munich.

Munich

Marienplatz en Munich

Está en Bavaria. En verano se llena de beer gardens, jardines de cerveza, así que es estupendo. Munich es una ciudad diferente a Berlín y Hamburgo, una ciudad con mezcla de aldea. O una aldea grande. Si fuiste a Hamburgo antes, desde allí puedes tomar un autobús (es un viaje es de ocho horas), o el tren que tarda seis horas.

Michaelkirche

En Munich puedes pasear por el English Garden, enorme, hermoso y elegante, conocer la Michaelskirche, una bonita iglesia renacentista, descansar a orillas del río Isar, visitar el Palacio Nymphenburg y por supuesto, trepar hasta el último piso de Neues Rathaus. La escalada es barata y las vistas que devuelve son estupendas. ¿Museos? Si te gusta el arte puedes visitar los museos de Pinakothek, cinco instituciones en total.

Castillo de Neuschwantein

Castillo Neuschwantein

Es un castillo mágico, que parece sacado de un cuento de hadas. Está ubicado a unas dos horas de viaje en coche desde Munich, en Schwangau. Estando en Munich estás muy cerca así que es un destino excelente. Puedes ir y volver o quedarte en alguna de las aldeas de la zona. También puedes llegar en tren desde Munich hasta la aldea de Füssen en un viaje de dos horas y media.

Desde allí tomas el autobús 73 hasta Steingaden Feuerwehrhaus o el 78 hasta Tegelbergbahn Schwangau. Tren y autobús, juntos, cuestan alrededor de 60 euros. Alcanzar el castillo es fácil: o subes caminando en una caminata de 40 minutos cuesta arriba por el medio de un hermoso bosque o tomas el autobús que sube y baja. La entrada al castillo cuesta 12 euros y si visitas los dos, hay otro castillo cerca, 23 euros. Cuando compras el ticket tienes la hora de ingreso así que no llegues tarde porque si pierdes el tour, pagas de nuevo.

Castillo Neuschwantein 1

¿Vale la pena visitar su interior? La verdad es que sus salones interiores no tienen nada de espectacular y el tour es rapísimo y no se te permite tomar fotos… así que te conviene pensarlo. Por otro lado, en verano es un destino muy turístico y tiene miles de visitantes así que si puedes llega bien temprano. Abre a las 8 a.m.

Habiendo conocido lo mejor de Berlín, lo mejor de Potsdam, lo mejor de Hamburgo y lo mejor de Munich, más el mejor castillo del mundo yo creo que podrás decir que visitaste Alemania. El itinerario propuesto es fluido, no implica recorrer grandes distancias o tomar aviones entre ciudades. Están unidos como las cuentas de un collar. Diez días es un buen período de tiempo para hacer este viaje, aunque como te dije más arriba si algún tópico te gusta más que otro el itinerario siempre puede alterarse.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *