Visita Abu Simbel en Egipto

Abu Simbel

La visita al conjunto de Abu Simbel en el sur de Egipto es una excursión básica si vamos de vacaciones a este país. Se trata de un monumento que mandó construir Ramsés II y que tiene un estupendo estado de conservación. Al encontrarse en un lugar un poco apartado se hacen excursiones para verlo exclusivamente.

Si vas a viajar a Egipto puede que desees conocer un poco más los detalles de estos templos tan antiguos. Hay algunas curiosidades que resultan interesantes. Además, os contaremos cómo se llega y cómo suelen ser los tours que se realizan a este templo, un lugar que es imprescindible y que todo el mundo debería ver.

Historia de Abu Simbel

Figuras de Abu Simbel

Estos antiguos templos fueron excavados directamente de la roca en el silgo XIII a. de C., en el reinado de Ramsés II. Este monumento está dedicado a la esposa de este faraón, Nefertari, para mostrar su poder al pueblo Nubio. El Gran Templo estaba dedicado también al culto de las deidades, del propio Ramsés, ya que los faraones se consideraban dioses, de Amón, Ra y Ptah. Al lado de estos tres dioses se representa al propio Ramsés. Este conjunto se erigió para conmemorar al mismo tiempo la batalla de Kadesh contra los  hititas, en el cual se jacta de haber ganado esa batalla. Es curioso que en su país los hititas se jactaron de lo mismo en sus templos. El resultado fue un tratado de paz entre ambos. La construcción de este asombroso templo comenzó en 1284 a. C. y terminó 20 años después.

Este templo es un hipogeo, un templo funerario excavado en la roca o en lugares subterráneos. Y es uno de los seis que se encuentran en la región de Nubia. Como todo templo y construcción, también contaba con fines políticos, ya que trataba de impresionar a los nubios y convencerlos de la importancia de la religión egipcia.

Abu Simbel

Con el paso del tiempo el monumento quedó olvidado, y la arena fue cubriendo poco a poco las estatuas. Quedó totalmente en el olvido hasta el siglo XIX, cuando el suizo Johann Ludwig Burckhardt que lo encontró. Ya en el siglo XX se comenzó una ardua tarea para salvar los monumentos que se encontraban esta región y que corrían el riesgo de desaparecer bajo las aguas debido a la construcción de la presa de Asuán. Estos templos se desmantelaron en bloques que se transportaron uno a uno para cambiar su ubicación original, 200 metros más lejos del río  y sobre unos 65 metros más alto. Este es el monumento que conocemos hoy en día, aunque no se encuentre en la ubicación original. Fue un gran proyecto de ingeniería que trajo expertos de todo el mundo trabajando bajo la Unesco.

Cómo llegar a Abu Simbel

La zona monumental de Abu Simbel se encuentra en el sur de Egipto, en la zona occidentral del lago Nasser, a 230 kilómetros de la ciudad de Aswan. Al hacer un viaje a Egipto podremos comprobar que hay muchos cruceros que se dirigen a la ciudad de Aswan, pasando por la presa. Estos cruceros son la forma más habitual de llegar a Abu Simbel. Se parte temprano desde Aswan para llegar a una hora en la que no haga demasiado calor. Se realizan trayectos en autobuses. En muchas ocasiones se hace el trayecto y se pasa la noche en complejos turísticos que se encuentran cerca de esta zona.

Qué ver en Abu Simbel

Templo de Abu Simbel

En este conjunto monumental tenemos dos templos diferenciados, uno dedicado a los dioses venerados en ese momento junto con Ramsés II, también considerado un dios. Este es conocido como el Gran Templo y cuenta con una fachada de 33 metros de altura por 38 metros de ancho. Las estatuas se encuentran sentadas en un trono. A los pies de las estatuas hay otras figuras que representan a Nefertari, la esposa del faraón, la reina madre o sus hijos. Dentro se pueden ver habitaciones de altura decreciente, hasta llegar a la última que es el santuario.

Templo de Nefertari

Al lado de ese Gran Templo está el Templo Menor dedicado a Nefertari, la esposa favorita del faraón. La fachada cuenta con seis estatuas de pie, cuatro de Ramsés y dos de Nefertari. Lo curioso de estas estatuas es que tienen la misma altura, algo inusual, pues la esposa siempre se representaba en menor tamaño. Esto indica la gran importancia de esta esposa para Ramsés II. Este también es el segundo templo que un faraón le dedicaba a su esposa. El primero se lo dedicó Akhenaton a Nefertiti.

Curiosidades del templo

El Gran Templo fue construido con una ubicación especial. El sol era muy importante para los faraones. Es por eso que dos veces al año este sol penetra directamente en la estancia principal iluminando las estatuas de Ramsés, Ra y Amón. Esto pasa el 21 de febrero y el 19 de octubre, coincidiendo con el cumpleaños y la coronación del faraón. El dios Ptah sin embargo permanece siempre en la penumbra, ya que es un dios vinculado al inframundo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*