Viaje a Budapest, qué ver y hacer I

Budapest es conocida como la perla del Danubio, y no es para menos, debido a su gran belleza. Esta ciudad surge de la unión de otras dos, Buda y Pest, y aunque no es el destino más habitual, frente a ciudades como Londres o Praga, lo cierto es que sí tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

Una ciudad que cuenta con un increíble castillo repleto de lugares por descubrir, un bello parlamento y muchos edificios antiguos y cuidados que se iluminan de noche. También es el lugar ideal para relajarse en sus balnearios, para ir de compras después de visitar todos sus museos.

El Castillo de Buda y su laberinto

Fotografía de Xosema

El Castillo de Buda es la visita obligada en la ciudad. Dentro de él podemos encontrar en la actualidad el Museo de Historia de Budapest, la Biblioteca Széchenyi y la Galería Nacional Húngara. Para llegar a él se puede ir andando, pero también a través del funicular. Una de las opciones que más usan los viajeros es la de llegar en el funicular y bajar andando. Una de las cosas más increíbles que hay en este castillo son sus antiguos laberintos, que no fueron creados por el hombre, sino que fueron esculpidos por la acción del agua caliente de un manantial sobre la roca calcárea de la colina. Estos laberintos tienen cuevas, sótanos y manantiales y tuvieron diversos usos, desde ser un refugio en la prehistoria a celda, bodega, cámaras de tortura, hospital militar o búnker. Debemos consultar si está abierta la visita a los laberintos, ya que es algo que no deberíamos perdernos.

Vistas desde el Bastión de los Pescadores

El Bastión de los Pescadores es un bello mirados situado en la colina de Buda. Aunque las vistas no fuesen espectaculares, por sí solo el bastión sería un lugar de visita, ya que sus columnas y detalles hacen que parezca que nos encontramos en un lugar de cuento. Cuenta con siete torres, que representan a las siete tribus que fundaron Hungría. Tiene además unas vistas estupendas al río y al Parlamento.

El antiguo Puente de las Cadenas

Este es el puente más bello y más antiguo de la ciudad, que une Buda con Pest. Hay que decir que el que vemos hoy en día es la reconstrucción del puente más antiguo, de 1849, el cual fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Una de las cosas que hay que hacer es verlo iluminado y también pasear por él para pasar de un lado a otro de la ciudad.

El famoso Parlamento de Budapest

El Parlamento de Budapest es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, con un bello estilo neo gótico. Es impresionante tanto por dentro como por fuera, por lo que vale la pena su visita. Hay que comprar entradas y es mejor que sean anticipadas, porque recibe muchas visitas. Dentro del edificio podremos disfrutar de la Sala de la Cúpula con las estatuas de los reyes de Hungría o la Antigua Cámara Alta que ya no se utiliza con fines políticos sino turísticos pero que es el lugar en el que todos nos imaginamos que suceden los debates de política del país. Al lado del Parlamento también se puede ver la estatua de Zapatos en el Danubio, que conmemora a todos los judíos que fallecieron durante la Segunda Guerra Mundial.

La bella Ópera de Budapest

La Ópera es un edificio neo renacentista de gran importancia en la ciudad. Es posible realizar visitas guiadas, en donde se pueden ver todas las zonas de la ópera y conocer cosas interesantes sobre su historia y sus curiosidades. No obstante, a casi el mismo precio podemos ver una ópera en un palco lateral, así que nosotros decidimos qué es lo que nos compensa más.

Relajarse en los balnearios

A Budapest se la conoce como la ciudad de los balnearios, y es que cuenta con hasta 118 manantiales, muchos naturales y otros artificiales. Hay muchos para escoger, y debemos tener en cuenta que en algunos se reservan días para público masculino y otros para el femenino, aunque también los hay mixtos. Uno de los más conocidos es el Balneario Gellert, el cual se encuentra en una piscina interior que nos puede sonar por haber aparecido en películas y anuncios. El Balneario Rudas es un bonito baño turco de gran renombre en la ciudad y el Balneario Széchenyi es un gran recinto con hasta 15 piscinas, tres de ellas al aire libre.

De compras por Budapest

Si algo podemos hacer en Budapest, además de relajarnos en sus balnearios, es disfrutar de las compras en las principales calles comerciales de la ciudad. Vaci Utca es uno de los principales lugares para disfrutar dando un paseo y haciendo algunas compras. Si queremos algo mucho más exclusivo, entonces podemos dirigirnos a la otra calle de las compras por excelencia, la Avenida Andrássy.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Budapest

Susana Garcia

Licenciada en Publicidad, me gusta escribir y descubrir nuevas historias y lugares desde que tengo uso de razón. También me podéis encontrar en... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*