Cárceles abandonadas en España

Cárcel Modelo

Podemos encontrar muchas cárceles abandonadas en España. A finales del siglo XX se acometió una modernización de las instalaciones penitenciarias en nuestro país con la edificación de varios penales modernos. Como consecuencia, la inmensa mayoría de los existentes quedaron vacíos.

No obstante, algunas de ellas son muy anteriores, concretamente del Medievo. Asimismo, otras se han habilitado para nuevas funciones. En cualquier caso, todas ellas forman parte hoy de una suerte de turismo penitenciario que comenzó ya hace muchos años en la prisión de Alcatraz de San Francisco (Estados Unidos). A continuación, vamos a mostrarte algunas de las más impresionantes cárceles abandonadas en España.

Cárcel de Pedraza

Cárcel de Pedraza

La cárcel medieval de Pedraza

Ubicada en esta localidad de la provincia de Segovia, pertenece, justamente, a esos presidios medievales que se han mantenido en pie. En este caso, el edificio que la albergaba es un precioso monumento que se construyó en el siglo XIII como torre de vigilancia de la muralla.

En realidad, no puede decirse que esté abandonada, sino que ha perdido su función penitenciaria. Porque puedes visitarla y descubrir lo dura que era la vida de los reclusos. Los comunes vivían hacinados en dos celdas de apenas nueve metros cuadrados cada una. Peor aún eran las condiciones de los penados por delitos graves. Eran lanzados por una trampilla a estancias inferiores todavía más insalubres.

En cuanto a los preventivos, de día podían moverse, pero, al llegar la noche, se les sujetaba con cepos y grilletes para seguridad del carcelero, que vivía allí. Si la visitas, también podrás ver un pequeño museo que narra todo lo que acabamos de contarte.

Cárcel Modelo de Barcelona

La Modelo de Barcelona

La cárcel Modelo de Barcelona

Hasta su cierre hace unos pocos años, era la prisión en activo más antigua de Cataluña, pues llevaba abierta desde 1904. Ocupa dos manzanas del Ensanche barcelonés, entre las calles Entenza, Rosellón, Provenza y Nicaragua. Los arquitectos encargados de diseñarla fueron Salvador Vinyals y Josep Domènech, quienes se inspiraron en los principios asentados por Jeremy Bentham para las cárceles a finales del siglo XVIII.

Con arreglo a ellos, tiene una planta radial con seis grandes naves que convergen en un cuerpo central cubierto con una cúpula. En este se hallaba el centro de vigilancia (el panóptico que proponía Bentham). Además, la prisión tenía varios edificios anexos dedicados a cocinas, almacenes, enfermería y otras funciones, así como patios y jardines.

La de Zamora, una de las más populares entre las cárceles abandonadas en España

Una cárcel

Galería de una cárcel

Llegamos ahora a la antigua prisión de Zamora y te decimos que es una de las más populares entre las cárceles abandonadas en España porque en ella se rodó una película muy famosa y premiada con ocho Goyas. Se trata de Celda 211, dirigida por Daniel Monzón e interpretada por Luis Tosar, Alberto Amman, Marta Etura y Antonio Resines, entre otros actores. Como recordarás, narraba, justamente, un brutal motín penitenciario.

Se cerró hace veintiún años y se encuentra en la carretera de Almaraz de Duero. Albergó a peligrosos terroristas de ETA y del GRAPO, pero también a muchos sacerdotes condenados por razones sindicales y políticas. Entre ellos se hallaban los escritores Xabier Amuriza y Lluis María Xirinacs. El primero de ellos es un famoso versolari (improvisador de versos) y revitalizador de la lengua vasca. Por su parte, el segundo fue un relevante filósofo que llegó a senador en la Transición.

Fuerte de San Cristóbal

Cárcel de San Cristóbal

Prisión de San Cristóbal, una de las más espectaculares entre las cárceles abandonadas en España

También llamado fuerte de Alfonso XII, se encuentra en el monte Ezkaba o San Cristóbal, que le da nombre. Pertenece al término municipal de Antsoain, cerca de Pamplona. Justamente, debido a su situación domina por el norte y desde lo alto la comarca de la capital navarra.

Se construyó a finales del siglo XIX durante el reinado de Alfonso XII, tal como indica la inscripción que puedes ver en su portada de acceso. Su función original era la de fortaleza defensiva, no se convirtió en prisión hasta 1934 y permaneció como tal solo siete años.

Ya en 1941 se destinó a sanatorio de tuberculosos. Esta era una enfermedad que por entonces diezmaba a la población y se creía que los espacios altos aliviaban las dificultades respiratorias de los pacientes. De ahí su nueva función. Posteriormente, tuvo otras. De hecho, se utilizó como depósito de municiones hasta 1987, aunque se mantuvo con vigilancia hasta 1991 cuando se produjo su definitivo abandono.

Su diseñador fue el coronel del cuerpo de ingenieros Miguel Ortega, quien proyectó una fortaleza de tipo poligonal y, para su construcción, hubo que volar parte de la cima de la montaña. De esta forma, varios pisos quedan dentro del monte. Asimismo, está rodeada de un foso y ocupa una parcela de más de seiscientos mil metros cuadrados de los cuales ciento ochenta mil son construidos.

Curiosamente, nunca llegó a ser usada como fortaleza. La irrupción de armas modernas como los cañones de largo alcance o la aviación hicieron que quedase obsoleta como edificación militar.

Cárcel de Broto

Cárcel de Broto

La cárcel de Broto

Volvemos al final de la Edad Media para hablarte de otra de las más curiosas cárceles abandonadas en España. Se encuentra en la pequeña localidad oscense de Broto y servía como prisión para reos de todo el valle. La encontrarás junto al puente gótico sobre el río Ara.

De hecho, se construyó en el siglo XVI al tiempo que este y para contribuir a su defensa. Asimismo, junto a ella encontrarás la Casa del Valle, que era donde se impartía justicia para toda la zona de Broto.

En realidad, se trata de una torre de planta cuadrangular y recios muros con saeteras y un ventanal. Tiene tres pisos y se accede a ella por el intermedio, desde la citada Casa del Valle. Al superior se llega a través de una estrecha escalera. Por su parte, en el inferior hay dos salas estrechas que servían como celdas para los penados con delitos más graves.

Si visitas esta torre te impresionarán numerosos grabados en sus paredes que fueron hechos por los mismos presos entre los siglos XVII y XX. Se trata de algunos mensajes, pero, sobre todo de dibujos que representan las más diversas temáticas. Los hay religiosos y geométricos, pero también abundan los que recrean animales y árboles. Los grabados se han sometido a un proceso de restauración debido a su importancia etnográfica. Aportan mucha información sobre la sociedad pirenaica de siglos pasados.

Cárcel vieja de Alcalá de Guadaira

Acceso a una cárcel

Entrada a una prisión

Se la conoce por este nombre porque funcionó como prisión desde 1850 hasta los años setenta del pasado siglo. Pero es uno de los edificios con más historia de la localidad sevillana. Se trata de una construcción del siglo XVI que, hasta el XVIII, funcionó como hospital de sangre para mujeres. Y este dato es muy importante porque se trata de uno de los pocos vestigios que quedan de ellos en la provincia de Sevilla, donde llegó a haber más de cien.

Pero no terminan ahí los valores de este edificio, que se encuentra en la calle Sánchez Perrier, detrás de la preciosa iglesia de Santiago el Mayor. Probablemente, se haya construido aprovechando una antigua casa mudéjar y un lienzo de la muralla perteneciente al magnífico castillo de la localidad. Por todo esto, las autoridades de Alcalá de Guadaira se están planteando hacer excavaciones en su interior para luego proceder a su rehabilitación.

Cárceles que se han destinado a otras funciones

Cárcel de Segovia

La antigua cárcel de Segovia

Para terminar nuestro artículo sobre cárceles abandonadas en España, te hablaremos de otras prisiones que ya no funcionan como tal, pero siguen teniendo usos distintos. Buena muestra de ello es el antiguo penal de Palencia, que, actualmente, es centro cultural. Se trata de un precioso edificio neomudéjar del siglo XIX que destaca por sus ladrillos rojos. Tras ser restaurado, alberga la Biblioteca Municipal con tres salas de estudio y otra dedicada a los niños, así como un auditorio con capacidad para ciento treinta y nueve personas.

Caso más singular aún es el de la ciudad de Segovia, pues cuenta con dos antiguas prisiones que ahora tienen otra utilidad. La primitiva Cárcel Real, situada en la calle Juan Bravo, es ahora la Biblioteca Municipal. Te aconsejamos que la visites porque se trata de un precioso edificio de corte clasicista. Como anécdota, te diremos que allí estuvo preso el gran escrito Lope de Vega.

Por su parte, la antigua prisión provincial de Segovia es hoy un centro multidisciplinar de creación artística. Su construcción empezó en 1891, aunque no se inauguró hasta 1924 como cárcel para mujeres. Arquitectónicamente destaca por su gran torreón central y otros más pequeños en los extremos de algunas naves, pero también por lo robusto de la construcción, dotada de amplias y sólidas paredes.

Como en el caso anterior que te explicábamos de Zamora, la antigua cárcel de Segovia ha servido de plató cinematográfico y televisivo. En ella se han rodado escenas de películas como El hombre de las mil caras y de series como La embajada y Cuéntame cómo pasó, además de numerosos anuncios publicitarios, documentales e incluso vídeos musicales. De hecho, alberga la sede de la Segovian Film Office, a la que debes dirigirte si quieres visitarla.

En conclusión, te hemos mostrado algunas de las más impresionantes cárceles abandonadas en España. Pero podríamos mencionarte otras como la de San Cristóbal, en Gran Canaria; la de Santa Ana, en La Coruña, o la de Can Brians, en Barcelona. Anímate a conocerlas, te impactarán.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*